Santa Cruz de la Sierra
09 Octubre 2014

El Partido Socialista Brasileño (PSB), que postuló a la ecologista Marina Silva a la Presidencia, declaró su apoyo al opositor Aécio Neves, el rival de la mandataria Dilma Rousseff, para la segunda vuelta electoral, aunque la ex candidata todavía no quiso pronunciarse sobre el asunto.

La decisión del PSB fue anunciada después de una reunión de la dirección nacional del partido celebrada en Brasilia, e n la que 21 de 29 miembros se inclinaron por apoyar a Neves, quien se enfrentará en una segunda vuelta a la presidenta el 26 de octubre. Otros siete integrantes de la dirección defendieron la neutralidad de la formación y solo uno pidió que el partido respaldara a Rousseff.

Neves, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quedó en segundo lugar en las elecciones del domingo pasado, con un 33,55% de los votos, frente al 41,59% que obtuvo Rousseff. La decisión del PSB se sumó a las anunciadas también ayer por el Partido Social Cristiano (PSV) y el Partido Verde (PV), pequeñas formaciones que en las elecciones del domingo pasado tuvieron sus propios candidatos y que oficializaron su respaldo a Neves.

El socialdemócrata ya había recibido el apoyo formal del Partido Popular Socialista (PPS), que en la primera vuelta estuvo con Silva y que el martes fue el primero en pronunciarse en relación a la segunda vuelta.

Antes de que se conociera la decisión del PSB, Neves agradeció ayer los respaldos recibidos y dijo que espera por Marina Silva, tercera en los comicios del domingo, con un 21 % de los votos y quien ha asegurado que hoy anunciará públicamente su posición para la segunda vuelta.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

08 Octubre 2014

La ex candidata del socialismo brasileño Marina Silva informó que recién mañana jueves tomará una decisión sobre su eventual respaldo a uno de los presidenciables que quedaron en carrera: Dilma Rousseff y el opositor Aécio Neves.

La ex ministra ambientalista rechazó ayer con un comunicado las versiones que circularon desde el lunes por la noche donde se sugería que ella ya había resuelto respaldar al socialdemócrata. Marina tuvo que emitir un comunicado para desalentar la ola de trascendidos que emanaron de un sector de sus colaboradores que son ex militantes del PSDB de Neves como es el caso de Walter Feldman. Estos asesores de campaña quisieron apurar el trámite, pero Marina se atuvo a lo que había dicho el domingo por la noche, al analizar su desempeño electoral, más pobre de lo que se había imaginado.

Al concluir aquella jornada electoral, y ante la evidencia de su derrota, la ex presidenciable se ocupó de aclarar que ella iría a decidir una posición en conjunto con los partidos de la alianza que la ungió como postulante. Inclusive, para aventar cualquier sospecha, llamó por teléfono a los dos políticos que quedaron en carrera: la presidente Dilma Rousseff y el opositor Neves; un gesto que hablaba por sí sólo. El propio supuesto beneficiado de esos rumores se encargó de desalentar contactos suyos con la ex candidata. Aécio, cauteloso, comentó que no le había requerido a Marina ni había recibido de ella ninguna señal de respaldo.

La ex senadora ambientalista, como política pragmática que es, sabe que si ella se pronunciara por su cuenta sobre los eventuales apoyos en esta segunda vuelta, quedaría mal parada dentro del Partido Socialista que la acogió, primero como vice de Eduardo Campos y luego, a la muerte de éste, como la número uno.

Además hubiera sido poco democrático ignorar en sus decisiones al conjunto de agrupaciones aliadas que la acompañaron durante el intenso mes y medio que duró su campaña. Ni hablar de los electores: una buena parte del caudal de Marina la votó, precisamente, por oponerse a todo lo que representa como eventual presidenciable el “tucano” Neves. Es interesante visitar su página web www.marinasilva.org.br, para ver a través de los comentarios cómo se dividen sus seguidores en relación a quién votar el 26 de octubre.

Ir por su cuenta hubiera significado no sólo cortar amarras con parte importante de sus fieles votantes. También habría implicado abortar la continuidad de su sociedad con el Partido Socialista, cuya conducción está en manos de Roberto Amaral, ex ministro de Lula da Silva. Eso sería un “suicidio político” en un momento en que ella carece de partido propio, ya que su Red Sustentable aún no es legal. En esas condiciones, habría enterrado casi definitivamente las chances de presentarse y ganar en 2018.

