Santa Cruz de la Sierra
01 Septiembre 2016

Ecuador  chocará este jueves con Brasil, en la altitud de los 2.850 metros de Quito, en el debut del técnico Tite, en pleno proceso de renovación de la plantilla, durante el choque entre ambas selecciones por las Eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Ecuador comparte el primer puesto con Uruguay, con 13 puntos cada uno, y Brasil esta sexto, con 9 unidades.

Los equipos saldrán mañana con suertes diferentes, pues Ecuador perdió por 3-1 ante Colombia por la sexta jornada y Brasil sacó empate por 2-2 en su visita a Paraguay, en marzo del año actual.

La disputa esta pactada en el estadio olímpico "Atahualpa", en plena altura de la cordillera de los Andes, de Ecuador.

Mientras los ecuatorianos apelarán a la trayectoria jugando en altitud, pues la mayoría milita actualmente en clubes del llano, para Brasil será una incomodidad por más que se concentró en Quito desde el lunes pasado.

Sin embargo, brasileños y ecuatorianos están convencidos que los efectos de la altura afectarán a los jugadores de ambos equipos.

En el control del balón, los ecuatorianos llevarán alguna ventaja por estar familiarizados con la velocidad que toma en la altura, siendo esa una de las razones por las que Brasil intensificó sus entrenamientos en Quito.

Más allá del efecto altitud, los brasileños intensificarán el control del balón por la mitad de la cancha y, desde allí, intentarán lanzar veloces contraataques o procurar pescar cualquier error de los defensas locales en busca de los goles que comiencen a dar tranquilidad al equipo.

Por su parte, Ecuador saldrá a presionar cerca del arco brasileño para ocasionarles ahogo y desgaste físico por la falta de una respiración fluida en Quito, incrementando la proyección de los extremos para que hagan superioridad con centrocampistas y delanteros.

Tite promete un sinnúmero de cambios con el afán de alcanzar los seis puntos en el partido de mañana y en el del próximo 6 de septiembre ante Colombia en Río de Janeiro, para mezclarse en la zona de clasificación directa.

La conquista de medalla de oro olímpica, que era lo único que faltaba en el pedestal de los éxitos de Brasil, otorgará una motivación especial al cuadro que quedó golpeado por los malos resultados en el pasado Mundial, en la actual eliminatoria y en la reciente Copa América Centenario.

Si bien Ecuador extrañará a Luis Antonio Valencia, una de las principales figuras, suspendido en el partido ante Colombia, estará comandado por el goleador de las eliminatorias, Felipe Caicedo, con cuatro tantos, que por lesión estuvo ausente ante Paraguay y Colombia.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

01 Septiembre 2016

Dilma Rousseff se ha dirigido al pueblo brasileño una última vez desde el palacio de la Alvorada, la residencia presidencial sita en la capital, Brasilia, dos horas después de que el Senado la destituyera definitivamente como presidenta del Gobierno. En una intervención de apenas 15 minutos que ha comenzado y terminado hablando de justicia, Rousseff ha pintado un presente extremadamente pesimista para el Brasil posimpeachment y ha apelado directamente a las futuras generaciones para reparar el rumbo que, según ella, hoy ha empezado a cobrar el país.

“Es el segundo golpe al que me enfrento en mi vida”, ha recordado, en referencia al golpe militar de 1964, que resultó en una dictadura contra la que ella luchó durante años. “Se está robando el proyecto nacional progresista, inclusivo y democrático que represento”. Y ha añadido, de su destitución: “Son unas elecciones indirectas inequívocas. La decisión de los senadores sustituye la voluntad de más de 54 millones de electores”. La cifra hacía referencia a los votantes que la nombraron ganadora de las elecciones generales de 2014. “Acaban de derribar al primer presidente electo sin motivo constitucional. El golpe de estado va a alcanzar a cualquier organización política progresista”.

Rousseff ha subrayado que no es ella, sino quienes han instigado su desgaste en el poder, quienes están siendo investigados en la macroperación anticorrupción Lava Jato. “Causa espanto que la mayor acción contra la corrupción de este país haya llevado precisamente al poder a un grupo de corruptos”, ha recalcado.

