Violencia Crecen protestas en Irak: queman consulado de Irán

ATENTADO. Dos iraquíes inspeccionan un edificio incendiado del grupo chií iraquí Asaib Ahl al Haq en Basora, al sur de Irak. ATENTADO. Dos iraquíes inspeccionan un edificio incendiado del grupo chií iraquí Asaib Ahl al Haq en Basora, al sur de Irak.

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

Viernes de la ira en la ciudad sureña iraquí de Basora tras cinco días de disturbios que se han cobrado la vida de al menos diez manifestantes. Las protestas se han cebado ayer viernes con la sede del consulado de Irán en la urbe. Una multitud ha asaltado el inmueble y le ha prendido fuego en protesta por la falta de infraestructuras y servicios públicos de los que culpan a los partidos políticos locales.
Las primeras imágenes difundidas del incidente muestran a decenas de manifestantes arremolinados junto al inmueble con las llamas devorando su interior al grito de ‘Fuera Irán, Basora libre’. El edificio -situado en el acomodado distrito de Al Bardaiya, en el sureste de Basora- había recibido este jueves un despliegue adicional de fuerzas de seguridad iraquíes en previsión de altercados. Desde el pasado lunes, cuando las protestas iniciadas en julio volvieron a reactivarse, la indignación ha calcinado oficinas estatales como la sede del Gobierno provincial y sedes de milicias y partidos chiíes próximos a Irán.
“Irán ha tenido un papel nefasto en Basora. El Gobierno iraní adquirió la línea eléctrica que suministra a la ciudad e interrumpió el servicio”, denuncia a EL MUNDO desde Basora un activista que exige anonimato por miedo a la represión. El pasado julio las primeras manifestaciones estallaron semanas después de que Teherán cortara el servicio, en plena canícula veraniega, alegando el impago de las facturas. Desde entonces los vecinos han tomado las calles mostrando su rechazo al intervencionismo iraní y dirigiendo su enfado hacia formaciones y milicias cercanas a la república de los Ayatolás.
Un sentimiento de animadversión hacia el país vecino y su ya tradicional tutela de la escena política que ha crecido en las últimas semanas, con el trasfondo de la formación del nuevo Gobierno que -tres meses y medio después de los comicios parlamentarios- enfrenta a dos bloques, el liderado por el actual primer ministro Haidar al Abadi junto al clérigo chií Muqtada Sadr y el pro iraní encabezado por Hadi al Amiri, líder de la milicia chií Organización Badr en alianza con el ex “premier” Nuri al Maliki. Al Amiri ha pedido este viernes la dimisión de Al Abadi por los incidentes.

 

 

MUNDO.ES

Visto 77 veces