Santa Cruz de la Sierra

El grado de preparación del policía frente a situaciones de crisis

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

El policía cuenta con un potente factor de protección para poder minimizar dichas consecuencias y efectos: la preparación mental o psicológica ante situaciones de crisis. Se podría establecer una ‘pirámide en entrenamiento psicológico del policía’ que aún está pendiente de implementar en los niveles de pre y post grado de la Universidad Policial, en la que el cadete y o profesional policía  debe aprender a entrenar las técnicas psicológicas de relajación y respiración, de visualización e imaginación, y de concentración. De forma que, realizando previamente ejercicios de relajación y respiración, el policía puede mejorar el control de la propia activación fisiológica producida en una situación de estrés. Además de que con los ejercicios de visualización, que consisten en imaginar con el pensamiento las posibles situaciones a las que se puede tener que enfrentar, para analizar y buscar las mejores soluciones o alternativas para resolverlas, el agente de policía consigue mejorar la velocidad de reacción e improvisación de respuestas adecuadas y puede adaptarse con mayor facilidad a situaciones de gran presión psicológica.

Como complemento al entrenamiento de los ejercicios nombrados, cabe destacar la importancia de conjugarlos con la realización de simulaciones o ‘role-playing’ de situaciones de crisis en las que se genere un elevado nivel de estrés. De esta forma se consigue adquirir, de una forma más controlada, determinadas experiencias reales de afrontamiento al estrés. 

Sin embargo, estas simulaciones deben realizarse de forma gradual, de menor a mayor dificultad, para evitar en el policía un desbordamiento emocional o un posible ‘trauma’ por la adquisición de algún miedo.

 

Conclusiones

El funcionario público policial en la integralidad de sus funciones debe contar con entrenamiento permanente tanto en el aspecto operativo, táctico, investigativo como también en la parte psicológica  para enfrentarse a cualquier situación de estrés, que se produzca en sus intervenciones policiales. De hecho, el policía que cuente con una adecuada preparación mental estará en una posición más óptima y ventajosa para afrontar el estrés de la intervención policial que otro agente cuya preparación mental sea inferior o menos adecuada. Por ello, todo policía debería ser consciente de esta necesidad y debería fomentar su entrenamiento mental para mejorar su desempeño profesional.

Visto 354 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Caso Alexander-Con resguardo policial y …

Caso Alexander-Con resguardo policial y en reserva se llevó la audiencia

El Tribunal Décimo de Sentencia de La Paz desarrolló en reserva la audiencia en que...

Aullido (II)

Llegamos al kínder alemán. Antes de bajar de la movilidad del taxista don Braulio Robles...

Tolerancia y respeto-

En el mundo en que vivimos es cada vez más frecuente encontrarnos con personas que...