Santa Cruz de la Sierra

Mafias de agua amenazan en México

Las organizaciones criminales comienzan a mirar al control del agua. Las organizaciones criminales comienzan a mirar al control del agua. foto: Referencial

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

Fue a punta de pistola y de chismes en mantas con mensajes intimidatorios como un grupo delincuencial autodenominado “Comando Tlahuica” en Morelos dejó a la región con la boca abierta: los nuevos negocios de las organizaciones criminales comienzan a mirar al control del agua.

Se hace a través de extorsiones y/o sobornos a los municipios, según reportó el nuevo gobierno de la ciudad de Cuernavaca, Morelos ––ubicada a 90 kilómetros de la capital mexicana–– que batalla contra la organización criminal que reclama como si fuera un derecho propio el usufructo del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de la localidad.

El “Comando Tlahuica” afirma que así se los prometió en campaña el secretario de Gobierno del gobernador Cuauhtémoc Blanco, y que una vez en el poder, el mando se lo dio a “Los Rojos”, una célula derivada del cartel de Los Beltrán Leyva, otrora archienemigos de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

No es la primera vez que se habla de mafias que intentan apoderarse del agua, pero sí del involucramiento de grupos otrora dedicados a actividades como tráfico de droga, extorsión y secuestro que podrían estarse mudando (o ya se encuentran de manera muy discrecional) al control del líquido vital.

Con 1.5 millones de litros cúbicos en lluvias; 653 acuíferos para la administración de aguas subterráneas, de los cuales, sólo 105 están en condición de sobreexplotación; 757 cuencas para la administración de aguas superficiales, 51 ríos principales y ocho cuencas transfronterizas, México no debería tener problemas de agua si hubiera una buena administración, advierte el estudio de la UNESCO sobre el tema.

El problema, señala, es que el agua para usos agropecuarios es “virtualmente gratuita”, no paga derechos por el uso del recurso y además recibe un alto subsidio en el costo de la energía para los casos en los que se utilizan aguas subterráneas, lo cual promueve la ineficiencia y la sobre-explotación a pesar de que esta actividad se convirtió en la segunda fuente de divisas del país.

En las ciudades se desperdicia alrededor de 40% del agua, por fugas en las redes de abastecimiento y distribución y tomas domiciliarias y la mitad de las aguas residuales colectadas recibe tratamiento.

Además, la mayoría de los organismos operadores de sistemas de agua para servicio público son ineficientes y opacos; funcionan con criterios políticos y clientelares, no están debidamente profesionalizados, dependen de cuantiosos subsidios, y no están constituidos como empresas públicas sujetas a reglas claras y transparentes de gobierno.

Justo ahí es donde se acomodan las mafias. Sergio Vargas, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de Morelos, documentó en un estudio de la Organización de las Naciones Unidas que la mayoría de los conflictos que actualmente existen en México por el uso de agua (alrededor de 300 según cifras extraoficiales) a la inconformidad de pobladores porque funcionarios y empresarios poco a poco se hacen del agua a través de presas concesiones corruptas.

“Las relaciones de poder se expresan en un entramado institucional en el cual la hidrocracia federal mexicana sigue teniendo un papel fundamental como representante del Estado, y frente a ella se organizan grupos de interés, organizaciones comunitarias y movimientos sociales, estableciendo relaciones de negociación y antagónicas mediante acciones de resistencia y el cuestionamiento”, explica.

Cuando estas negociaciones no prosperan, algunas autoridades recurren a encarcelar a sus opositores. En días recientes destaca el caso de tres indígenas que fueron liberados tras haber pasado 11 años presos acusados de homicidio que no lograron documentar en el marco de un conflicto por el agua en la localidad de Tlanixco, en el Estado de México.

El agua (originalmente un recurso natural) ha comenzado a transformarse en un recurso político y económico que debe observarse con mucho cuidado en los siguientes años”, advirtió Raul Pacheco, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica quien hizo un estudio profundo sobre la Presa El Zapotillo que pelean el estado de Jalisco y Colima.

Redacción: Leo.com                                                                                                     

Fuente: Agencias

 

 

 

 

 

 

 

Visto 129 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Dos nuevas dimisiones en el Órgano Elect…

Dos nuevas dimisiones en el Órgano Electoral El director nacional del Sereci presentó renuncia

Luis Fernando Pereira, de la Dirección Nacional del Servicio de Registro Cívico (Sereci) y Carla...

El sueño del bandolero (66)

El sueño del bandolero (66)

Me zumban los oídos. Es un sonido tan fastidioso como los agudos silbados del viento...

Hasta cuándo con los accidentes

Hasta cuándo con los accidentes

No se han cumplido ni cuatro meses de 2019 y ya se ha tenido que...