Según el gobernador del estado de Bahía, Jacques Wagner, que acaba de imponer a su sucesor Rui Costa en primera vuelta, “los votos de Marina no tienen patrimonio. No llevan sello. Los que la votaron por entender que ella representaba el cambio, en el sentido de hacer una nueva política, no avizoran en Aécio el agente de las mudanzas. Él es la alternancia, que no es lo mismo”. De cualquier modo, el Partido de los Trabajadores (al que pertenece Wagner) intentará, también, llegar a Marina y convencerla que de su apoyo a Dilma.

El ministro de la Casa Civil, Aloizio Mercadante, asumió la coordinación de la campaña de Dilma y descartó por ahora el anuncio de futuros integrantes del gabinete si es que la presidenta resulta reelecta. Hay una demanda creciente, dentro del PT, para que ella dé una señal antes del 26 de octubre, día de los comicios. La presidenta definió su consigna: “Gobierno nuevo, ideas nuevas”. Con eso dio a entender que había comprendido el aviso del electorado, que estuvo distante de darle un cheque en blanco. Su 41,6% de votos fue el peor porcentaje de las últimas elecciones, la de Lula en 2006 y la de ella misma en 2010.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: AFP

07 Octubre 2014

La candidata derrotada a la Presidencia brasileña, Marina Silva, anunció hoy que dará a conocer el jueves próximo su posición frente a la disputa entre la presidenta Dilma Rousseff y el opositor Aécio Neves en la segunda vuelta de los comicios generales en el país sudamericano.

“Marina Silva y los demás líderes de los partidos aliados intervendrán en un encuentro para elaborar una posición común de la coalición frente a la continuación de la disputa por la Presidencia de la República”, afirma el comunicado, al aludir a la reunión que se realizará en Sao Paulo.

El comunicado parece dejar en claro que se descarta un apoyo a Rousseff -quien busca un nuevo mandato para su Partido de los Trabajadores (PT), en el poder desde 2003-, al afirmar que las urnas del domingo pasado “reflejaron una posición de insatisfacción frente a las condiciones existentes en Brasil, expresando sentimientos de cambios”.

La frase alude a que, pese a que la mandataria salió victoriosa de la disputa de la primera vuelta, con un 41,59 por ciento de los votos válidos, los dos candidatos de oposición -la propia Silva y el senador Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB)- cosecharon en total el 54,87 de los sufragios válidos.

Además, la abstención llegó al 19,39 por ciento, mientras que los votos blancos y anulados sumaron el 9,64 por ciento del total.

Pese a ello, todavía no está descartada la posibilidad de que la ambientalista decida permanecer neutral en la disputa, tal como hizo en 2010, cuando también terminó en tercer lugar en la disputa de la primera ronda, con casi 20 millones de votos.

La definición final será dada en una reunión que realizarán mañana en Sao Paulo los dirigentes del Partido Socialista Brasileño (PSB), al que se afilió Silva el año pasado, luego de que la Justicia Electoral denegara su pedido para crear una nueva agrupación política de tendencia ecologista, bautizada de Red Sostenibilidad (Rede).

La ambientalista, quien cosechó 22 millones de votos en las últimas urnas, mantiene el misterio sobre la posición que adoptará frente a la disputa de la segunda vuelta, pero el diario “Folha de Sao Paulo” asegura hoy que la ex senadora respaldará a Neves, siempre y cuando el candidato acepte asumir como propias algunas de sus propuestas de gobierno.

Según el rotativo, entre las exigencias de la ex candidata estaría el fin de la reelección para cargos ejecutivos -en vigencia desde 1998- y la ampliación de cuatro a cinco años del mandato presidencial.

Además, Silva desea que Neves se comprometa a ampliar el total de recursos destinados a la educación pública y a adoptar politicas ambientalmente sostenibles.

Neves, a su vez, se negó hoy a comentar la posibilidad de conquistar el apoyo de la ambientalista, pero aseguró que “hay más coincidencias que discrepancias” entre su programa de gobierno y el presentado durante la campaña por la ex senadora.

Según la prensa local, el principal líder del PSDB, el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), asumió el comando de las negociaciones con el PSB y con los aliados ambientalistas de Silva para obtener su apoyo al candidato de su partido.

