Santa Cruz de la Sierra

Venezuela duele

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Tuve la dicha de residir en Caracas en los albores de los años 90. Viví en la bella urbanización Los Palos Grandes, fui uno de los tantos argentinos privilegiados de ser bien recibido y poder trabajar allí. Lo hice en la B’nai B’rith, una organización internacional de defensa de derechos humanos con sede en Altamira y fui bendecido con el nacimiento de mi primera hija. Venezuela ocupa un lugar central en mi vida; la libertad para trabajar, planificar y conformar mi familia en tranquilidad son hitos que resalto permanentemente del recorrido de mi historia.
Me duele Venezuela como a millones de personas que en mi país apostamos cada día a construir sociedades pacíficas y respetuosas de la democracia, aunque las sepamos imperfectas, porque tenemos claro y lo expresamos sin tapujos, que es sólo mediante el respeto a las instituciones, a la independencia de poderes, a la vida, la libertad y los derechos humanos que los hombres y mujeres nos desarrollamos y hacemos así que la sociedad y el país progresen.
Hoy, Venezuela duele porque vemos su deterioro, porque el fraude, la mentira, la censura, la arbitrariedad, la violencia y la muerte ejercidas desde el poder se apropiaron de su destino. En rigor de verdad, asistimos con estupor a la exacerbación de la violación de los derechos humanos ejercida por parte del Estado, que debe ser el encargado de defenderlos y promocionarlos.
Mi país, en esta nueva etapa de gobierno iniciada en 2015, se ha puesto al frente de la denuncia y el llamado a restablecer el orden democrático pleno. Por lo tanto, no habrá de reconocer las elecciones del pasado domingo, viciadas de muerte y engaño. Las imágenes son elocuentes, y nada justifica el uso de la violencia. Como secretario de Derechos Humanos, me reúno con residentes venezolanos y recibo visitantes permanentemente y sé de primera mano lo que están padeciendo.
Venezuela somos todos y su destino no debe quedar en esta hora ligado a la indiferencia. Hay una crisis política de suma gravedad y una necesidad de ayuda humanitaria impostergable. No nos podemos callar, porque además, en las horas tristes de la Argentina, cuando en la década del 70 era peligroso ser disidente y sólo por esa condición se ponía en juego la vida, Venezuela marcó el camino de la solidaridad y fue bandera de respeto de los derechos humanos.
Los venezolanos merecen la paz y el progreso que solo vendrán de la mano de las absolutas garantías de libertad, sin muertes ni persecuciones, con democracia y sin autoritarismo.

 

Claudio Avruj
Infobae

Visto 195 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Megaoperación anti-pedofilia en Brasil c…

Megaoperación anti-pedofilia en Brasil con más de 80 arrestos

La Policía Federal brasileña desmanteló este viernes una amplia red de pedofilia en Internet, una...

El TCP guarda reserva sobre Magistrado q…

El TCP guarda reserva sobre Magistrado que redactará resolución sobre repostulación de Evo

El presidente del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), Macario Lahor Cortez dijo que ni los propios...

Perú aprueba uso medicinal de la marihua…

Perú aprueba uso medicinal de la marihuana

El Congreso de Perú aprobó  por amplia mayoría el uso de la marihuana con fines...