Santa Cruz de la Sierra

Hoy y mañana

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

“Para serte franco, recuerdo que, como de costumbre, hablamos anoche en el patio trasero sobre el tiempo, pero ya no sé a qué conclusión llegamos. Me levanté después del amanecer, lo que muy raramente me sucede, vos lo sabés”, le confieso por teléfono a mi mejor amigo, el cineasta Tony Peredo. “Yo también estoy con la mente asaz borrosa. Es verdad, hablamos del tiempo. Pero yo ahora tampoco puedo profundizar en el asunto. Me acuerdo solamente de que al final nos perdimos en una discusión acerca de asimetrías y asincronías. Vos introdujiste esos términos vagos”, dice el cineasta. “Bueno, tengo que trabajar. Hablemos más tarde”, concluyo. Voy a desayunar con mi hijito Sebastián quien ya me está esperando en la mesa en el patio trasero. Me dice: “Buenos días, papá. ¿Te gusta tu día hasta ahora? Yo quiero que hoy sea la jornada más extraordinaria del año”. Comento: “No va a ser un día tan extraordinario, me temo. Me siento raro y no tengo ganas de trabajar. La idea de tener que escribir mi enésima columna para el periódico me asusta”. Noto que la luz nos separa, es decir, yo estoy en la sombra mientras el sol alumbra la cara de mi hijito. “Ay, papá, no te preocupes. ¿Por qué estás asustado? Yo ya sé el tema de tu próxima columna. Vas a escribir acerca del tiempo y el título será ‘Hoy y mañana’. Leí el artículo y me gustó”. Observo: “Obviamente, me estás tomando el pelo, hijo. No es posible que conozcas mi nuevo artículo. No lo he escrito todavía”. Sebastián rebate, lacónico: “Es posible sí. Porque en mi jornada el artículo ya salió en ‘La Estrella del Oriente’. En serio, papá, no es mentira”. Pregunto: “¿Acaso tu jornada es mañana y la mía hoy?”. Mi hijito se ríe y exclama: “¡Guau! ¡Me encanta este juego!”. Digo no sin enojo: “No quiero jugar hoy”. Mi hijito dice: “Yo quiero jugar todo el día”. Siento frío y se lo digo a mi hijito, quien me responde: “Recuerdo que ayer hizo frío, es verdad”. Me pongo a pensar. Es un esfuerzo considerable, con mi cabeza de hoy. Razono en voz alta: “Si vos ya vivís en el mañana tenés que saber el resultado de nuestro partido de fútbol entre solteros y casados del barrio de esta noche”. Sebastián dice: “Sí, los solteros ganaron 2-1. A vos te expulsaron”. Llamo al cineasta Tony Peredo, diciendo: “Oí, amigo. Ya conozco el resultado del partido de esta noche. Vamos a realizar una apuesta en el restaurante chino de Armando. Todo el barrio está apostando. Seremos ricos”. Tony suspira: “Ay, amigo, ese partido ya se jugó anoche”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 367 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Champions: Real Madrid frente a City en …

Champions: Real Madrid frente a City en final anticipada; Lyon choca con Juventus

El Real Madrid y sus 13 Copas de Europa reciben al Manchester City, que aspira...

Bolivia en apronte por el caso de corona…

Bolivia en apronte por el caso de coronavirus en Brasil

Bolivia sigue con mucha atención el caso de coronavirus en Brasil. Se han reforzado los...

Apedrearon carro en el que viajaba Ricky…

Apedrearon carro en el que viajaba Ricky Martín a Viña del Mar

Al comienzo del Festival Viña del Mar, se dio a conocer que el vehículo donde...