Redacción Leo.bo

Fuente: DPA

07 Octubre 2014

Si el candidato Aécio Neves le gana en el ballottage a la presidente Dilma Rousseff, Brasil tendrá como primera dama a una mujer digna de las tapas de revistas del corazón. Leticia Weber, ex modelo de 34 años, ya se ganó a los brasileños por su belleza. El domingo, mientras Neves celebraba su pase a la segunda vuelta, al obtener el 33,6 por ciento de los votos y aplastar por 12 puntos a Marina Silva, Letícia le robó protagonismo a su esposo.

“Con esa mujer, Neves tiene mi voto”, publicó un votante brasileño en su cuenta de Twitter. “Sabía que le iba a encontrar algo bueno a Neves”, escribió con ironía otro usuario. “La esposa de Neves parece salida de Hollywood”, dice otro comentario.

Neves y Weber comenzaron a salir en 2007. Su romance causó revuelo. Él tenía 47 años y ella, 27. Tras separarse y adquirir fama de playboy, el ex gobernador de Minas Gerais y actual senador del PSDB quedó flechado por Leticia.

Su relación fue tormentosa, marcada por muchas idas y vueltas y con rumores de infidelidad y también de violencia. Finalmente, se casaron en octubre de 2013. En junio de este año, tuvieron gemelos. Neves tiene otra hija, de 22 años, fruto de su matrimonio anterior.

Redacción Leo.bo

Fuente: Infobae

07 Octubre 2014

Con un triunfo menos clamoroso que el esperado, Dilma Rousseff enfrentará en la segunda vuelta a Aécio Neves, con un margen de 8 puntos en la preferencia del electorado. El socialdemócrata logró posicionarse como segundo luego de recoger un caudal de votos (33,6% del total) inimaginable hace diez días. Sin tomarse respiro en la campaña, ambos salieron ayer mismo a conquistar los “terrenos” que podrán aportar el diferencial: los seguidores de Marina Silva y la apreciable porción de blancos y nulos, que superó con creces la media histórica. Representaron nada menos que el 27% del total, según informó ayer el Tribunal Superior Electoral.

La noche del domingo, mientras celebraba su victoria, Dilma ensayó los primeros pasos de lo que será su foco en los próximos 20 días. Para atender la base de su electorado pondrá el acento en la polaridad “nosotros contra ellos”, o sea, la candidata de los pobres y de la clase media emergente contra lo que ella denominó el “fantasma del pasado”.

Su estrategia apunta a vincular a Neves con el triste final del gobierno de su padrino político, Fernando Henrique Cardoso, quien dejó la presidencia en 2002 con una inflación galopante y el dólar a 4 reales. Y al mismo tiempo, demostrar que si el ex gobernador de Minas Gerais entra en el Palacio del Planalto, serán liquidadas todas las conquistas de los últimos 12 años. Claro que Dilma va por mucho más y a eso responde su flamante consigna: “Gobierno nuevo, ideas nuevas”. No quiere relegar a su adversario la disputa por quien representa el “cambio”.

Aécio Neves tratará, desde luego, evitar el terreno que le es más desfavorable: el de las conquistas sociales. Para consolidar el envión que recibió en el último tramo de la primera vuelta, tendrá que insistir en lo que fue su bordón de campaña hasta el momento: la corrupción en Petrobras, donde se esperan novedades, según afirman en el entorno del presidenciable; y la presunta “incapacidad” de Dilma para administrar la “cosa pública” que deriva de esas denuncias.

Sobre Petrobras por el momento no hay nada concreto que involucre a funcionarios de Rousseff. Pero sobran las especulaciones sobre lo que podrá declarar a la justicia el cambista Alberto Yousseff, sobre un esquema descubierto a partir de informes entregados por los bancos suizos que revelaron cuentas con depósitos de 23 millones de dólares a nombre de Paulo Roberto Costa, un ex director de la petrolera estatal, y de miembros de su familia.

Pero si las “revelaciones” pueden fragilizar la candidatura de Dilma, del otro lado el PT y su aliado, el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), pueden disparar una batería de hechos que afectan a Aécio Neves.

Por ejemplo: el llamado “mensalao” de Minas Gerais, en épocas de Eduardo Azeredo, ex gobernador de ese estado y miembro de la socialdemocracia, como Neves.

