Respetar a los demás

Información adicional

  • Sienna: tbg-sienna

En Uyuni, hace nueve días que se realiza un paro cívico, exigiendo la construcción de una terminal de buses. Las autoridades aún no se pronuncian sobre la problemática y hasta el cierre de nuestra edición, el problema persistía y lo que es peor, sin visos de solución.
La población potosina basa su economía en el turismo y se está en temporada alta. Según señalan los reportes de prensa, el 70 por ciento de esa actividad se paralizó y obviamente los turistas no están llegando, temerosos de verse atrapados en un conflicto por tiempo indefinido. El problema es que los mismos pobladores también están sufriendo con la medida, porque al noveno día los alimentos están escaseando, al realizarse bloqueos en la población.
En definitiva, es la misma población la afectada en su economía y pasarán varios meses para su recuperación, aparte de recuperar la confianza de los turistas, ya sean internos o externos.
Lo que ocurre en Uyuni, puede suceder en cualquier parte del país, donde se decretan paros, con razón o sin agotar la vía del diálogo. Nos acostumbramos a recurrir a esa medida de presión, no importando si con ello nos perjudicamos, porque como en el caso de esa población potosina, están afectando la economía de sus propios habitantes.
Eso de bloquear caminos es una constante y se les ocurre decretarlo en el momento menos pensado. Algunas veces, las autoridades se enteran cuando el conflicto lleva varios días y miles de personas ya están bloqueadas en las carreteras, muchas veces sin saber el motivo real del problema.
Las leyes señalan que los bolivianos tienen garantizada la libre locomoción por todo el país sin ninguna restricción, pero no se hace nada por evitar ese tipo de situaciones, al extremo que las fuerzas del orden ni siquiera llegan al lugar del conflicto para persuadir a que suspendan su medida.
Hay actitudes irracionales al aplicar ese tipo de medidas de presión. Es el caso de ciertos pobladores de Yapacaní, quienes cerraron la vía principal que une la capital cruceña con Cochabamba, en rechazo a la instalación de un cuartel policial en la zona, para que se dedique al combate al narcotráfico.
Ese es un acto ilógico, porque de manera directa se convierten en encubridores de esa vil actividad, debiéndose investigar y procesar a los instigadores de tal conducta.
Lo que pretendemos con este comentario, es concienciar a la gente a ser responsables y no vayan a esa extrema medida, que es ilegal según la norma constitucional pero que no es reprimida en su real magnitud, haciendo que se convierta en parte de una costumbre perjudicial, que en la mayoría de las veces perjudicar a los mismos bloqueadores, como está ocurriendo en Uyuni.
Debe llegar el día en que se haga cumplir la norma de la libre locomoción en el país. Es cierto que para ello se requiera de la responsabilidad ciudadana y se busquen otros métodos, amén de siempre buscar la vía del diálogo.
Debemos tener una cultura responsable de respeto a los demás.

 

Redacción: La Estrella del Oriente

Visto 756 veces