Santa Cruz de la Sierra

Vida silente (V)-

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

La cosa rara fue que el cineasta Tony Peredo no quiso contarme casi nada sobre su encuentro con el hombre que en las últimas dos décadas había escrito una obra monumental que yo solamente había proyectado en mis sueños. “Te puedo decir el lugar donde lo encontré: en Florida 628, en el segundo piso de la librería Cúspide. Ahí tiene su escritorio y sus estanterías. Es conocido como el ‘Rincón del Biondo’”, se limitó a revelar Tony. Yo casi le supliqué: “Pero decime cómo es. ¿Cuál es la personalidad de A.H. Biondo?” El cineasta contestó: “Vos lo juzgarías seguramente pedante. No sería amigo tuyo.” Mi hijito Sebastián le dijo al cineasta: “Tío, ¿sabías que mi papá charlaba muy bien con el pintor A.P. Guieppe? Parecían buenos amigos.” Tony comentó: “No me sorprende.” Luego sacó de su bolsillo un libro titulado ‘Nada más frágil que la realidad’, la autobiografía de A.H. Biondo. Me lo pasó. Lo abrí y leí una dedicatoria: “Para Tony Peredo, mi nuevo mejor amigo.” Noté que la letra de A.H. Biondo era mucho más firme y más decidida que la mía. “Es un libro delicioso. Lo voy a llevar conmigo a todas partes”, dijo el cineasta. Le pregunté: “Entonces, ¿no querés saber nada de mi charla con A.P. Guieppe?” Tony negó con la cabeza. Dijo: “Solo dame la dirección.”
Al día siguiente, fui con Sebastián a Florida 628. La librería estaba desalojada. Al otro lado de la calle había otra sucursal de Cúspide, donde nos miraron como si habláramos en chino cuando mencionamos el ‘Rincón del Biondo’. En el vestíbulo del hotel Panamericano, el cineasta Tony Peredo nos contó que él no había podido encontrar el taller de A.P.Guieppe. Recién en la noche (Emma, no sin razón, nos obligó a pasar la tarde con mis suegros) retomamos la investigación. Llevamos a Tony al restaurante italiano ‘El Almacén’, donde nos dijeron que A.P. Guieppe estaba en el ‘Rincón del Biondo’. Llegados a Florida 628, entramos a una librería que no estaba vacía ni tenía nada de raro. Encontramos, efectivamente, en el segundo piso el ‘Rincón del Biondo’ con dos estanterías idénticas a las de la vida silente de A.P. Guieppe. Detrás de los anaqueles divisamos a dos sombras familiares, las cuales de pronto comenzaron a huir. Primero nos sentimos como los que perseguían y luego como los que huían. El cineasta Tony Peredo perdió la autobiografía de A.H. Biondo en la confusa persecución. Miré atrás y vi a un guardia de seguridad recoger el libro. “Lo perdí. Perdí la autobiografía de un genio”, gimió el cineasta. “No importa, tío. Es solo un libro. Seguí corriendo”, lo animó mi hijito.

Visto 233 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Caso Alexander-Con resguardo policial y …

Caso Alexander-Con resguardo policial y en reserva se llevó la audiencia

El Tribunal Décimo de Sentencia de La Paz desarrolló en reserva la audiencia en que...

Aullido (II)

Llegamos al kínder alemán. Antes de bajar de la movilidad del taxista don Braulio Robles...

Tolerancia y respeto-

En el mundo en que vivimos es cada vez más frecuente encontrarnos con personas que...