Llegada a este punto de su intervención, Rousseff parecía al borde de las lágrimas. “Es un golpe contra el pueblo y la nación. Es un golpe misógino, es homófobo y es racista”. Aquí ha dejado de usar términos de derrota. “Piensan que ganarán pero están equivocados. El gobierno golpista tendrá contra sí mismo la más enérgica y determina oposición que pueda sufrir”. Y ha añadido: “Llegamos al gobierno diciendo que nadie debería tener miedo de ser feliz, de tener esperanza. Durante 13 años realizamos un proyecto que promovió la caída de la desigualdad. Estoy segura de que la interrupción no es definitiva”.

Parafraseando al antropólogo brasileño Darcy Ribeiro, Rousseff ha dicho: “No me gustaría estar en el lado de los que se juzgan vencedores. La historia será implacable con ellos como lo ha sido en elecciones pasadas. Estoy segura de que les puedo decir: hasta aquí y poco más. O yo o alguien retomará este proceso”. Y con una voz quebrada, la sexta presidenta de la república brasileña se ha despedido del pueblo que la eligió dos veces.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

31 Agosto 2016

"Esta historia no acaba así. Estoy segura que la interrupción de este proceso por un golpe de Estado no es definitiva. Volveremos. Volveremos para continuar nuestro camino rumbo a un Brasil donde el pueblo es soberano", dijo este miércoles Dilma Rousseff, en su primera reacción tras ser destituida de la presidencia de Brasil.

Visiblemente afligida, la ex mandataria brasileña señaló: "Decidieron la interrupción del mandato de una presidenta que no cometió ningún crimen. Condenaron a una inocente y consumaron un golpe de Estado".

"Acaban de derrumbar a la primera mujer presidente de Brasil, sin ninguna justificación constitucional para el juicio político", afirmó.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

 

 

31 Agosto 2016

La historia dirá que el reloj marcaba la 13:36 del 31 de agosto de 2016 cuando llegó el final de la presidencia de Dilma Rousseff. Y con ese final, quizás el comienzo del ocaso definitivo del Partido de los Trabajadores (PT), la coalición liderada por Lula Da Silva que controló Brasil desde 2003.

El Senado dispuso este mediodía por amplio margen que la ahora ex mandataria fuera destituida de su cargo, mientras la Cámara se disponía a decidir si además sería impedida de ejercer puestos políticos durante un período de ocho años. En su lugar asumirá el vicepresidente Michel Temer, a cargo del Poder Ejecutivo el tiempo que duró el juicio político de la petista.

Rousseff no permaneció sola en el momento político más duro de su vida. En el Palacio de Alvorada miró atentamente los discursos que aliados y oponentes dieron minutos antes de la votación en el Senado. A su lado estaba su viejo amigo Lula Da Silva, jefe del PT y ex presidente brasileño, quien se halla en medio de la tormenta de corrupción que también contribuyó a golpear la imagen de Dilma.

En un primer momento, los senadores debían responder la pregunta: "¿La acusada cometió crímenes de responsabilidad y debe ser condenada con la pérdida del cargo y el impedimento para ejercer cargos públicos por 8 años?". Sin embargo, a pedido del PT, la segunda parte de la consulta fue hecha por separado.

Para la destitución, debían contarse 54 votos positivos. Pero para sorpresa de muchos, fueron 61 los senadores que se mostraron a favor de apartar definitivamente a la ex mandataria de la presidencia de Brasil. Sólo 20 legisladores apoyaron a Rousseff, en lo que marca un fuerte debilitamiento del PT en el juego político brasileño.

Temer, quien esta noche partirá rumbo a China, donde participará en el G-20, jurará esta tarde como nuevo presidente de Brasil, cargo que ejercerá hasta 2018.

La ahora ex presidente, suspendida de sus funciones desde que se instauró el proceso el pasado 12 de mayo, fue acusada de emitir tres decretos que modificaron los presupuestos sin autorización del Congreso y de contratar créditos con la banca pública en favor del Gobierno.

Las acusaciones se dieron en el marco de una grave crisis de credibilidad y en medio de escándalos de corrupción que no sólo afectaron a su gobierno, sino también al ex mandatario Da Silva y al PT. Ambas operaciones están tipificadas como "infracciones" en la Ley de Responsabilidad Fiscal, en vigor desde 2000, que reglamenta los artículos de la Constitución referidos a los presupuestos y en esos casos establece como pena la destitución y la pérdida de los derechos políticos por un lapso de ocho años.

