Santa Cruz de la Sierra

Los niños no viven en Hollywood (II)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Los niños reales no viven en Hollywood. El hecho de que un niño nos deslumbre actuando como un adulto debería llamar nuestra atención. La inteligencia emocional en un niño –y también en un adulto– poco tiene que ver con la capacidad para poder encontrar las palabras precisas para expresar un estado interno. Sin duda esa será una gran aptitud para el poeta. Pero para un niño, ser emocionalmente inteligente –si tomamos como válido ese término– significa la posibilidad de entrar en contacto con sus emociones, experienciarlas, de ser atravesados físicamente por esa experiencia emocional y de expresarla con todos los medios disponibles, no sólo con el lenguaje sentimentalista.
Cuando las palabras adultizadas llegan antes que la experiencia, el niño queda más al servicio de responder en el lenguaje de los grandes que de vivir en el mundo de la infancia. Son los llamados sobreadaptados: niños y niñas con gran capacidad para conversar en una mesa de adultos, pero con muchas dificultades para jugar con los pares en un recreo. Niños omnipotentes que nos deslumbran con sus razonamientos pero que entran en crisis frente a la más mínima frustración.
La niñez es todo ese tiempo que transcurre en el cual no estamos obligados a responder como adultos frente a la realidad. A los adultos nos toca acompañar ese proceso, que lógicamente implicará la incorporación de un nivel creciente de obligaciones y renuncias por parte del niño, pero sabiendo que este proceso no está al servicio de los adultos: el sentido y la aceptación de las obligaciones de la realidad no llegan lejos cuando sólo las imponemos desde afuera, cobran un verdadero sentido cuando surgen desde la experiencia interna infantil, que más tiene que ver con el embarrarse y molestar, que con ser callados y respetuosos.
La llamada inteligencia emocional no se trata de ser buenos actores, de mirar a otro a los ojos –a la cámara– y expresarle con las palabras precisas lo que a uno le pasa internamente. Menos aún cuando nos encontramos en el terreno de la infancia.
Los niños no viven en Hollywood, aunque a veces nos hablen en un lenguaje más propio de Netflix Kids que de recreo del colegio: “tú”, “maleta”, “refrigerador”, “Santa Claus”. Tampoco son adultos en miniatura, aunque a los grandes nos fascina cuando los niños actúan al modo de agrandaditos.

Visto 195 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Profesionales de la violencia (V)

La barbarie de los “profesionales de la violencia” siempre ha sostenido la civilización de unos...

Muy peligroso-

Es de horror. Una grabación realizada a una supuesta jueza devela que un inocente, a...

Según senadora-Miss Bolivia 2017 sufre d…

Según senadora-Miss Bolivia 2017 sufre de acoso político en redes

La senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra, denunció ayer martes que la ‘Miss’...