Santa Cruz de la Sierra
“Papá, ya es tarde. Hay que llamar un taxi”, me dice mi hijito Sebastián, mientras pongo la lonchera en su…
Estoy comprando tres entradas para el zoológico municipal, diciendo como siempre: “Un mayor, un menor de seis años y un…
Huelga decir que mi padre tuvo una larga carrera política en Holanda. Últimamente, lo mencioné a menudo en mis columnas…
Estamos tomando té en la cocina de la casa de la tía Angélica. Mi sobrino Sergito le dice a mi…
… entonces, bajo el cielo amenazador del mar del Norte, mientras me encuentro en una balsa, decido cerrar mis ojos.…
Deteniéndose a mitad de las escaleras que llevan a mi habitación en la casa de la tía Angélica, mi mejor…
Sigo en la casa de la tía Angélica, aparentemente guardando reposo, pero la verdad es que el reposo me tiene…
Una doctora, traída por la tía Angélica a su casa donde todavía permanecemos, primero examina a mi hijito Sebastián y…
“Para serte franco, recuerdo que, como de costumbre, hablamos anoche en el patio trasero sobre el tiempo, pero ya no…
Bien tempranito en la mañana se presenta el urubicheño Dámaso Vaca en la casa de la tía Angélica, donde vivaqueo…

Últimas Noticias

Prev Next

La llegada

La llegada

Mientras la pandemia no da muestras de debilidad, me llama mi amigo Tony Peredo, un...

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Subo la escalera en nuestra casa y sé que estoy soñando porque no tengo idea...

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...