Santa Cruz de la Sierra

La derrota de Tamayo y el triunfo de Moreno en muerto

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Al discutirse en el Congreso Nacional de 1934 la forma que habría que celebrarse el centenario del nacimiento del Principe de las Letras Bolivianas surgió la oposición airada y vehemente del escritor y político paceño Franz Tamayo, el representante maximo de la literatura andina contra el Gran René Moreno, manifestando su repulsa y rechazo a cualquier homenaje diciendo: 

“Yo denunció a Moreno como un difamador de Bolivia. Todo nuestro desprestigio actual lo debemos a Moreno, es el autor de la clásica frase del ‘doctor altoperuano’ y del ‘cholo altoperuano’. Y esa fama infame que arrastra al boliviano en el extranjero se la debemos exclusivamente  a Moreno”.

El H. Urioste, dice: “Voy a divergir de la opinión del señor presidente (Tamayo), cuya erudición y elocuencia respeto en alto grado, porque creo que la obra de Gabriel René Moreno, tiene la gran virtud de decir la verdad, ya que nadie podrá negarme que muchas de nuestras desgracias se deben a los defectos del ‘doctor altoperuano’. Si un historiador como Moreno, analizaba las costumbres y la psicología de su pueblo al no juzgar con severidad las lacras de su pueblo, no habría sido Historiador”... “Y las criticas de Moreno debían servir de enseñanzas. Hagamos lo posible por que nuestros hombres no sean duales, hipócritas, llenos de dobleces. En la Cámara misma, estamos viendo a diario, como en la insignificancia de una votación hay más de un representante que claudica de sus anteriores opiniones. Esto en general sin herir la susceptibilidad de nadie”. El H. Terrazas dice: “Lamento que un literato de los prestigios del actual presidente de la H. Cámara de Diputados (Tamayo), sea el primero quien se alce contra Gabriel René Moreno, una de nuestras más legitimas glorias nacionales. No es la primera vez que se discute con ira a Moreno, si en vida hasta se llegó a acusar de traidor a la patria, pero, después de un largo proceso, Moreno salió airoso y limpio. Por eso lamento que uno de los diputados a quien más estimo en este recinto, se levante contra el más grande escritor de Bolivia, si no de América. 

Pero en el brillante discurso del señor Tamayo, he podido hallar una profunda discrepancia. Primero nos ha dicho, que es una de nuestras más indiscutibles glorias, después, que es el más grande difamador de Bolivia, por el delito de haber puesto el dedo a la llaga de nuestras tareas: ¿Acaso las llagas putrefactas del organismo se las oculta? ¿no es verdad que hay que descubrirlas y abrirlas para desinfectarlas y curarlas? Ojalá todos pudiésemos escribir con el mismo ímpetu que Moreno, así regeneraríamos el país”.

Concluidas otras intervenciones, el H. Franz Tamayo pidió voto nominal. 

El resultado fue una derrota catastrófica para Tamayo de 32 votos contra 4. También, en su natal Santa Cruz de la Sierra, no faltaron sus detractores gratuitos a través de una artera campaña de prensa y volantes impresos. 

Al rememorar todo esto, nos damos cuenta, que hay escritores muertos que continuan matando con su pluma la mentira y condenando las dobleces de “acá” y de “allá”. Muy de moda por estos trechos.  

 

 

 

Autor: Ángel Sandoval Ribera

Fuente: obras sobre Moreno. 

Visto 65 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Caso Alexander-Con resguardo policial y …

Caso Alexander-Con resguardo policial y en reserva se llevó la audiencia

El Tribunal Décimo de Sentencia de La Paz desarrolló en reserva la audiencia en que...

Aullido (II)

Llegamos al kínder alemán. Antes de bajar de la movilidad del taxista don Braulio Robles...

Tolerancia y respeto-

En el mundo en que vivimos es cada vez más frecuente encontrarnos con personas que...