Pensar en los jóvenes

Información adicional

  • Sienna: tbg-sienna

Los jóvenes se preocupan y reclaman por seguridad dentro de sus barrios, principalmente en aquellos alejados, porque otros de su misma edad, forman parte de pandillas y los amenazan, al extremo que algunos deben irse del lugar.
No es nuevo aquello de la proliferación de pandillas en los barrios, pero la preocupación es por la violencia que ejercen dentro de su territorio y ello provoca la inseguridad colectiva. Los mismos jóvenes, los buenos, salen a reclamar por seguridad y se necesita que las autoridades tomen en cuenta tales clamores, definiendo políticas que aparte de darles protección, se pueda rescatar a aquellos que por una u otra razón se metieron en ese submundo peligroso para la sociedad.
Se necesita un análisis serio del problema y la búsqueda de solución, porque no se hará nada si asentimos con la cabeza de la existencia de las pandillas, pero no generamos expectativas para hacerles cambiar de actividad.
Algunos se dedican a esas actividades, porque no encuentran otra forma de canalizar sus ímpetus juveniles y los padres, por diversas razones, no les inculcan los valores adecuados. Esos progenitores o viajaron en búsqueda de nuevos horizontes o sus actividades laborales les impide darles el tiempo necesario para escucharlos o encaminarlos por el camino correcto.
Las instituciones pueden organizar diversas actividades juveniles, desde las más básicas, porque el joven busca identificarse dentro del grupo social y necesidad de actividades, incluso recreativas.
Se necesita más atención a ellos, teniéndose un presupuesto acorde al porcentaje que ellos representan dentro de la sociedad, porque no es suficiente tener una ciudad bonita, si a ellos los estamos perdiendo de a poco, por no darles el cuidado necesario.

Visto 250 veces