Santa Cruz de la Sierra

La riqueza divide y deshumaniza

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Había un hombre rico y un mendigo llamado Lázaro. Los dos se encuentran todos los días, pero viven absolutamente alejados el uno del otro. Y es el rico el que crea esta separación y distanciamiento inhumanos.
Así, este ser humano, preocupado solo de disfrutar tranquilamente de la vida, crea con su egoísmo, casi inconsciente, ruptura y violencia. Abre un abismo entre los seres humanos, provoca un clasismo insalvable.
Para el ser humano que no conoce la necesidad, la vida es una fiesta regocijada, un espléndido banquete. Parece como si la seguridad económica pudiera ofrecerle todo lo que necesita: bienestar, poder, tranquilidad, felicidad.
Esta ceguera del rico es el riesgo que amenaza siempre al que vive sin preocupaciones ni aprietos económicos. No ve a los necesitados. No es capaz de comprender sus angustias, sus miedos, su impotencia. No entiende que son sus hermanos.
La historia termina con un abismo que los separa más allá de la muerte. Es la continuidad de la trágica división querida por el rico en esta tierra.
La riqueza deshumaniza. Y, sin embargo, precisamente esa seguridad y disfrute despreocupado de sus bienes es lo que deshumaniza profundamente al rico y lo vuelve ciego, superficial e inconscientemente cruel.
Al respecto, el pensamiento de Jesús es claro.
• El clasismo que crea el rico y el aislamiento en que se encierra le alejan para siempre de la fraternidad humana.
• La riqueza, en cuanto apropiación y  abundancia, no hace crecer al ser humano, sino que lo destruye y deshumaniza. Lo va haciendo indiferente, apático e insolidario ante la desgracia ajena.
• El afán de posesión es uno de los obstáculos más graves que impide a los seres humanos a crear una fraternidad.
• Nunca se encontrarán con el Padre aquéllos que han sido incapaces de descubrir su responsabilidad ante los hermanos sumidos en la necesidad.
Es bueno que nos preguntemos:
Si no somos todos «clasistas», preocupados cada uno por defender egoístamente sus pequeños mundos de felicidad.
Si no somos ciegos y sordos ante las necesidades de los que son menos privilegiados que nosotros.
Si no nos estamos deshumanizando.

Visto 346 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Oración

Oración

Mi hijito Sebastián me despierta temprano en la mañana. Una lluvia torrencial azota el viejo...

Añez asegura que convocará a elecciones …

Añez asegura que convocará a elecciones con o sin ayuda de la bancada del MAS

La presidenta del Estado, Jeanine Añez, aseguró hoy que convocará a las elecciones con o...

Empresarios privados reconocen a Áñez y …

Empresarios privados reconocen a Áñez y llaman a recuperar actividad productiva

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) expresó la tarde de este jueves su...