La corrupción hundió más a Petrobras: su ganancia cayó 38 por ciento

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

En el tercer trimestre, Petrobras ganó 3.087 millones de reales (al cambio actual 1.201 millones de dólares), un valor que es 38% inferior al del segundo trimestre del año.

Este balance no incluye las pérdidas en el precio de sus activos relacionados con el escándalo, como se había comprometido a informar la empresa.

El resultado, que fue postergado en dos oportunidades, es el primero divulgado desde que las autoridades develaron una red de desvíos y cobro de sobornos por contratos dentro de la firma hidrocarburífera.

"La compañía entiende que será necesario realizar ajustes en las demostraciones contables para la corrección de los valores de los activos fijos que fueron impactados por valores relacionados con actos ilícitos perpetrados por empresas proveedoras, agentes políticos y otras personas" dentro de la red de corrupción, informó la firma estatal.

En comparación con el tercer trimestre de 2013, el descenso en las ganancias de Petrobras fue del 9,07 por ciento. Los datos fueron revelados luego que el directorio dijera que resultó "poco práctico" estimar el valor de los cargos ligados al escándalo de corrupción.

Petroleo Brasileiro SA, como se conoce formalmente a la compañía, también dijo que está explorando formas de revisar los resultados para dar cuenta de los cargos relacionados con una investigación sobre corrupción de una manera conforme con la normativa de valores de Brasil y Estados Unidos.

Este resultado fue entregado más de dos meses después de la fecha límite para reportarlos según el derecho brasileño.

El mercado esperaba que el valor de los activos de Petrobras cayera entre 10.000 y 20.000 millones de dólares, después que fueran revisados contratos y obras relacionadas con la red de corrupción.

Treinta y nueve personas, entre empresarios de constructoras y ex directivos de la petrolera, son investigados por su presunta vinculación con este caso, descubierto en marzo de 2014.

Las principales constructoras del país, congregadas en un cártel, pagaban sobornos a cambio de millonarios contratos. Y además se investiga si hubo sobrecostos en las obras.

Según la policía federal, la red de corrupción movió alrededor de u$s4.000 millones en la última década.

Todavía no hay acusaciones formales contra ellos, pero uno de los delatores de la trama implicó a 28 políticos, varios de ellos cercanos a la presidenta Dilma Rousseff, que según ese testimonio recibieron dinero desviado de la empresa.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

Visto 217 veces