Santa Cruz de la Sierra

Alter Ego (IV)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Vuelve el soporífero zumbido de los motores del avión. Y a mi lado, mi hijito Sebastián sigue escuchando la caracola…
En el restaurante del Gran Hotel Velázquez, en el barrio madrileño de Salamanca, mi esposa Emma me pregunta: “¿Qué te pasa, Allart? Al fin estamos de vacaciones. ¿No estás contento?” Contesto: “Ay, Emmita, no sé. Estoy pensando en mi trabajo. Tengo que entregar cinco columnas para esta semana. No sé si lo voy a lograr, estando de vacaciones.” Mi esposa dice: “Primero tenés que tratar de relajarte. Comé algo, te encanta el desayuno típico de Madrid.” Nuestro hijito Sebastián dice: “Sí, papá, tenés que comer. Yo voy a comer papas fritas de Madrid.” Confieso: “Tengo ganas de comer algo típicamente cruceño. Extraño la comida del mercadito El Trompillo.” Emma pierde la paciencia y dice: “Yo me rindo. Sos un enigma para mí.” Busco de calmarla, diciendo: “Pero a vos te encantan los enigmas, ¿no es cierto?” Mi esposa comenta: “Amo las soluciones, las amo mucho más que los enigmas.” Digo: “Bueno, voy a pedir un desayuno madrileño.” Resulta ser que el camarero del Gran Hotel Velázquez es Javier, el curioso mozo del Club de Tenis Santa Cruz. No sin repulsión, le pregunto: “¿Por qué estoy percibiendo dos realidades diferentes?” Javier sonríe y explica: “Ante su eterna indecisión, el mundo se bifurcó. Pero no se preocupe, yo estoy mucho peor. Yo percibo hasta tres o cuatro realidades diferentes a la vez. Nadie tiene más dudas que yo.”
El zumbido de los motores del avión parece no detenerse nunca. Sebastián me dice ahora: “Papá, te puedo oír clarito en la caracola. Estás hablando en Santa Cruz con el dueño del periódico y estás molesto. ‘La Estrella’ va a dar un premio a mi tío Tony cuando volvamos todos del viaje.” Pregunto, efectivamente molesto: “¿Qué premio?” Mi hijito dice: “Van a condecorar a mi tío en un evento social por grandes méritos culturales. Así dice mi caracola.” Vuelvo a dormirme…
En el establecimiento balneario ‘Il Gabbiano’, en la encantadora ciudad italiana de Nettuno, el cineasta Tony Peredo me dice: “Estoy muy contento con tu presencia aquí, mi querido Allart. Todo está andando según lo previsto. Ahora vos podés dedicarte a la revisión de tus obras literarias. Y yo voy a continuar trabajando en mi nuevo filme ‘Orbis Alterius’.” Continuará.

Visto 224 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Por observaciones a registros-El TSE ofi…

Por observaciones a registros-El TSE oficializó rechazo a personería de Sol.Bo

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que ha emitido la Resolución TSE/RSP/JUR N° 062/2018, mediante...

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial…

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial abre con Día de la Familia

La mayor vitrina comercial del país abre sus puertas a partir de hoy. La primera...

Castigo corporal

Hace unos días recibí una llamada de una emisora preguntando mi opinión sobre una sanción...