En lo personal, a él le afecta en forma directa el gasto de fondos públicos provinciales para construir un aeropuerto, para su uso privado y familiar, dentro de la estancia de un tío. Pueden recordar también la época en que el Congreso debió votar la enmienda constitucional que le permitió a Fernando Henrique Cardoso reelegirse en 1998. Hay pruebas sobre la compra de votos de parlamentarios que “posibilitaron” esa mini reforma. En el PT afirman que “sobran casos de corrupción que podrán derribar la estrategia denunciadora de la oposición”.

A diferencia de Cardoso, su principal puntero, Neves se mostró cauto en relación a Marina. Y no quiso abrir el juego de cómo negociará con el Partido Socialista Brasileño, la agrupación que ungió a la ex ministra ambientalista como su presidenciable en esta contienda.

Es más, negó que haya tomado contacto con Renata Campos, viuda del recientemente fallecido Eduardo. “No tengo ningún encuentro marcado con ella. Soy muy prudente en relación a eso”.

Marina Silva, quien vio deshecho su sueño electoral en un suspiro, admite que ahora deberá asimilar las causas del fracaso para luego fijar posiciones en conjunto con los partidos de su alianza.

No se animó de entrada a decir a quién dará su apoyo personal, pero dejó algunas pistas: “Sabemos que Brasil señaló que no concuerda con lo que está ahí (por el gobierno) desde 2010”. Cuando le preguntaron si había alguna posibilidad de mantenerse neutral en la batalla que se avecina, ella contestó al estilo de una pitonisa, cuyos mensajes deben ser interpretados por terceros: “Al unirme con Eduardo Campos (el año pasado) mostré que estoy dispuesta a tomar posiciones”.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: EFE

05 Octubre 2014

La presidenta brasileña Dilma Rousseff enfrentará al socialdemócrata Aecio Neves en segunda vuelta entre los dos partidos que se han repartido el poder en los últimos 20 años, según resultados oficiales con más del 80 por ciento de los votos escrutados.

La ecologista Marina Silva, del Partido Socialista, que se convirtió inesperadamente en presidenciable hace apenas un mes y medio y llegó a superar netamente a sus dos rivales, quedó tercera con 21 por ciento, según el Tribunal Superior Electoral (TSE), con 82 por ciento de los votos escrutados.

Rousseff obtiene 40,37 por ciento de los votos y Neves 35 por ciento, indicó el TSE.

En sus 12 años en el poder, el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) de Rousseff y su antecesor Luiz Inacio Lula da Silva logró que 40 millones de pobres ingresaran en la clase media, tornando a la primera mujer presidenta de Brasil en la gran favorita de estos comicios.

Pero millones de brasileños también reclaman un cambio, tras cuatro años de magro crecimiento en la séptima economía mundial -el mercado espera un PIB de apenas 0,3 por ciento este año-, elevada inflación (6,5 por ciento) y escándalos de corrupción vinculados al PT.

En un segundo turno, Rousseff ganaría a Neves por 48 por ciento a 42 por ciento, según Datafolha, y por 45 por ciento contra 37 por ciento según Ibope.

¿Un cambio?

Acostada en la famosa playa de Copacabana de Rio de Janeiro, leyendo en la arena, Barbara Souza, de 37 años, cuenta que votó "por un cambio".

"Este gobierno no me gusta nada. Iba a votar a Marina, pero al final voté por Aecio solo por las encuestas [que lo dan ganador], para que tenga más chances de vencer a Dilma", explicó.

Más de un millón de brasileños, sobre todo jóvenes de clase media, salieron a las calles en junio de 2013 a reclamar mejores servicios públicos y un freno a la corrupción política.

Marina Silva intentó encarnar este cambio prometiendo una "nueva política" cuando se convirtió en presidenciable tras la muerte del candidato oficial del PSB en un accidente aéreo.

Pero en los últimos días Neves, del poderoso Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) del expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) la había relegado al tercer lugar en estas elecciones que se convirtieron en un "thriller" político.

Rodeado por simpatizantes que gritaban su nombre, el popular expresidente Lula votó en Sao Bernardo do Campo (Sao Paulo), cuna del PT, y apostó por un segundo turno entre Rousseff y Neves.

El PT y el PSDB "son dos fuerzas políticas muy fuertes. Una candidatura no se enfrenta de la nada. Hay que tener equipo para entrar a la cancha", dijo Lula, criticando así a Silva, su exministra de Medio Ambiente, disidente del PT.

