Santa Cruz de la Sierra

Por qué sufre tanto la Argentina (II)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

La Argentina convive desde hace décadas con esa patología. Gobierno tras Gobierno ha intentado curarla. Todos fracasaron. Y cada desilusión alimenta esa reacción defensiva que, a cada vuelta de rosca, se hace más destructiva. Hubo un breve período, entre 2002 y 2006, donde ese problema desapareció por la afluencia masiva de los dólares de exportación, una ventaja secundaria del crecimiento chino. Cuando eso se terminó, Cristina Fernández de Kirchner decidió limitar al máximo la salida de dólares imponiendo un control de importaciones y del mercado de divisas. Salían pocos dólares pero la inversión privada, por eso mismo, caía. Nadie invierte en un país donde las divisas no se pueden sacar.
Macri intentó lo contrario: liberar todos los controles para atraer inversión. No ocurrió, o al menos no ocurrió en las dimensiones necesarias. Entraron dólares financieros a cambio de altas tasas de interés, y generaron una ilusión de bienestar que terminó en estos días, cuando fugan en tropel.
Entonces, los argentinos compran dólares y ocurre lo que ocurre.
El Gobierno necesita frenar rápido la corrida porque existen riesgos aún mayores que la devaluación. En la memoria reciente de los argentinos quedó marcado a fuego el año 2001, la mayor crisis económica de la historia del país. En el final de ese año, el Gobierno decidió que los bancos no devolverían los ahorros de los ciudadanos. No hay ningún motivo contante y sonante para que eso se repita. Pero la psicología es la psicología, se mueve de acuerdo a la memoria, tiene sus reflejos defensivos. La persistencia en el tiempo de la inestabilidad puede disparar conductas muy autodestructivas. Por eso es tan urgente frenar la gangrena, la metástasis o la metáfora médica que a cada uno se le ocurra. El viaje del equipo económico a la sede del FMI intenta calmar esa dinámica.
En todo este proceso, los comportamientos de los mercados financieros juegan un rol muy destructivo. Si la Argentina era un país insolvente, no deberían haberle prestado antes. Si la Argentina era un país solvente, no deberían huir ahora. Sin embargo, antes desparramaban informes pletóricos de optimismo. Ahora, escriben cosas espantosas sobre el mismo país. Y lo único que cambió fue su actitud.
Inflan burbujas. Luego las pinchan. Y siempre ganan. Los que pierden son los otros, los más vulnerables del planeta.

 

Ernesto Tenembaum,
EL PAÍS

Visto 359 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Cochabamba Empresarios de mochilas deben…

Cochabamba Empresarios de mochilas deben ser detenidos

Los vocales de la Sala Penal Tercera revocaron las medidas sustitutivas para los dos empresarios...

Cochabamba Caen dos auteros con frondoso…

Cochabamba Caen dos auteros con frondoso prontuario delictivo

El responsable regional de la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove), Javier Mendoza...

Argentina Cristina K era jefa de una aso…

Argentina Cristina K era jefa de una asociación ilícita

Un juez procesó con prisión preventiva a la ex presidenta argentina Cristina Kirchner, acusada de...