Gaza: la vida dentro del contrabando de subsistencia palestino (fotos)

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

La guerra entre palestinos e israelíes lleva varias décadas latentes, y los hebreos cada vez comen más terreno a los árabes. Y no sólo terreno: en 2006 les impusieron un bloqueo, con el que no dejan entrar alimentos y productos básicos. Por eso, los palestinos se buscan las maneras de conseguir lo necesario para sobrevivir, y han construido cientos de pasadizos con los que trapichear: combustible, alimentos y hasta armas son trasladadas por estos túneles, para después vendérselas al millón y medio de habitantes que pueblan la Franja de Gaza.

También existen de estos pasadizos en la frontera entre Gaza e Israel. En marzo de 2014 el ejército israelí consiguió descubrir uno de ellos.

Las entradas de los túneles se ven desde la frontera entre Egipto y el sur de Gaza, cerca de la ciudad de Rafah. En agosto de 2012, Egipto comenzó a acordonar los accesos después de que un hombre armado, reconocido como un militante de Hamás, disparara y matara a 16 policías fronterizos.

Las galerías están vigiladas continuamente por personal armado. Entre los materiales con los que se trafica no faltan las armas, como en la operación que llevaron a cabo en el campo de refugiados de Rafah en diciembre de 2005.

Los pasadizos han sido construidos y derribados una y mil veces, pero los palestinos se afanan en repararlos: en enero de 2009 fueron bombardeados por Israel en una ofensiva que duró 22 días. Cuando acabó, cientos de palestinos fueron hasta allí para restablecer el sustento comercial del territorio controlado por Hamas.

En septiembre de 2013, las fuerzas de seguridad egipcias inundaron los túneles que se encuentran en la frontera entre su país y la Franja de Gaza. Eso no impidió que los palestinos siguieran utilizándolos para proporcionar a sus compatriotas productos de primera necesidad.

Cientos de mercaderes de Gaza se amontonan alrededor del área fronteriza de Rafah cada día para recoger las mercancías, lo que ha convertido a la zona en un floreciente lugar de negocio.

Para los israelíes, estos pasajes son conocidos como "túneles del terror".

En octubre de 2013, el gobierno de Hamas se planteaba cómo pagar a los empleados de los túneles, ya que los ingresos que proporciona el tráfico de alimentos, combustible y armas decayó cuando el vecino Egipto comenzó a destruir las galerías.

Dentro de los túneles cuentan con cobertura, por lo que los contrabandistas se comunican con sus compañeros a través de teléfono móvil.

Para acceder a los subterráneos hay escalerillas pegadas a la pared. Aunque Israel ha intentado clausurarlos muchas veces, las tuneladoras hicieron un trabajo tan bueno que ahora es posible conducir un coche por las galerías.

El gobierno egipcio decidió inundar los pasadizos de su frontera con aguas residuales para impedir el contrabando de productos básicos y armamento para Hamás.

Los trabajadores de los túneles ascienden a la superficie gracias a una cuerda a la que se encaraman.

Las voces de los constructores y el ruido de sus herramientas solían retumbar en las calles de Gaza. Ahora, los edificios sin terminar emiten un silencio escalofriante, y los albañiles ociosos han dejado de preocuparse en cómo acabarlos. El bloqueo de Egipto e Israel a la Franja de Gaza ha dejado la industria y la construcción en punto muerto.

Redacción Leo.bo

Fuente: Reuters

 

Visto 714 veces