Santa Cruz de la Sierra

Efectivizar lo normado

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Durante la última semana hemos asistido al escándalo generado por la grabación de una conversación telefónica del candidato opositor Samuel Doria, en que amenazaba a una mujer “con el destierro” si ella no firmaba un acuerdo con su pareja; el acuerdo en el fondo quería mandar al olvido una denuncia de violencia intrafamiliar. Para no quedarnos en un artículo de “coyuntura electoral”, también es necesario mencionar hechos que fueron parte de la agenda informativa del reciente pasado: un presidente cuestionado por reproducir, no una sino varias veces, mensajes que objetualizan sexual y socialmente a las mujeres; asambleísta departamental atrapado por cámaras en franco abuso de una mujer en pleno recinto del legislativo de su región; alcalde restituido en su cargo porque hace obras pese a que se había comprobado la violación a una mujer; senador acusado de violencia intrafamiliar; candidato a senador que da lección de moral para evitar la violencia sexual; y la lista podría seguir hasta el infinito y más allá, atravesando todos los niveles gubernamentales, opciones partidarias y espacios territoriales.
Aunque los hechos puedan tener diferentes circunstancias no se puede ocultar que tienen por detrás un posicionamiento en el que el varón asumió y ejerció su sentimiento y convencimiento de superioridad  sobre una o varias mujeres. La cantidad de hechos y declaraciones vinculados al ejercicio de la violencia de género es impresionante y las reacciones ante tales acontecimientos diversas. Pero ninguna de las reacciones ha llegado a efectivizar la Ley integral para garantiza a las mujeres una vida libre de violencia, cuyo objetivo es: Art. 2 “establecer mecanismos, medidas y políticas integrales de prevención, atención, protección y reparación a las mujeres en situación de violencia, así como la persecución y sanción a los agresores, con el fin de garantizar a las mujeres una vida digna y el ejercicio pleno de sus derechos para Vivir Bien”.
Olvidemos el contexto electoral porque éste responde a su esencia misma, es decir,  a un periodo de tiempo determinado. El problema no se sitúa en un periodo corto, es parte de las estructuras de poder por las cuales la sociedad ha ordenado sus relaciones, desde las cuales se construyen discursos y acciones que denigran a las mujeres bolivianas. Entonces, su reproducción impune es el asunto de fondo y sobre ello, el Estado a través de sus instrumentos no ofrece garantías para el ejercicio de los derechos.
En el lenguaje cotidiano utilizamos la  conocida frase “dar ejemplo”, en tanto que en lenguaje jurídico se denomina “sentar precedente”. Las disculpas son un mecanismo de conciliación entre partes y según la Ley, Art. 46. I. “La conciliación está prohibida en cualquier hecho de violencia contra las mujeres, que comprometa su vida e integridad sexual. Ninguna institución receptora de denuncias ni su personal, podrá promover la conciliación ni suscripción de ningún tipo de acuerdo entre la mujer y su agresor, bajo responsabilidad”. Por ello, todas las campañas de sensibilización no tendrán efecto alguno si seguimos asistiendo a la impunidad de acciones y declaraciones que traigan consigo violencia de género. ¿De qué sirven las campañas mediáticas y la reforma educativa, asumiendo que estas se deberían estar dando, cuando los agresores continúan  como si se tratara de un pequeño error?

 

Por: Alejandro Carvajal Guzmán

Visto 397 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Emprendimiento: ¿Existe el fracaso?

Emprendimiento: ¿Existe el fracaso?

Al mirar en retrospectiva estos primeros cincuenta años de vida, encuentro que manejo un concepto...

Guerra por el transporte público

Guerra por el transporte público

A lo largo del mes, el caos vehicular por las obras que se realizan en...

En zona El Recreo-La Alcaldía inauguró e…

En zona El Recreo-La Alcaldía inauguró el módulo escolar N.° 191

El gobierno autónomo municipal de Santa Cruz de la Sierra, bajo el liderazgo del alcalde...