"Voto por el PT, por todo lo que hicieron por mí y por Brasil, mejoraron mi vida", dijo Eliana Veracruz, funcionaria de un hospital de 60 años, mientras esperaba la llegada de Lula a la oficina de votación.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

 

04 Octubre 2014

El candidato socialdemócrata Aecio Neves superó a la ecologista Marina Silva en la intención de voto para las elecciones del domingo en Brasil y enfrentaría en el balotaje a la presidenta Dilma Rousseff, según una encuesta divulgada el sábado.

Neves, del partido PSDB, obtuvo 24% de las preferencias contra 21% de Silva para la primera vuelta de los comicios, mientras la mandataria, que aspira a la reelección, logró un 40,6% de apoyo y se mantiene como favorita, según la encuesta realizada por la firma MDA por encargo de la Confederación Nacional del Transporte.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

19 Septiembre 2014

El opositor Aecio Neves acusó hoy al Gobierno de Dilma Rousseff de causar daños a las instituciones del país y poner en duda todos los datos presentados por ellas después de que el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística admitiera un "grave error" en un estudio nacional divulgado el jueves.

"Es impresionante el daño que el Gobierno federal viene causando a las instituciones del país. Por el ansia de mantenerse en el poder, el Gobierno no dudó en poner en jaque a instituciones que son guardianas de la memoria de la sociedad brasileña", comentó en un comunicado Neves, tercero en las encuestas de intención de voto de cara a las elecciones de octubre.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) admitió hoy que el Estudio Nacional por Muestra de Domicilios (PNAD, por su sigla en portugués), divulgado el jueves, contenía "errores extremadamente graves" en referencia, principalmente, a los datos sobre desigualdad y tasa de analfabetismo.

"La presión del Gobierno sobre los investigadores y demás profesionales de institutos como el IBGE y el Ipea y la degradación de ellos acaba colocando en duda todos los datos presentados, y sobre todo, los positivos. Los errores no son pequeños. Es el Gobierno del PT acabando con la credibilidad de nuestras más serias y prestigiosas del país", añadió el aspirante socialdemócrata.

De acuerdo con el instituto estatal, errores en el cálculo de la investigación alteraron el llamado índice de Gini de renta en el trabajo, utilizado por la ONU para medir la concentración de renta en este campo.

La presidenta del Ibge, Wasmália Biva, rectificó que la desigualdad de renta no aumentó en 2013, como había divulgado el jueves, sino que disminuyó tímidamente.

El estudio divulgado ayer subrayó que el índice pasó del 0,496 en 2012 al 0,498 en 2013, mientras que la nueva versión, presentada hoy, señala que el indicador cayó al 0,495 el pasado año, por lo que experimentó una leve mejoría.

El instituto también admitió errores en la tasa de analfabetismo, que cayó del 8,7 % en 2012, al 8,5 % en 2013, y no al 8,3 %, como se había informado inicialmente.

Tras lo ocurrido, la ministra de Planificación, Miriam Belchior, afirmó que el Gobierno se sintió "chocado" con los errores admitidos por el IBGE e informó que serán creadas dos comisiones independientes para evaluar la consistencia del PNAD e identificar a los responsables.

"Lamento mucho que haya sucedido porque perjudica un estudio considerado muy importante para el desarrollo de las políticas públicas y para evaluar los avances que Brasil ha vivido en los últimos años", aseguró Belchior a periodistas.

El IBGE atribuyó el error en el cálculo del peso de algunas regiones en el muestreo del PNAD.

"El Pnad es un estudio por muestreo de probabilidad, de este modo, para la generación de los resultados, es necesario definir factores de expansión o pesos que son asociados a cada unidad seleccionada para la muestra", señaló el instituto en un comunicado.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

 

Últimas Noticias

Prev Next

Activistas presentan un proyecto de decl…

Activistas presentan un proyecto de declaratoria del 21 de febrero como el Día del Ciudadano

Representantes de plataformas ciudadanas y activistas presentaron a la presidenta Jeanine Áñez un proyecto de...

El clásico paceño en viernes de carnaval…

El clásico paceño en viernes de carnaval abre la octava fecha del Apertura

La octava fecha del campeonato Apertura de la División Profesional arranca con el tradicional clásico...

Guaidó convoca movilización al Parlament…

Guaidó convoca movilización al Parlamento de Venezuela el 10 de marzo

El líder opositor, Juan Guaidó, convocó hoy a sindicatos y gremios del país a marchar...