En tanto, el mismo Senado dejó a Rousseff con un sabor agridulce al pronunciarse en contra de que sea inhabilitada durante ocho años para ejercer cargos políticos. Cuarenta y dos senadores se declararon a favor de la ex jefa de Estado, en tanto que 36 lo hicieron en contra de su continuidad en la vida política brasileña.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

30 Agosto 2016

Dilma Rousseff enfrenta a partir de este martes el veredicto del Senado sobre su destitución, al final de un juicio político que, según los sondeos entre los legisladores, despedirá a la izquierda en el poder de Brasil.

Combativa y por momentos sonriente, quedará para la historia la imagen de la presidente defendiéndose en una sesión maratónica y continua. "No acepten un golpe que en vez de solucionar, agravará la crisis brasileña", pidió Rousseff al pleno de 81 senadores.

La jornada promete ser extensa. Se iniciará a las 10 de la mañana (hora local, 13 GMT), y cada parte tiene hasta una hora y media para exponer su posición, con derecho a réplica de una hora. Además, cada senador puede hablar hasta un máximo de 10 minutos. Hasta el lunes, 59 legisladores se habían inscrito. Sumado a los recesos de almuerzo, y probablemente el de cena, totalizan más de 16 horas, por lo que la votación final sería en la madrugada del miércoles.

 

"Pido que voten contra el impeachment y en favor de la democracia", señaló Dilma en su defensa, luego de nueve meses traumáticos desde que se inició el primer pedido de impeachment.

Rousseff, primera mujer en alcanzar la presidencia de Brasil, fue suspendida del poder en mayo por acusaciones de maquillar las cuentas públicas. Su defensa aduce que las prácticas cuestionadas también fueron usadas de forma recurrente por gobiernos anteriores, sin que fueran castigados. La oposición argumenta que eso precipitó la crisis del país.

Desde entonces, su ex vicepresidente y ahora enemigo político, Michel Temer, gobierna el país de forma interina. "Soy obediente con las instituciones", afirmó, y aseguró que acompaña el proceso con "absoluta tranquilidad".

Si todo sale tal como pronosticaron los sondeos, Dilma será destituida y Temer será oficialmente el próximo presidente de Brasil hasta 2018, cuando se celebran nuevas elecciones. Para ello se requiere que 54 senadores (dos tercios de la Cámara) condenen a Rousseff. En dos votaciones previas realizadas en fases anteriores del proceso en la Cámara Alta, los que apoyan la destitución de Rousseff sumaron 55 y 59 votos.

Tal es el pesimismo en el Partido de los Trabajadores que ya está en marcha la redacción de un recurso para ser presentado ante el Supremo Tribunal Federal para intentar anular la decisión.

Un final trágico para esta ex guerrillera de 68 años, curtida de batallas, que gobierna Brasil desde 2010 y que heredó un país en pleno boom económico, motor de crecimiento en la región. En esos años dorados, el país fue elegido para celebrar los Juegos Olímpicos de 2016 y la Copa Mundial de Fútbol (2014).

Pero su imagen ha sufrido un fuerte desgaste a la par del deterioro de la economía, el crecimiento brutal del desempleo y la inflación.

Las revelaciones de una trama delictiva en torno a Petrobras, que le costaron a la petrolera más de USD 2.000 millones, fueron la gota que derramó el vaso.

"No esperen de mí el silencio de los cobardes", aseguró Dilma y convocó a "resistir y resistir". Pero su partido ya no tiene la misma convocatoria. La policía de San Pablo dispersó con bombas de gas lacrimógeno a varios miles de manifestantes que protestaban en la neurálgica avenida Paulista, mientras que unas 2.000 personas se convocaron en Brasilia al grito de "Fora Temer!" y "Volta Dilma!".

Su lucha fue casi en solitario. De la amplia coalición que heredó, uno a uno la fueron abandonando. Actualmente, tiene un apoyo de apenas un 13%.

La presidente suspendida acudió al hemiciclo acompañada del ex presidente Lula, considerado su padrino político, quien también se encuentra inculpado e investigado por varios casos de corrupción y obstrucción de la Justicia. El impeachment cierra cuatro ciclos de izquierda del emblemático Partido de Trabajadores (PT) en el poder.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

29 Agosto 2016

Las voluptuosas candidatas a Miss BumBum 2016 han comenzado a amenizar la visita de miles de turistas que acudieron a los Juegos Olímpicos de Río 2016, pues no conformes con salir a presumir cuerpazos brasileños, se pusieron a jugar ‘Pokémon Go’ en candentes bikinis.

