Cuidar a los hijos

El mundo de la tecnología otorga muchos beneficios, pero también es peligroso, principalmente para aquellos que aún no pueden discernir entre lo bueno y malo y entonces son presa potencial de los pervertidos y tratantes que están pululando en las redes sociales, aprovechándose de esos adelantos científicos.
En Perú acaban de detener a 33 ciudadanos que presuntamente formaban parte de una red internacional de distribución de pornografía infantil en más de treinta países de cuatro continentes. Impresionante, señalan los informes, porque distribuían vía WhatsApp imágenes de niños y niñas siendo abusadas sexualmente.
En esa red existen ocho bolivianos, que es de esperar sean aprehendidos, para que sean sancionados de acuerdo a ley.
Estas noticias deben hacer que nos preocupemos más por la seguridad de nuestros hijos.
Podemos alegar que estamos preocupados por su manutención y darles las comodidades necesarias, pero que de nada servirán si los tenemos desprotegidos y peor aún, si les damos las condiciones tecnológicas para que estén a merced de esos delincuentes.
No estamos en contra de la tecnología y que ellos accedan a las redes sociales y todo adelantado que se tenga, pero es necesario la advertencia permanente y las señales que deben dar mediante la confianza, cuando algo irregular esté pasando en algún momento.
No se deben escatimar esfuerzo y tiempo en velar por la seguridad de los hijos, estando alertas ante cualquier situación de cambio de comportamiento o falta de comunicación. Es necesario dar las advertencias necesarias, pero sin amenazar, sino como forma de prevención frente a los peligros que los acechan.

Visto 210 veces