Santa Cruz de la Sierra

Por qué sufre tanto la Argentina (I)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

El ataque que se disparó contra la Argentina estos días obedece a un elemento muy puntual e identificable. La Argentina ha tenido en los últimos años niveles récord de déficit fiscal y comercial. El Gobierno de Mauricio Macri se comprometió a reducir ambos gradualmente en el plazo de algunos años. Para hacerlo requirió de mucha asistencia financiera, se transformó en el país récord en toma de deuda de todo el planeta.
Hasta hace un par de semanas, los funcionarios de Macri explicaban que ello no era un problema serio porque lo que importaba no eran las necesidades financieras coyunturales sino la relación entre la deuda total y el PIB. Esa relación es pequeña en comparación con muchos países estables. O sea: no había nada que temer si se hacían los deberes. Ese punto de vista se hizo trizas ante la corrida de estas semanas.
Resulta que a los jóvenes de Wall Street les preocupa tanto el nivel de colesterol en sangre como cualquier aumento repentino del mismo. Y así paga Argentina: el mayor tomador de deuda de los últimos dos años se hunde cuando los prestamistas lo abandonan.
Pero ese, en todo caso, es un fenómeno coyuntural. Hay, en esta dinámica, un elemento cultural decisivo que no se reproduce, al menos en esta dimensión, en ningún otro país.
Los argentinos ahorran en dólares. Eso es consecuencia de una historia de décadas, durante la cual el dólar ha demostrado ser siempre, a la larga, un refugio. Por eso, cuando hay inflación, los argentinos se refugian en el dólar. Y cuando hay déficit de comercio exterior, es decir, que el país necesita dólares para financiar las importaciones, también los argentinos compran dólares porque suponen que su escasez hará subir su precio. Si se mira bien, se trata de una dinámica perversa: como no hay dólares, se compran dólares y entonces sube más el dólar y con eso sube su precio.
En estos días, ese fenómeno hace su contribución a la crisis. En otros países, la devaluación puede tener un costo pero, finalmente, se trata de una herramienta económica que tiende a abaratar la producción local frente a la extranjera y, de esa manera, incrementar el ingreso de divisas a un país. El problema argentino es que los formadores de precios también aman el dólar. Y cuando este se mueve, inmediatamente eso genera inflación. La inflación dispara reclamos sindicales. Y se entra en un círculo donde todos pelean por su tajada y se instala la inestabilidad.  Continuará.

Visto 316 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Se tiene previsto que lleguen hoy a Sant…

Se tiene previsto que lleguen hoy a Santa Cruz Ganaderos del Ecuador  comprarán embriones

Ganaderos del Ecuador tienen serias intenciones de adquirir genética de las razas nelore y nelore...

Warnes Capturan a antisocial que se hac…

Warnes Capturan a antisocial que  se hacía pasar por policía

Un sujeto que ya cuenta con antecedentes, fue aprehendido por la policía por suplantación de...

Murió en su ley Asesinaron a Hardy Gómez…

Dice el refrán ‘el que a hierro mata a hierro muere’.  Esas palabras parecen describir...