Santa Cruz de la Sierra

Ortografía

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Me llama mi mejor amigo, el talentoso y aclamado cineasta Tony Peredo. Siento preocupación en su voz y se lo digo: “¿Qué te pasa, querido?”. Él me dice: “Te voy a contar algo que, efectivamente, me preocupa mucho. De un tiempo a esta parte he empezado a olvidar la forma correcta de escribir, es decir, la ortografía. Me olvido, sobre todo, de los acentos”. Lo interrumpo diciendo: “Sebastián no habla de ‘acentos’. Dice ‘tildes’ y me explica cuando una vocal de una cierta palabra tiene que llevar tilde”. Tony comenta: “Te lo digo siempre. Tenés un hijito muy inteligente. Realmente, es un niño mágico”. Me disculpo por la interrupción y le pido a mi amigo que prosiga. El cineasta cuenta: “Reviso a través de la página de la Real Academia Española las palabras, pero aun así se me escapan algunos errores”. Vuelvo a interrumpirlo, esta vez con un comentario de vanidad literaria. Digo: “Hemingway tenía muy mala ortografía. Pero no le importaba. Decía que era tarea de su casa editorial corregirlo”. Tony rebate: “Borges tenía una ortografía impecable. Dicen que él corregía a los editores de su casa editorial. De todas maneras, no es un consuelo para mí constatar que ciertas personas muy inteligentes escriben mal. Encima, yo solía escribir muy bien, no como Borges tal vez, pero mi ortografía era, digamos, decente”. Insisto: “Entonces, ¿qué te pasó, querido?”. El cineasta suspira y dice: “Creo que es la tecnología. Me siento cada día más ‘rincoglionito’, como dicen los italianos. La tecnología me está atontando. No puedo mantener mi concentración. Cuando leo un texto literario en la pantalla de mi teléfono me distraigo casi inmediatamente. Vos sabés que me gusta releer relatos y ensayos que me gustaban en el pasado. Pero hacer eso en la pantalla no sirve”. Le cuento: “Al principio de este año decidimos con mi esposa quitarle definitivamente el teléfono inteligente a Sebastián. Santo remedio. Empezó a abrirse, se volvió más sociable y su curiosidad aumentó enormemente. Vos sabés que vamos a menudo a la librería. Nuestro hijito ya tiene una biblioteca notable”. Tony repite: “Realmente, es un niño mágico”. Observo: “Quizá sea la solución para vos también. No sería una mala idea renunciar al teléfono inteligente”. El cineasta admite: “Probablemente, sea la cura para mí. Pero no puedo. Me es imposible desprenderme del celular. Es un gran mal necesario. Nos ayuda a comunicarnos, pero también nos destruye el lenguaje. Amigo y verdugo”.

Visto 383 veces
Más en esta categoría: « Voluntarios El poder »

Últimas Noticias

Prev Next

Decreto autoriza asignación de Bs 34, 7 …

Decreto autoriza asignación de Bs 34, 7 millones para equipar a las Fuerzas Armadas

El Gobierno de la presidenta transitoria Jeanine Añez aprobó el Decreto Supremo 4082 que autoriza...

Fabol hará respetar los contratos, así e…

Fabol hará respetar los contratos, así el torneo sea suspendido definitivamente

Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) hará respetar los contratos vigentes entre clubes y jugadores en...

Evo devela que busca la "forma lega…

Evo devela que busca la "forma legal" de volver a Bolivia para completar su mandato

El expresidente Evo Morales, dijo ayer en una conversación con el medio de tendencia de...