Cabe recordar que con el objetivo de hacer más popular el certamen local, sus organizadores optaron por adelantar o dar una probadita del peculiar trasero que podría ser el sustituto del de Suzy Cortez.

Usuarios de redes sociales no dudaron en compartir el agasajador momento en que las aspirantes conquistaron con su retaguardia las calles brasileñas, con diminutos bikinis a punto de reventar.

Algunas de las curvilíneas chicas, no consiguieron atrapar a su ‘Pikachú’, pero indudablemente paralizaron corazones y el paseo de los curiosos transeúntes.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Teleshow

24 Agosto 2016

El presidente del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, Ricardo Lewandowski, negó un pedido presentado por la defensa de la presidente suspendida, Dilma Rousseff, para anular una de las etapas que dio continuidad al proceso de juicio político contra la mandataria.

La defensa de Rousseff alegaba que la votación el último 10 de agosto en el plenario del Senado para la apertura del juicio incumplió algunos procedimientos protocolarios del reglamento de la Cámara alta, como la aprobación preliminar de algunos puntos en bloques de parlamentarios y no de manera individual.

Lewandowski, quien presidirá a partir del jueves el juicio, señaló que las votaciones en bloque "no trajeron perjuicio a la acusada" y explicó que a la Corte Suprema "no le compete recusar" decisiones tomadas por el Legislativo.

El plenario del Senado aprobó el pasado 10 de agosto, con 59 votos a favor y 21 en contra, la apertura del juicio a Rousseff, acusada de maniobras fiscales para maquillar los informes de cuentas públicas en su gestión de 2014 y 2015.

La presidente suspendida de Brasil afirmó que irá personalmente a defenderse ante el Senado, que este jueves iniciará un juicio político en su contra, porque cree en la "democracia" del país y su presencia "incomodará" a quienes la acusan.

Rousseff, durante un discurso en San Pablo en el marco del Acto en Defensa de la Democracia y de los Derechos Sociales, calificó el juicio con fines destituyentes como "un ataque de parásitos al árbol de la democracia", en el que ellos "asumen lentamente el control de partes del árbol".

"Voy al Senado porque creo en la democracia de este país. Debo eso al pueblo brasileño. Voy allá no porque creo en la belleza de mis ojos. Tengo absoluta claridad de lo que están haciendo. Sé que es injusticia y mi presencia es muy incómoda, extremadamente incómoda", agregó.

Rousseff es acusada de maniobras fiscales para maquillar el informe de las cuentas públicas en su gestión de 2014 y 2015.

"El 'golpe' (como es llamado el proceso de juicio por parte de los simpatizantes de Rousseff) no es apenas militar, es una nueva versión que pasó a ser implementada en América Latina. Es un golpe parlamentario", manifestó la presidente, quien fue separada temporalmente del cargo el 12 de mayo.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

23 Agosto 2016

Con el fin de los Juegos Olímpicos Río 2016  Brasil cierra un capítulo de su historia en el que mostró al mundo que es capaz de organizar los mayores eventos deportivos del planeta. ¿Pero valió la pena el titánico esfuerzo?

La esperanza dio lugar a un sabor agridulce con las masivas manifestaciones callejeras de 2013 contra la corrupción y los gastos en el Mundial de fútbol de 2014 en vez de en salud, educación o transporte públicos, de pésima calidad.

Y la tormenta perfecta que se cebó desde entonces se abatió sobre Brasil en 2016, en plena preparación de los Juegos, bajo los proyectores del mundo entero: crisis política y recesión económica históricas, desempleo récord y un colosal escándalo de corrupción en su empresa estatal más preciada, Petrobras.

El telón ha caído. ¿Qué queda para Rio de Janeiro, para el país entero?

"El mayor legado de los Juegos fue la fiesta para el pueblo carioca, que jamás se olvidará de estos días", estimó Juca Kfouri, uno de los mayores analistas deportivos de Brasil.

Pero "la cuenta a pagar será altísima", lamentó en declaraciones a la AFP.

"Ojalá que haya servido también para educar un poco a la hinchada brasileña, pero no lo creo", añadió en referencia al hábito de sus compatriotas de silbar y abuchear a atletas extranjeros en plena competencia o en el momento de cantar su himno nacional o recibir medallas, como si fuese en el fútbol.

