Guerra contra los medios-Al presidente de EEUU no se gusta en Google

MANDATARIO. Donald Trump en el Despacho Oval el pasado 27 de agosto. Está molesto con los medios. MANDATARIO. Donald Trump en el Despacho Oval el pasado 27 de agosto. Está molesto con los medios.

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

En el supuesto de que Donald Trump utilice un ordenador (quienes lo conocen aseguran que no), lo que ve no le gusta. El presidente de Estados Unidos, o alguien de su entorno, ha buscado en Google las palabras Trump news y el resultado le ha sorprendido para mal. Así lo dijo en un tuit el pasado 28 de agosto: “Los resultados de Google para ‘Trump news’ solo muestran la visión de los medios de noticias falsas. En otras palabras, lo han trucado contra mi y contra otros, de forma que casi todas las historias son malas”. Trump se quejó de que salía mucho CNN y de que “el 96%” de los resultados eran de “la prensa izquierdista nacional”.
En la misma serie de tuits, Trump acusó directamente a las grandes tecnológicas de censura: “Google y otros están silenciando voces conservadoras y escondiendo información buena”. Y después hizo suyas las quejas de una derecha radical, entre ellos filonazis, que está viendo su contenido eliminado de las redes. “Están controlando lo que podemos ver y lo que no. ¡Esta es una situación muy seria y vamos a hacer algo!”. Un día después, en una entrevista con Bloomberg, añadió que Google, Facebook y Amazon pueden estar en “una situación antimonopolio”.
Así es como esta semana Trump ha entrado de lleno en una preocupación que está entre los grandes debates filosóficos no resueltos de Silicon Valley (¿son un oligopolio de facto? ¿tienen derecho a imponer límites ideológicos a sus usuarios?) pero que ha sido agitada en los últimos tiempos por la derecha paranoica. El veto en las redes sociales al polémico y ofensivo locutor Alex Jones (cuyo contenido fue purgado de Youtube, Facebook, Apple, Spotify y, temporalmente, de Twitter) fue el ejemplo más visible de que estas empresas consideran discurso de odio cosas que el presidente, y muchos como él, consideran legítimo. Más importante es que estas empresas consideran que deben vetarlo, una preocupación que no tenían en 2016.

 

 el país

Visto 108 veces