Santa Cruz de la Sierra

Las urnas parieron a un Pinochet (I)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

El país se pregunta qué podrá esperar del gobierno de Jair Bolsonaro, electo presidente en la noche del domingo. Solamente una cosa es cierta, sin sombra de duda: nada bueno saldrá de las manos de ese esperpento.
Sin embargo, hay que reconocer que a lo largo de la campaña que lo llevó a la victoria, bien como de toda su carrera de político profesional, Bolsonaro ha sido de una coherencia loable, algo raro entre los de su calaña. En ni un solo momento dejó de exhibir su profundo e irremediable desprecio por la democracia, su racismo, su misoginia, su línea de pensamiento (si cabe la palabra) absolutamente raso y plagado de todo y cualquier tipo de perjuicios.  Un troglodita radical, incapaz de comprender la vida más allá de su defensa inquebrantable de la violencia. Un ser totalmente desequilibrado, que merecería soporte psicológico urgentísimo.
Sus primeras apariciones tan pronto de confirmaron los resultados electorales fueron de un ridículo atroz, un pintoresco jamás visto antes en ocasiones similares: un presidente electo participando de una oración comandada por uno de esos autonombrados obispos de una de esas sectas evangélicas electrónicas que, a propósito, fueron esenciales en su victoria. No dudó en jurar que gobernará a nombre de Dios.
Nada de eso, sin embargo, tiene real importancia. Los que votaron en él sabían que elegirían una aberración, que jamás administró siquiera un carrito de vendedor de helados de mala calidad. No, no: lo que verdaderamente importa es lo que vendrá, principalmente del círculo que lo rodea, muy especialmente el quinteto de generales retirados que conformarán el verdadero núcleo de poder.
La distribución de cargos y puestos tiene, frente a ese escenario, una importancia relativa. Lo que verdaderamente importa es el programa de gobierno elaborado por el quinteto formado por los generales Augusto Heleno, responsable por el sector de defensa, Oswaldo Ferreira, de infraestructura, Alessio Souto, de educación, ciencia y tecnología, y Ricardo Machado, de lo que se refiere a la aeronáutica.
El quinto general se llama Hamilton Mourão, es ahora el vicepresidente electo, y en las veces que abrió la boca durante la campaña dio sobradas muestras de dos aspectos, ambos preocupantes. Primero: es un troglodita ilustrado. Segundo: es mil veces más articulado y preparado que Bolsonaro, que en el fondo no es más que un bufón histeriquito. Continuará

Visto 225 veces

Últimas Noticias

Prev Next

ORIENTE RECIBE A THE STRONGEST A ganar c…

ORIENTE RECIBE A THE STRONGEST A ganar como sea

A sumar de a tres en casa. Oriente Petrolero recibe a The Strongest, en el...

ESPAÑA / CELTA DE VIGO 1 - REAL MADRID 3…

ESPAÑA / CELTA DE VIGO 1 - REAL MADRID 3 El Madrid debuta con una victoria

Las dudas en el inicio de la temporada eran muchas para el Real Madrid, especialmente...

Tratamiento de medicina nuclear En octub…

Tratamiento de medicina nuclear En octubre se inaugurará Instituto para el cáncer

La directora de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN), Hortensia Jiménez, confirmó que en...