Autonomía estancada

Información adicional

  • Sienna: tbg-sienna

Pareciera que la autonomía departamental se anquilosó, perdiéndose el ímpetu de las gloriosas jornadas de movilización en sendos cabildos y referéndum que hacían presagiar se estaba yendo por un camino a toda velocidad y ahora nos damos cuenta que ni siquiera está caminando.
Los responsables de hacer caminar la autonomía soñada por millones de cruceños, con seguridad que aducirán que la Constitución Política del Estado redujo las competencias a las cuales se apostaba y ahora se tienen muy pocas, pero lastimosamente se llega a la conclusión que ni siquiera esas se las están encaminando.
La Asamblea Legislativa parece un ente amorfo y no sabe cómo empezar a ejercer su cualidad legislativa, ya que más allá de aprobar leyes departamentales que declaran a algunas provincias como capitales de árboles, no se tiene trabajo de fondo y la autonomía, insistimos, ni siquiera está caminando.
Cuando hablamos de capitales de árboles, se puede señalar que ni siquiera hacen una buena identificación. Es el caso de la provincia Cordillera, que la declararon capital del cupesí, cuando en esa región se lo conoce como algarrobo. Ni en eso hicieron una buena ley.
Lastimosamente se perderán otros cinco años de legislación departamental. Los primeros asambleístas solamente se dedicaron a lo de siempre, ser tramitadores de cheques para los municipios, dejando de lado su verdadero rol histórico. En esta nueva legislatura ya ni eso hacen, porque la Gobernación no tiene recursos económicos y las alcaldías están a punto de bloquear la capital, exigiendo el pago de los recursos por concepto de regalías.
Así como van las cosas, la autonomía se convertirá en una vieja quimera que solamente existirá en los papeles.

Visto 345 veces