Santa Cruz de la Sierra

Solo el 40% de sexoservidoras son legales

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

“Me inicié en este trabajo hace seis meses por necesidad, tengo un hijo pequeño y soy madre soltera, me separé de su padre porque lo encontré en la cama con la empleada y no me quedó otra que vender mi cuerpo para poder mantener los gastos de pañales, leche, alimentación y alquiler, solo trabajo los fines de semana”, relató Daniela (nombre ficticio), una trabajadora sexual. En Santa Cruz hay al menos 10 mil trabajadoras sexuales de las cuales solo el 40 por ciento están registradas y cumplen con sus controles de sanidad.
Como el caso de Daniela son miles en Santa Cruz, las trabajadoras sexuales que ingresan a este oficio, por necesidad, por estudios, por deudas o simplemente por gusto.
Daniela antes de ser engañada trabajaba en una empresa de limpieza y de doméstica, actualmente es sexoservidora, y estudia Contaduría en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm). “Este es un trabajo como cualquiera a veces hay, a veces no, pero tengo la certeza que un día no muy lejano lo dejaré para dedicarme solo a mi hijo, porque uno de puta llega a salir, pero de las drogas no”, manifestó.
Por la misma situación pasa, Alejandra, quien hace cinco años trabaja como dama de compañía, para mantener a sus dos hijos, “hace cinco años que me prostituyo, soy madre soltera y tengo la  necesidad de mantener a mis hijos”, indicó.
La sexoservidora también manifestó que muchas de sus colegas se dedican a este rubro, solo por gusto ya que tienen parejas estables, “Tengo compañeras que se prostituyen solo por gusto, porque tienen sus maridos quienes le dan todo, pero cuando ellos viajan, ellas se dedican a esto”, señaló.
Por otro lado Alicia, una jovencita de 19 años señaló que las malas amistades y el vicio la condujeron a la vida de la prostitución.
“Yo era una chica estudiosa que no salía de mi casa, mis padres siempre me inculcaron buenos valores, pero cuando cumplí 15 años, me empecé a juntar con amistades que se dedicaban a vender sus cuerpos, ellas primero me invitaron, empecé a consumir bebidas alcohólicas, drogas, me volví rebelde, hasta que me escape de mi casa y me fui con mis amigas, quienes ganaban plata fácil prostituyéndose, me animaron y probé por primera vez y aquí sigo ya llevo cuatro años en este oficio”, reveló.
El responsable departamental del programa VIH-Sida de la Gobernación, Gonzalo Borda, informó que en Santa Cruz solo el 40% de las trabajadoras sexuales están registradas en el Sedes y cumplen con sus controles de sanidad.
“Tenemos en Santa Cruz un promedio de entre 2.500 y 3.000 trabajadoras sexuales que trabajan de manera permanente y que están registradas en el Sedes lo cual hace solo un 40% del 100%, las demás son sexoservidoras que no están registradas y trabajan clandestinamente en la calle”, señaló el galeno.
Según la autoridad en la ciudad existen al menos 10 mil sexoservidoras, de las cuales la mayoría no realiza controles de sanidad. “Estas mujeres son un peligro para la población, porque al no hacer control de sanidad, pueden contagiar enfermedades como el VIH u otras”, dijo.
Las trabajadoras sexuales, acuden cada 15 días al programa VIH-Sida de la Gobernación a realizarse un chequeo médico (Papanicolau), para descartar algún tipo de enfermedad de transmisión sexual que ponga en peligro la salud de las personas, y acuden cada tres meses a realizarse la prueba del VIH, obligatoriamente.

 

      DATOS

  •  Durante la gestión del 2013 del programa VIH-Sida de la Gobernación, se logró detectar 15 casos de VIH positivos en trabajadoras sexuales, a quienes se les retuvo su carnet de sanidad y ya no trabajan en este rubro.
     En lo que va del año, van cinco casos positivos de VIH, cuyas portadoras han sido aisladas de su trabajo para no contagiar a los personas.
     Según las autoridades hay épocas del año que se eleva la cifra de trabajadoras sexuales en la ciudad, pero luego baja porque son trabajadoras eventuales que llegan en épocas de carnaval y el 24 de septiembre, mayormente están un tiempo y luego se van.
     Muchas de sexoservidoras, han dejado atrás las calles o los Nigt Club, para trabajar de forma  independiente, publicando anuncios de su trabajo en diarios escritos, tarjetas, o las redes sociales, donde sus servicios van desde los Bs 100 hasta Bs 400 la hora.

 

Solo el 40% de las sexoservidoras en Santa Cruz tienen carnet de sanidad.

 

Las trabajadoras sexuales que llevan un control sanitario deben realizarse cada tres meses la prueba del VIH-Sida.

 

 

Texto: Bismark Marupa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Visto 746 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Pary acusa a Ampuero de provocar y falta…

Pary acusa a Ampuero de provocar y faltar el respeto

El canciller Diego Pary aseveró este viernes que su homólogo chileno, Roberto Ampuero, provoca, confunde...

Lele Pons arrebató suspiros con este mov…

Lele Pons arrebató suspiros con este movimiento de caderas

Lele Pons es una de las creadoras de contenido de YouTube más importantes del mundo;...

Canciller Ampuero: Territorio soberano d…

Canciller Ampuero: Territorio soberano de Chile no será parte de negociación alguna

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, se reunió este viernes con el...