Santa Cruz de la Sierra

Congreso de Viena

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Mi amigo Teo, el viejo vendedor de periódicos, por fin volvió al mercadito El Trompillo, su lugar de trabajo. Lo saludo con un fuerte abrazo porque no lo he visto desde antes del paro cívico. Teo me dice: “Ay, querido Gringo, estos son tiempos muy difíciles”. Comento: “A cada generación le toca lidiar con tiempos difíciles, me temo. Lo importante es cómo reaccionamos ante las dificultades”. El viejo vendedor de periódicos confiesa: “El paro me arruinó. Yo vivo lejos. Durante casi un mes no pude venir aquí. No me dejaban pasar en los bloqueos. No querían entender que yo no podía dejar de trabajar. Todo se puso muy feo para mí, en serio, Gringo”. Le pregunto: “¿Y cómo sobrevivió?”. Teo contesta: “Menos mal que me ayudó mi hija. Me trajo comida todos los días. Es un tesoro, mi hija. Sé que usted tiene sólo un hijo, el Gringuito. Es mejor tener una hija. Una hija te ayuda en tiempos difíciles”. Digo: “Mi hijito Sebastián me da mucho apoyo y consuelo, le cuento”. Teo dice: “Noté que usted en estos tiempos muy difíciles sigue escribiendo sobre el Gringuito. Está bien. Por lo menos no escribe sobre Dios. La gente ahora habla demasiado de Dios. No está bien”. Explico: “Así son los políticos. Uno de ellos empieza así, invocando a Dios a cada rato. Y de repente se dan cuenta de que este truco funciona. Así que todos los demás lo van a imitar. El político es un imitador por excelencia. Así es en todo el mundo. Si por ejemplo un político un día decide invocar a una palmera supuestamente sagrada y resulta ser que este rito le da frutos, entonces todos sus colegas van a hacer lo mismo. Imagínese, Teo. Van a decir ‘si la palmera quiere’ o ‘que la palmera te bendiga’”. El viejo vendedor insiste: “La gente ahora habla demasiado de Dios. Yo soy católico, voy a misa, pero no lo digo a cada rato”. Digo: “Lo entiendo. Usted quiere decir que no es un exhibicionista religioso”. Teo repite: “Estos son tiempos muy difíciles, Gringo”. Trato de consolarlo, diciendo: “Pero el paro terminó y tenemos un Gobierno nuevo. Los políticos juran que van a organizar elecciones limpias. Todo mejorará. Hay que tener fe y paciencia”. El viejo vendedor de periódicos suspira: “Los pobres no vamos a estar mejor. Lo que yo veo, lamentablemente, es una especie de Restauración, el retorno del Antiguo Régimen. El Gobierno nuevo es el Congreso de Viena. Todo vuelve como antes, con las mismas caras viejas”. Pregunto: “¿Cómo es posible que usted hable del Congreso de Viena?” Teo dice: “No subestime a un pobre. No sea como ellos”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 194 veces
Más en esta categoría: « Primos Plátano verde »

Últimas Noticias

Prev Next

Revelan que material de campaña del MAS …

Revelan que material de campaña del MAS se elaboraba en la Editorial del Estado a cuenta de ministerios

El Gobierno denunció este miércoles que, en el periodo del MAS, la Editorial del Estado...

Disney estrenó nuevo adelanto de Mulán, …

Disney estrenó nuevo adelanto de Mulán, pero sin el dragón [+VIDEO]

Mulán volverá a conquistar la pantalla grande este 27 de marzo de 2020, pues Disney...

Decretan indemnización de Bs 50 mil para…

Decretan indemnización de Bs 50 mil para familias de fallecidos y asistencia para heridos

El Gobierno transitorio decretó este jueves otorgar un resarcimiento de 50 mil bolivianos para las...