Santa Cruz de la Sierra

El túnel de los maestros (I)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Estamos con el cineasta Tony Peredo sentados atrás en la movilidad del taxista don Braulio Robles. Vamos a recoger a mi hijito Sebastián del renombrado kínder alemán. El cineasta nos habla de una idea suya (sin formas concretas todavía) para un nuevo film, de carácter filosófico y con el título provisorio de ‘Academia versus Liceo’. El taxista a su vez nos habla de sus sorpresivas aspiraciones políticas. Resulta que don Braulio quiere ser el próximo presidente de la junta vecinal de nuestro glorioso barrio El Trompillo. Su rival en las elecciones es el presidente actual, don Pedro Lero Tayo, el diligente sereno de la zona de la plazuela de la Barranca y también amigo nuestro. El taxista dice que será fácil ganarle porque según él don Pedro es un “auténtico idiota”. El cineasta le dice: “Hay que tener mucho cuidado. Tal vez el electorado no vea la diferencia.” Yo le pregunto a don Braulio: “¿Cuál es el eslogan de su campaña?” El taxista contesta: “Braulio Robles, el mal menor, el menos peor.” Ahora pregunto: “¿Y cuál es el eslogan de su adversario?” El taxista responde: “Pedro Lero Tayo, no hay nada malo en repetir algo bueno.” Tony comenta: “Me gusta, es de inspiración platónica. El suyo es más débil, don Braulio.” Yo estoy de acuerdo y se lo digo. El taxista dice: “Lo sabía, ustedes son unos conservadores incurables. Todo lo que es nuevo les da miedo”. Decido recordarle a don Braulio lo que pasó hace muchas décadas al doctor Horacio Sosa, el abuelo de mi esposa Emma, una historia que prácticamente forma parte del imaginario colectivo de Santa Cruz de la Sierra. Durante toda la campaña electoral la casa del doctor Sosa, candidato a diputado nacional, se había convertido en comedero y bebedero del pueblo entero. La gente se aprovechó de la generosidad del pobre doctor, pero al final no votó por él. El taxista comenta: “Es la famosa historia de los ‘cambas patazas’. Todo el mundo la conoce, pero yo no sabía que el doctor Sosa era el abuelo de doña Emma. De todos modos, yo no soy tan ingenuo. Más bien soy maquiavélico.”
En el kínder alemán el taxista pregunta a la profesora de mi hijito Sebastián: “¿Acaso vive en El Trompillo?” La mujer responde: “No, pero tengo parientes en ese barrio.” Don Braulio dice: “Dígales que voten por mí. Soy un político nuevo, práctico y concreto.” El cineasta Tony Peredo agrega: “Don Braulio es maquiavélico.” La profesora exclama en su idioma materno: “¡Ich liebe Maquiavelo!” Tony murmura: “Increíble, lo ama al perverso ese.” Continuará.

 

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Visto 404 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Grave-Revelan que Chile coimeó por el Tr…

Grave-Revelan que Chile coimeó por el Tratado de 1904

Coimas, insultos y amagos de irse a los puños caracterizaron los debates previos a la...

Bolsonaro: 3 hipótesis y una sospecha (I…

Y es que como lo observara Antonio Gramsci en un célebre pasaje de sus Cuadernos...

Ahora otra cárcel

La policía acaba de desbaratar a otra banda delincuencial que operaba dentro de la cárcel...