No perdamos las costumbres

Información adicional

  • Sienna: tbg-sienna

No es fácil distinguir costumbres y tradiciones que se asientan desde hace siglos en pueblos y ciudades, ya que Bolivia es un lugar tan mágico, que cada zona tiene particularidades muy específicas y diferentes las cuales no deben perderse, sino más bien ser realzadas con el tiempo.
Las costumbres cambian, se adaptan a las nuevas situaciones, pero no deben ser olvidadas. Con ellas viaja en el tiempo parte de nosotros mismos, de nuestra memoria y de la de nuestros padres y abuelos. No obstante no es menos cierto que las costumbres y las tradiciones deben ser analizadas para rescatar lo bueno, recordar lo malo y descartar las que tienen elementos que hoy en día no son aceptables, como ser cuando las parejas se escapaban o los jóvenes ‘galantes’ que se robaban a sus novias, hecho que hoy en día incluso es un delito.
Pese a estos detalles, las tradiciones y costumbres de cada zona son únicas, por ello como padres debemos enseñárselas a nuestros hijos, para que ellos sepan sus raíces, su identidad y la historia de su lugar de origen.
Un pueblo, una familia o una persona sin pasado, es como un árbol sin raíces. No posee vida, es frágil y cualquier viento lo puede derribar. Saber de dónde viene uno es fundamental para poder enfrentar los desafíos del presente y del futuro. Es estar ‘bien plantado’, firme y seguro de todo lo que hemos sido, orgullosos de todo lo que somos ahora y confiados de todo lo que se deseamos ser para el futuro.

Visto 115 veces