Santa Cruz de la Sierra

La generación industrial

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

El  maestro Simón Rodríguez propuso desarrollar la educación en el país, alfabetizando a los quechuas y aimaras y creando institutos técnicos, indudablemente él estaba muy claro sobre lo que se necesitaba hacer para que nuestro país se beneficie de mejor manera de sus grandes riquezas minerales, que en la época, se constituían en la principal generadora de ingresos nacionales.
Si se realizaba esta propuesta, quizá nuestra historia hubiera seguido otro camino. Lamentablemente fue descartada por las élites incrustadas en el Estado, y  después de 125 años, con la revolución del 52 se habla de alfabetización y formación técnica.
Nuestros  vecinos con menor o mayor incidencia, ya en el siglo XIX no solo que comenzaron a resolver estos problemas, sino que también dieron pasos sustantivos para dar valor agregado a sus materias primas y comercializarlas en mejores condiciones en el mercado internacional.
El desarrollo de la industria básica, mediana y ligera en Sudamérica, refleja el grado de estructuración de su burguesía y cómo esta tubo la capacidad de negociar primeramente con las potencias industriales de la época y posteriormente con las transnacionales, para no cumplir simplemente  el rol de proveedores de materias primas. Esto no ocurrió en el caso Boliviano, y nos quedamos como país extractivista, sin capacidad de producir un alfiler.
No se trata de llorar sobre la leche derramada, pero debemos decirlo con toda la energía, nuestras élites dominantes, desde la creación de la República, no tuvieron la capacidad de convertirse en burguesía, únicamente se limitaron a  parasitar, y al no existir una visión de Estado, fuimos presa fácil de las acciones geopolíticas de los vecinos y  con mayor fuerza de los norteamericanos.
Vivimos un momento histórico fundacional,que nos obliga como generación, a tomar decisiones que van más allá de las confrontaciones políticas coyunturales.
Industrializar, es decir, transformar nuestras materias primas en productos  que le dan valor agregado, diversificar nuestra matriz productiva, para no quedarnos en la extracción de hidrocarburos y minerales metálicos, que un día se agotarán, es una responsabilidad de la generación actual, gobernantes del nivel central, las gobernaciones y municipios, pero también de la sociedad civil organizada.
Indudablemente no es tarea fácil, tampoco es algo que se construye en pocos años, considerando especialmente nuestro atraso tecnológico y la falta de recursos humanos altamente calificados, en este punto, es necesario desnudar las dos posturas históricamente confrontadas, una de ellas señala que para adquirir tecnología debemos doblegarnos ante las transnacionales, es decir, someternos a sus usureras condiciones, y la otra, negociar inteligentemente, con dignidad y buscar los mejores  beneficios para el país.
Lo cierto es que las nuevas generaciones valorarán nuestras decisiones en función a lo que hoy construyamos, y para todos está claro que no debemos continuar siendo un país extractivista.

 

 

Por: Romeo Amorín Bohorquez

Visto 284 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Río Piraí Un joven drogado intentó degol…

Río Piraí Un joven drogado intentó degollar a niño de 4 años

Una pelea familiar derivó en la agresión, con una sierra mecánica, a un menor de...

Ministro de Justicia Policía busca a los…

Ministro de Justicia Policía busca a los cómplices del abogado torturador

El ministro de Justicia, Héctor Arce, anunció ayer jueves que se tomarán acciones inmediatas para...

Por su relieve Billete de Bs 100 puede s…

Por su relieve Billete de Bs 100 puede ser reconocido por ciegos

El director del Banco Central de Bolivia (BNB), Abraham Pérez, informó ayer jueves que una...