Santa Cruz de la Sierra

Las urnas parieron a un Pinochet (II)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

La distribución de cargos y puestos tiene, frente a ese escenario, una importancia relativa. Lo que verdaderamente importa es el programa de gobierno elaborado por el quinteto formado por los generales Augusto Heleno, Oswaldo Ferreira, Alessio Souto y Ricardo Machado. El quinto general se llama Hamilton Mourão, es ahora el vicepresidente electo, y en las veces que abrió la boca durante la campaña dio sobradas muestras de dos aspectos, ambos preocupantes. Primero: es un troglodita ilustrado. Segundo: es mil veces más articulado y preparado que Bolsonaro, que en el fondo no es más que un bufón histeriquito.
 En ese quinteto reside la verdadera amenaza que será encabezada por un capitán retirado que ha sido un militar mediocre, que se alejó del Ejército luego de planear una serie de atentados (en la ocasión, Bolsonaro declaró que “todo fue meticulosamente previsto” para no causar víctimas humanas) para exigir aumento de sueldo.
Parte del quinteto estaba, hasta hace menos de un año, en la activa, lo que abre espacio para calcular la influencia que siguen teniendo sobre el sus colegas. El general Souto, por ejemplo, ya anunció que pretende implantar en el currículo escolar el creacionismo, dejando a Darwin en segundo plano. Y que los libros que traten de dictadura la dictadura implantada entre 1964 y 1981 serán “banidos” (prohibidos) en las escuelas. Dijo también, entre otras perlas de la bestialidad, que no ve mucha razón para que se concedan tantos recursos para investigaciones en el área de las ciencias humanas.
Lo que hay de más retrógrado, de más bizarro, de más absurdo está alrededor de Bolsonaro. Su vice ya defendió que, “si se da el caso”, un presidente aplique, con respaldo de las fuerzas armadas, “un autogolpe” con tal de devolver “la normalidad”.
El domingo, 39% del total de brasileños aptos para votar eligieron Jair Bolsonaro. Otros 31% optaron por Fernando Haddad, retrato exactamente inverso del vencedor. Hubo 28,5% del electorado –42 millones cien mil brasileños– que optaron por anular su voto, abstenerse o votar en blanco. Bolsonaro contó con 39% de respaldo del electorado. Otros 61% prefirieron rechazarlo. De todas formas, ganó. Jugando sucio, jugando inmundo, pero ganó.
Las urnas de mi país han parido a un Augusto Pinochet. A ver qué pasará, cuál la dimensión del desastre, cuál la duración del derrumbe, y principalmente, cuál será el precio que las futuras generaciones pagarán por semejante catástrofe.

Visto 122 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Turbulencias latinoamericanas (I)

Latinoamérica sigue siendo el continente de más turbulencias políticas en el mundo, porque es el...

Transparentar gestión

Hay varias autoridades ediles con procesos judiciales, por supuestamente haber estado cometiendo ilícitos durante su...

Dos empresas cruceñas Llevarán 31 t de r…

Dos empresas cruceñas Llevarán 31 t de residuos electrónicos a los EEUU

Hasta fin de año, la Fundación para el Reciclaje (Fundare) y la empresa Boliviana de...