Santa Cruz de la Sierra

Corrupción, “la guerra sucia” que se viene entre Dilma y Aécio

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

Con un triunfo menos clamoroso que el esperado, Dilma Rousseff enfrentará en la segunda vuelta a Aécio Neves, con un margen de 8 puntos en la preferencia del electorado. El socialdemócrata logró posicionarse como segundo luego de recoger un caudal de votos (33,6% del total) inimaginable hace diez días. Sin tomarse respiro en la campaña, ambos salieron ayer mismo a conquistar los “terrenos” que podrán aportar el diferencial: los seguidores de Marina Silva y la apreciable porción de blancos y nulos, que superó con creces la media histórica. Representaron nada menos que el 27% del total, según informó ayer el Tribunal Superior Electoral.

La noche del domingo, mientras celebraba su victoria, Dilma ensayó los primeros pasos de lo que será su foco en los próximos 20 días. Para atender la base de su electorado pondrá el acento en la polaridad “nosotros contra ellos”, o sea, la candidata de los pobres y de la clase media emergente contra lo que ella denominó el “fantasma del pasado”.

Su estrategia apunta a vincular a Neves con el triste final del gobierno de su padrino político, Fernando Henrique Cardoso, quien dejó la presidencia en 2002 con una inflación galopante y el dólar a 4 reales. Y al mismo tiempo, demostrar que si el ex gobernador de Minas Gerais entra en el Palacio del Planalto, serán liquidadas todas las conquistas de los últimos 12 años. Claro que Dilma va por mucho más y a eso responde su flamante consigna: “Gobierno nuevo, ideas nuevas”. No quiere relegar a su adversario la disputa por quien representa el “cambio”.

Aécio Neves tratará, desde luego, evitar el terreno que le es más desfavorable: el de las conquistas sociales. Para consolidar el envión que recibió en el último tramo de la primera vuelta, tendrá que insistir en lo que fue su bordón de campaña hasta el momento: la corrupción en Petrobras, donde se esperan novedades, según afirman en el entorno del presidenciable; y la presunta “incapacidad” de Dilma para administrar la “cosa pública” que deriva de esas denuncias.

Sobre Petrobras por el momento no hay nada concreto que involucre a funcionarios de Rousseff. Pero sobran las especulaciones sobre lo que podrá declarar a la justicia el cambista Alberto Yousseff, sobre un esquema descubierto a partir de informes entregados por los bancos suizos que revelaron cuentas con depósitos de 23 millones de dólares a nombre de Paulo Roberto Costa, un ex director de la petrolera estatal, y de miembros de su familia.

Pero si las “revelaciones” pueden fragilizar la candidatura de Dilma, del otro lado el PT y su aliado, el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), pueden disparar una batería de hechos que afectan a Aécio Neves.

Por ejemplo: el llamado “mensalao” de Minas Gerais, en épocas de Eduardo Azeredo, ex gobernador de ese estado y miembro de la socialdemocracia, como Neves.

En lo personal, a él le afecta en forma directa el gasto de fondos públicos provinciales para construir un aeropuerto, para su uso privado y familiar, dentro de la estancia de un tío. Pueden recordar también la época en que el Congreso debió votar la enmienda constitucional que le permitió a Fernando Henrique Cardoso reelegirse en 1998. Hay pruebas sobre la compra de votos de parlamentarios que “posibilitaron” esa mini reforma. En el PT afirman que “sobran casos de corrupción que podrán derribar la estrategia denunciadora de la oposición”.

A diferencia de Cardoso, su principal puntero, Neves se mostró cauto en relación a Marina. Y no quiso abrir el juego de cómo negociará con el Partido Socialista Brasileño, la agrupación que ungió a la ex ministra ambientalista como su presidenciable en esta contienda.

Es más, negó que haya tomado contacto con Renata Campos, viuda del recientemente fallecido Eduardo. “No tengo ningún encuentro marcado con ella. Soy muy prudente en relación a eso”.

Marina Silva, quien vio deshecho su sueño electoral en un suspiro, admite que ahora deberá asimilar las causas del fracaso para luego fijar posiciones en conjunto con los partidos de su alianza.

No se animó de entrada a decir a quién dará su apoyo personal, pero dejó algunas pistas: “Sabemos que Brasil señaló que no concuerda con lo que está ahí (por el gobierno) desde 2010”. Cuando le preguntaron si había alguna posibilidad de mantenerse neutral en la batalla que se avecina, ella contestó al estilo de una pitonisa, cuyos mensajes deben ser interpretados por terceros: “Al unirme con Eduardo Campos (el año pasado) mostré que estoy dispuesta a tomar posiciones”.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: EFE

Visto 215 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Octubre 2014 10:29

Últimas Noticias

Prev Next

Una mujer en Montero-Por apuñalar a su c…

Una mujer en Montero-Por apuñalar a su concubino sería acusada por homicidio

Verónica Céspedes Medina, de 42 años, podría ser acusada de homicidio o asesinato por apuñalar...

Sector exportador cruceño-Proyectan que …

Sector exportador cruceño-Proyectan que exportaciones crecerán 10,9% esta gestión

Durante la gestión 2018, Bolivia llegará exportar $us 9,095.4 millones, registrando un crecimiento de 10,9%...

Está registrado en el MAS-Fiscalía cree …

Está registrado en el MAS-Fiscalía cree que hubo error en el registro de Lanchipa

El Ministerio Público negó ayer viernes que el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, se...