Santa Cruz de la Sierra

Califican de ‘secuelas Trump’ prohibición de importar uva

El gobierno boliviano prohibió la importación de uva fresca por tres meses. La medida no es preocupante para el mercado argentino ni mendocino, porque el país del Norte no es un comprador principal, aunque en un contexto de mercados internacionales cada vez más cerrados la decisión encendió algunas alarmas.

La noticia fue difundida por la agencia de noticias Télam y en principio se informó que la medida abarcaría también a los vinos, lo cual horas después fue desmentido por el propio gobierno de Bolivia.

Mauricio Ordóñez, director del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), aclaró que la decisión del gobierno de prohibir por 90 días el ingreso de uva de Argentina no aplica a vinos y singanis (una bebida alcohólica típica boliviana hecha a partir de la destilación de uva moscatel).

Explicó que la prohibición de la importación de uvas desde el vecino país se debe a que este año el sector vitivinícola boliviano tendrá una buena producción. "Queremos proteger la producción nacional que se encuentra en el período de la vendimia; este año habrá una fuerte cosecha: esperan más de 55.000 toneladas de uva en los próximos 90 días", informó Ordóñez al medio de ese país.

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, dijo que en sí misma la medida no es preocupante, si fuera sólo una acción aislada. "Pero lamentablemente no es aislada, e indudablemente hay toda una ola de situaciones que están cambiando de paradigma; lo de Trump comienza a tener secuelas", analizó el dirigente.

"En sí mismo, lo de Bolivia no incide, es por tres meses, no nos preocupa tanto, pero sí el contexto de la vitivinicultura no es bueno, los números no están dando bien, está complicado el marco internacional. Analizado en el contexto, suma; el momento es complicado, así como no nos sobra ningún productor, no sobra ningún mercado; hoy estamos buscando nuevos mercados y nuevos nichos, y uno importante es el Mercosur", explicó.

Juan Carlos Pina, director ejecutivo de Bodegas de Argentina, opinó que las prohibiciones "nunca son buenas". Sin embargo, coincidió con Iannizzotto en que la medida no tendrá gran repercusión en la economía mendocina. "Hay que promover en vez de prohibir. No nos puede afectar sustancialmente, si fuera vino es otra cosa, habría que ver muy bien las normas, pero es solamente uva. El flete es muy caro, no exportamos casi nada de uva a Bolivia, por las distancias", comentó Pina.

Pablo Salvador, economista jefe de la Fundación Ideal, dijo que Bolivia no es un mercado muy importante para Argentina y tampoco para Mendoza.

Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina y presidente del Fondo Vitivinícola, habló en radio Nihuil y sostuvo, en coincidencia también con el análisis de Carlos Iannizzotto, que "es complicado (si otros países hacen lo mismo), porque el 50% de lo que produce Argentina va al mercado externo".

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Diario Uno

 

Visto 352 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...

Pepitas de oro

Pepitas de oro

Recibo una llamada del urubicheño Dámaso Vaca quien me pregunta: “¿Estás aprovechando la cuarentena para...

El pacto

El pacto

En medio de la tan vasta como persistente pandemia hablo una vez al día por...