Plásticos por todos lados

Información adicional

  • Sienna: tbg-sienna

La ciudad está inundada de plásticos, porque mantenemos la manía de arrojarlos en todos lados, no importando el daño ambiental que se ocasiona, siendo ayudado por los fuertes vientos que casi todo el tiempo se tiene en la ciudad.
La gente los echa en todos lados. Así se tienen bolsas negras por doquier. En las zonas suburbanas y rurales se los tiene retenido en las alambradas, pareciendo banderas fúnebres que anuncian el daño ecológico que producen una vez tocando tierra.
Lo más grave aún es que todos fomentamos a ese daño, ya que para cualquier cosa las pedimos. En las farmacias, por citar un ejemplo, entregan una bolsa por la compra de una aspirina. El medicamento con seguridad que aliviará una dolencia y el plástico, con seguridad que irá a desparramarse por las calles de la ciudad.
¿Era necesaria la bolsa entregada? obviamente que no, pero el comprador la acepta y la desecha inmediatamente. Lo mismo ocurre en los supermercados, donde se observa gente que pide bolsa para cada producto que adquiere, cuando bien pueden racionalizar su pedido, porque luego será botada en cualquier lugar.
Se puede rechazar tales plásticos, pero nosotros creemos que con más bolsas, daremos la apariencia de haber realizado más compras y eso ¿a quién le importa? a nadie, pero la cultura de la apariencia puede más que el cuidado del medio ambiente.
Existen buenos proyectos para no seguir dañando a la naturaleza, como obligar a que se entreguen bolsas de papel o que las amas de casa utilicen bolsones de compras, a la vieja usanza. Lastimosamente son bonitos proyectos que no se ponen en ejecución y lo que es peor, no existen campañas de educación que cambien la mentalidad de los ciudadanos. Es triste todo aquello.

 

Visto 179 veces