Santa Cruz de la Sierra

San Valentín

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Mi hijito Sebastián entra a mi habitación con un lapicero y una hoja de papel. Me dice: “Papá, voy a escribir una carta. Hace mucho que no escribo una carta. La última vez fue para Navidad, ¿te acordás?”. Le digo: “Claro que me acuerdo. Tu carta para Navidad fue un éxito. Papá Noel te trajo exactamente lo que le pediste, o sea, una caja de Lego y una caja de Megaconstrux”. Sebastián explica: “Fue una carta muy buena, porque yo soy muy bueno para escribir cartas”. Pregunto: “¿Y ahora? ¿A quién vas a escribir una carta?”. Mi hijito responde: “A Sofía”. Digo, sorprendido: “No me digas que vas a escribir una carta a tu compañerita para el día de San Valentín. Recuerdo que Sofía el año pasado te dio una tarjeta de San Valentín. Pero vos no le escribiste nada”. Sebastián puntualiza: “El año pasado no le escribí una carta para San Valentín, pero sí para el día de la Amistad”. Comento: “No es lo mismo. Una carta para el día de San Valentín tiene otro significado”. Mi hijito pregunta: “¿Y vos? ¿Vas a escribir una carta a la mamá?”. Digo, no sin sonrojo: “La voy a llamar”. Sebastián comenta: “Llamar no es lo mismo. Escribir tiene otro significado”. Reconozco: “Tenés razón”. Mi hijito insiste: “¿Por qué no le vas a escribir a la mamá? A vos te gusta escribir y a la mamá le va a gustar leer tu carta”. Desvío la conversación, preguntando: “¿Y qué le vas a escribir a Sofía? Me acuerdo de lo que te escribió ella el año pasado. Decía que te amaba. Había muchos corazoncitos en la tarjeta. Y el color de la tarjeta era rosado”. Sebastián dice: “No me gusta el color rosado. Es para niñas”. Propongo: “Vos vas a escribir la carta y yo te voy a buscar el sobre”. Sebastián explica: “Sí, el sobre tiene que ser rojo. Es mi color favorito”. Observo: “Es el color del amor”. Mi hijito dice: “Papá, muchas veces te digo que te amo, ¿verdad?”. Digo: “Sí, y eso me gusta mucho”. Sebastián prosigue: “Y también se lo digo muchas veces a la mamá. Porque los tres somos una familia y nos amamos. Y a los gatos se lo digo igual. Amo mucho a Blanqui, a la Rosita y a Minnie. Somos una familia de tres personas y tres gatos”. Quiero saber si Sebastián alguna vez ha dicho a Sergito, su primo favorito, que lo ama. Él dice: “No, nada que ver. A Sergito no lo amo. Lo quiero. No es lo mismo. Y nunca se lo he dicho”. Ahora quiero saber qué le va a decir en su carta a su compañerita Sofía. Mi hijito responde, lacónico: “Le voy a escribir que me gusta. ¿Sabés que muchas veces en el curso le digo que me gusta?”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 636 veces

Últimas Noticias

Prev Next

La llegada

La llegada

Mientras la pandemia no da muestras de debilidad, me llama mi amigo Tony Peredo, un...

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Subo la escalera en nuestra casa y sé que estoy soñando porque no tengo idea...

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...