Santa Cruz de la Sierra

Bolivia: La hora de decidir (III)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

El gran desafío. Construir un Estado que permita a cada ciudadano vivir bien, con salud, educación, comida, techo, ropa, empleo digno, capacidad de  recreación, que no sea discriminado por su color, genero, preferencia sexual u origen étnico o racial.

Un Estado con capacidad de explotar las riquezas naturales renovables y no renovables para beneficio de todos sus habitantes y no de unas cuantas familias o grupos de poder.

Un Estado que respete la cultura, costumbres y tradiciones de cada pueblo, que los incluya en las decisiones políticas y económicas.

Todo esto que parece utopía, pero está escrito en la Constitución Política del Estado actual, la que se aprobó en el año 2009, pero no es suficiente que este allí, sino debe traducirse en leyes, decretos, resoluciones ministeriales, códigos, reglamentos, que regulen el funcionamiento de todo el aparato estatal, es decir, órgano judicial, Electoral,  Legislativo,  Ejecutivo con sus Ministerios, empresas desconcentradas y descentralizadas, Gobernaciones, Municipios. En síntesis, todas las instituciones estatales deben adecuar sus planes, programas, proyectos y actividades al nuevo enfoque de desarrollo estatal.

Hemos construido la casa, ahora debemos ordenar los muebles. Por esta razón es que quizás estemos ingresando a la etapa más compleja y difícil del proceso de cambio, ya que durante la misma existirán contradicciones internas, conflictos de intereses, como los niños que pelean el cuarto para definir donde dormirán o la ubicación en la mesa donde almorzaran.

El imperio conoce este camino y los intelectuales de derecha también, por eso toda su estrategia está orientada a impedir una victoria rotunda del MAS, porque de esta forma podrán inviabilizar el funcionamiento de la Asamblea Plurinacional  y con ella obstaculizar la ejecución del plan de gobierno.

Pero este desafío ha dejado de ser responsabilidad única del MAS, se ha convertido en responsabilidad de la sociedad boliviana, es decir, pueblos originarios, campesinos, obreros, intelectuales, profesionales, jóvenes, empresarios y todo/a ciudadana/o que crea firmemente en la viabilidad histórica de Bolivia, este desafío ha dejado de ser de izquierda o de derecha, porque se trata de derrotar a un enemigo mayor que se llama imperialismo, que se aprovecha de todo el país y sus riquezas

Ha llegado la hora de decidir, por el pasado que  en 180 años generó extrema pobreza en la ciudadanía y un país mendigo en el contexto internacional, o la construcción del nuevo Estado que pretende construir el vivir bien para todos.

Llegó la hora de  Sudamérica. Existe plena conciencia sobre lo que se debe hacer para salir de la extrema pobreza: administrar nuestras riquezas naturales, renovables y no renovables, no permitir que las utilidades generadas por estas se queden en manos de las transnacionales y sus operadores políticos, quienes asustaban a las sociedades señalando que únicamente con el concurso de las transnacionales era posible sacar el gas, el petróleo, los minerales de la madre tierra, y  por eso concluían diciendo, hay que ofrecerles buenas ganancias para que vengan  a invertir. (Fin)

 

Por: Romeo Amorin Bohorquez

Visto 253 veces

Últimas Noticias

Prev Next

La misión (II)

“Ahora voy a ser un delfín. Los delfines son cariñosos e inteligentes. Y son muy...

Señalan no ser militantes Ciudadanos ind…

Señalan no ser militantes Ciudadanos indignados por inscripción abusiva

La mañana de ayer, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) lanzó una aplicación virtual para que...

Falsa moral

“¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no...