Santa Cruz de la Sierra

Señalan que con visita de González "ha quedado demostrado" que Venezuela es una "dictadura"

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

El viaje de Felipe González en un avión oficial colombiano desató tensiones con la administración de Maduro, luego de que el expresidente del gobierno español intentara defender líderes encarcelados.

El director del diario opositor venezolano "El Nacional", Miguel Otero, considera que el viaje a Venezuela del expresidente del Gobierno español Felipe González no fue un fracaso porque "ha quedado demostrado" que ese país es una "dictadura".

El director de "El Nacional" se reunió en el Congreso con el portavoz del grupo popular, Rafael Hernando, y el responsable de Relaciones Internacionales del PP, José Ramón García Hernández y, según explicó a los periodistas, también se ha puesto en contacto con el PSOE para reunirse con dirigentes socialistas. Felipe González abandonó ayer Venezuela después de que las autoridades le hayan impedido visitar a disidentes al Gobierno de Nicolás Maduro encarcelados.

Según Otero, en todos los países democráticos los expresidentes "son instituciones" y así deben ser considerados, y defendió que el gobierno colombiano ayudara a González poniendo a su disposición un avión para abandonar Venezuela. Manifestó que en Venezuela "no hay juicios" sino "medidas cautelares" por lo que las sentencias "están hechas desde el primer día".

Para Otero, la visita de González demostró que, "contrariamente a lo que ha dicho" el expresidente del Gobierno español, Venezuela "no es una democracia sino una dictadura" y en el país "no hay poderes independientes", los tribunales "hacen lo que diga el Ejecutivo" y los presos políticos están condenados desde el principio.

Además, subrayó que en el caso de la libertad de expresión, en Venezuela apenas quedan medios independientes y su periódico está "reducido a un pequeño rincón", sometido a "restricciones terribles" en el suministro de papel y ahora además "acosado" por los tribunales.

En su opinión, los países vecinos de Venezuela tomaron conciencia de la situación del país, como también lo están haciendo la mayoría de las democracias, y en este sentido ha valorado que el PP sea "solidario" con Venezuela y defienda que haya democracia.

Tensión Colombia-Venezuela

El viaje este martes de Felipe González desde Caracas hacia Bogotá en un avión oficial colombiano desató tensiones con la administración de Nicolás Maduro, luego de que el expresidente del gobierno español intentara defender líderes opositores encarcelados en Venezuela. González, quien llegó a Caracas el domingo, pretendía ejercer como "asesor técnico exterior" en la defensa de Antonio Ledezma, alcalde de la capital venezolana, y Leopoldo López, líder del partido opositor Voluntad Popular, ambos capturados, acusados de incitar a la violencia y conspirar contra Maduro.

Al no permitírsele visitar a López, cuyo juicio prevé una nueva audiencia este miércoles, y haberse aplazado la audiencia de Ledezma, el expresidente del gobierno español (1982-1996) salió rumbo a Bogotá en un avión de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) que le envió el gobierno de Juan Manuel Santos.

El gobierno venezolano citó al embajador de Bogotá en Caracas, Ricardo Lozano, para "pedir explicaciones" sobre el préstamo de esa aeronave. "Yo espero explicaciones claras del gobierno colombiano sobre esto de prestar el avión presidencial de Colombia a un señor que vino a desconocer las instituciones venezolanas y apoyar a grupos extremistas que han querido derrocarme", dijo Maduro.

González, abogado de formación, fue declarado hace más de un mes persona "non grata" por la mayoría chavista de la Asamblea Nacional de Venezuela. Pese a no poder cumplir su objetivo en la capital venezolana, el exmandatario español se reunió este lunes con la coalición opositora Mesa de la Unidad, calificada por Maduro como "grupo de la extrema derecha".

Amigo incondicional

A su llegada a Bogotá, González se reunió con Santos (centro-derecha) y Humberto de la Calle, jefe negociador del bando oficial en los diálogos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), en curso en La Habana.

"El tema central de la conversación fue el proceso de paz en Colombia y la próxima Cumbre Celac-Unión Europea, que se iniciará mañana en Bruselas", dijo un comunicado de la presidencia colombiana. Justamente, Santos inicia el miércoles una gira por Europa, que incluirá a Bélgica, Italia, Suecia y Noruega, para explicar -entre otros temas- los avances de esas pláticas.

"El expresidente González ha sido un amigo incondicional de Colombia y de su proceso de paz", insistió el texto de la Presidencia. Desde noviembre de 2012, cuando iniciaron las conversaciones de paz que pretenden poner fin al conflicto armado más longevo del continente, Venezuela ha participado como "acompañante", junto con Chile. Las negociaciones de paz avanzan sin una tregua bilateral previa.

Las partes han llegado a tres de los seis acuerdos de la agenda: participación política, desarrollo rural y solución al problema de las drogas ilícitas. El viernes pasado, y pese al reciente recrudecimiento de la violencia en Colombia, las partes anunciaron el inicio de un proyecto piloto de desminado en el segundo país del mundo con más víctimas de minas antipersona, después de Afganistán.

"El proceso de paz, desde hace mucho tiempo, ya pasó el nivel en el cual la incidencia o no de Venezuela pudiera considerarse determinante de los avances de las negociaciones", dijo a la AFP Arlene Tickner, profesora de Relaciones Internacionales de la bogotana Universidad de Los Andes.

Por eso, argumenta la experta, Santos ha asumido recientemente posiciones más contundentes frente a la situación política de Venezuela, marcando una diferencia respecto al "pragmatismo" característico de la relación entre ambos gobiernos. Durante el mandato del expresidente y actual senador Álvaro Uribe (2002-2010), predecesor de Santos, las relaciones con Venezuela alcanzaron un punto de máxima tensión "a raíz de la radicalización de cuestiones ideológicas de lado y lado", recordó Tickner.

La llegada al poder de Santos en 2010 -reelegido en 2014- trajo consigo la recomposición de relaciones con Venezuela, de la mano del fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez. Antes de viajar a Caracas el domingo, Felipe González ya había estado en Bogotá, donde participó el viernes en una asamblea del oficialista Partido de la U, junto al jefe de Estado colombiano. Por su parte, Maduro ha denunciado en varias ocasiones que su gobierno es víctima de una "conjura internacional" que opera desde el eje Miami-Bogotá-Madrid y que intenta derrocarlo.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE y AFP

Visto 171 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Erdogan rectifica y se reunirá mañana co…

Erdogan rectifica y se reunirá mañana con Pence y Pompeo

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, sí se reunirá mañana jueves con...

Disturbios en Cataluña dejan decenas de …

Disturbios en Cataluña dejan decenas de heridos y detenidos

La Policía regional catalana detuvo a 30 personas por los graves disturbios ocurridos en las...

Médicos levantan piquetes y reanudan ate…

Médicos levantan piquetes y reanudan atención en hospitales

Hace 31 días, los médicos determinaron sumar al paro que inició el 19 de agosto...