Santa Cruz de la Sierra

Tos

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Estamos almorzando en la hermosa casona cruceña de antaño de mi suegro don Hugo Sosa, sobre la irrespirable porque contaminada avenida La Barranca. Don Hugo, la prueba viviente del nexo directo entre la longevidad y la sana alimentación, le dice a nuestro hijito Sebastián: “Vamos, nene. Comé tu almuerzo. Los Sosa somos todos altos y forzudos. No podés quedarte atrás”. Sebastián dice: “Ya soy alto y forzudo”. Mi esposa Emmita comenta: “Hacele caso a tu abuelo, mi hijo”. Nuestro hijito explica: “Ay, mamá, lo siento. Es que quiero comer, pero no puedo porque cuando trago me pica la garganta y luego me viene un ataque de tos. Es una tos terrible”. Mi suegro observa: “Pobre nieto, todos estamos con la misma tos. El pecho se parece a un volcán, ¿no es cierto? Murmura todo el tiempo y de pronto estalla. Es una erupción con lava verde”. Sebastián se ríe y exclama: “¡Sí, así es! Como un volcán, con lava verde y súper asquerosa. Mis tres gatos en la casa también están con tos y estornudan mucho. Les quiero dar mi jarabe de menta, pero mi papá dice que no sirve para los gatos. Entonces, les doy besitos porque besitos son remedios”. Don Hugo, en tanto, come bien y con gusto. Pero lo escucho respirar pesadamente, con gran dificultad. Él me mira y dice: “La situación está cada vez peor”. Lo aliento: “Tonterías, usted está muy bien. Todos sus contemporáneos están peor”. Mi suegro explica: “No estoy hablando de mí. Me refiero al aire, ese humo horroroso. Agosto ha sido siempre un mes medio complicado, por la sequía y los vientos. Pero ahora la situación está completamente fuera de control. La naturaleza no tiene la culpa sino el hombre, con su egoísmo e ignorancia. Aquí somos cómodos y tremendamente flojos. Usamos el fuego para desbrozar lo más rápido posible la tierra. Quemamos todo diciendo que el hollín mejora la fertilidad del suelo. ¡Mentira! Estamos destrozando nuestro ambiente, el futuro, la vida de nuestros nietos”. Sebastián agrega: “Y la vida de los animales también. Mis gatos no se sienten bien. Quiero ir al campo. Quiero ver cómo están las aves. Las parabas y los tucanes. Y los grandes felinos. Ay, papá, ¿cómo están los jaguares, los pumas, los ocelotes? Seguramente están con la misma tos. Quiero verlos y darles besitos, jarabe de menta no pero besitos sí. ¿Quién los cuida, papá? ¿Hay bomberos en el campo? ¿No será que hay muchos incendios en el campo porque no hay bomberos allá?”. Yo le digo: “Todos los bomberos de la ciudad se fueron al campo para salvar los animales”. Sebastián concluye: “Quiero ser un pez. Los peces viven en el agua y nunca tienen tos”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 268 veces
Más en esta categoría: « El debate Cumpleaños »

Últimas Noticias

Prev Next

Mucha intolerancia

Mucha intolerancia

Existe mucha intolerancia en esta campaña electoral y lo trasmiten a través de las redes...

Envejeciendo

Envejeciendo

Sólo pocas personas saben que la noble tribu de los guarayos tiene su propia versión...

Cinco detenidos Crean empresas fantasmas…

Cinco detenidos Crean empresas fantasmas  para defraudar al fisco

Cinco personas fueron aprehendidas y presentadas ante un juez cautelar, por los presuntos delitos de...