--- Un retrogusto amargo ---

Lejos quedaron los gloriosos días llenos de posibilidad y de autoconfianza de 2009, cuando miles de cariocas estallaron en júbilo en la playa de Copacabana en medio de una tormenta de confetti al ver en una pantalla gigante cómo Rio era elegida como la primera sede de unos Juegos Olímpicos en Sudamérica.

En la televisión, vieron cómo el entonces presidente Lula lloraba y abrazaba a Pelé en Copenhague, envuelto en la bandera auriverde. El niño analfabeto que lustraba zapatos en la calle, que se hizo obrero metalúrgico, líder sindical, enemigo de la dictadura y presidente en su cuarto intento había logrado lo que nadie antes.

Pero hoy un clima de pesimismo se cierne sobre el país.

El hombre que ocupa el despacho presidencial en Brasilia, Michel Temer, no fue electo en las urnas y muchos brasileños lo consideran ilegítimo.

El Senado iniciará este jueves la etapa final del impeachment de la impopular presidenta Dilma Rousseff, acusada de contabilidad 'creativa' de las cuentas públicas. Suspendida desde mayo, todo indica que será destituida a fin de mes y que Temer, su ex vicepresidente devenido acérrimo enemigo -y tan impopular como ella-, gobernará hasta el 1 de enero de 2019.

La fiscalía sospecha que Lula jugó un papel clave en el megafraude en Petrobras, que ya llevó a prisión a grandes figuras de su izquierdista Partido de los Trabajadores y a algunos de los mayores empresarios del país.

"Para nosotros como brasileños es un orgullo ser sede de las Olimpíadas, pero este es un momento muy triste de la historia que va a quedar marcado para siempre", dijo Fernanda Corezola, una funcionaria pública que vino a ver los Juegos desde Porto Alegre (sur).

--- Más transporte ---

Para 2017, el gobierno de Rio estima que un 63% de la población utilizará el transporte público (contra apenas 17% en 2009) tras la construcción de una nueva línea de metro de 16 km, de 156 km de corredores de buses expresos (BRT) y de 28 km de tranvía.

"El transporte es el mayor legado de los Juegos por volumen de inversiones y por cantidad de personas beneficiadas", dijo a la AFP Rafael Picciani, número dos de la alcaldía.

Los habitantes se quejan no obstante de que los autobuses van llenos y son insuficientes, y de la falta de transporte y otros servicios como saneamiento en muchas zonas pobres. La espectacular Bahía de Guanabara, que las autoridades prometieron descontaminar para los Juegos, sigue siendo una letrina.

Aunque las autoridades insisten en que han sido unas Olimpíadas baratas, organizadas con un 60% de capital privado, muchos piensan como Guilherme Dias, maestro de una escuela pobre de Rio. "Esta fiesta de obras sobrefacturadas no fue hecha para el pueblo, los eventos son lejos de donde vive la población carente" y han dividido la ciudad entre ricos y pobres, dijo.

El paisaje del centro, al menos, ha mejorado: una caótica avenida es ahora peatonal y la recorre un silencioso tranvía que sale del aeropuerto doméstico. Otra anticuada avenida que bordeaba el puerto fue convertida en un atractivo paseo con dos nuevos museos.

"Los Juegos Olímpicos han servido de catalizador para el desarrollo de Rio de Janeiro. No creo que nadie esté en desacuerdo con que todas esas mejoras en infraestructuras eran necesarias y han creado miles y miles de puestos de trabajo", evaluó Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional.

Pero para muchos cariocas pobres -un tercio de la población de seis millones vive en favelas- poco o nada ha cambiado. La endémica violencia continúa pese a la ocupación policial de varias de estas barriadas carenciadas. Un promedio de casi cinco cariocas tienen cada día una muerte violenta, a veces a manos de la policía, a veces de los narcotraficantes.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP      

Últimas Noticias

Prev Next

Gobernación y Segip Santa Cruz la mejor …

Gobernación y Segip Santa Cruz la mejor plaza para la Lotería Nacional

Santa Cruz es la mejor plaza para la Lotería, ya que la población de este...

En hacienda de Banzer Señalan no encontr…

En hacienda de Banzer Señalan no encontraron nuevos restos de Marcelo

El director del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Gustavo Ángel Lima, aclaró este miércoles que...

La secretaria de Seguridad Nacional de E…

La secretaria de Seguridad Nacional de EEUU Hay unos “500 criminales” en caravana de migrantes

“La crisis es real y está justo al otro lado de este muro”, dijo el...