Santa Cruz de la Sierra
06 Septiembre 2016

Bolivia importó colchones y somieres desde 33 países, en los primeros seis meses de 2016, siendo Brasil el principal proveedor con un valor de 2 millones de dólares, señala el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Le siguen en orden de importancia Paraguay con 1 millón de dólares y China con 932 mil dólares.

En el primer semestre del año se importaron 985 toneladas por un valor de 4,5 millones de dólares, siendo estas cifras mayores en 53% y 25% en volumen y valor, respectivamente, comparado con el mismo período de 2015.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: ANF

 

02 Septiembre 2016

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, José Serra, afirmó que Bolivia, Ecuador y Venezuela se dieron un “tiro en el pie”, por la decisión de convocar a sus embajadores en Brasil como protesta por la destitución de Dilma Rousseff.

Durante su visita a China, Serra respondió al rechazo que expresaron las presidencias de estos tres países, además de Uruguay, respecto a la decisión del Senado brasileño de alejar a Dilma del poder.

Según el Jornal O’Globo, el Canciller brasileño dijo tener la certeza de que las relaciones entre su país y Uruguay irán de la mejor manera, pero no tiene esa seguridad respecto Venezuela, Ecuador y Uruguay, quienes a su parecer se dieron “un tiro en sus propios pies”.

Tras la destitución de Rousseff, Evo Morales anunció que convocará al embajador José Kinn para analizar medidas. Maduro y Correa dijeron que retirarán a sus representantes diplomáticos, mientras que la Presidencia de Uruguay calificó de injusta la salida de Dilma.      

Serra expresó que su deseo es que estos países “tengan la madurez suficiente para incluso para aprender de la experiencia democrática brasileña”.

Agregó que no hubo reacciones similares de países de “gran peso” fuera de Latinoamérica., y que por el contrario tiene una “larga lista” de pedidos de audiencias.

En los últimos años hubo fricciones entre Bolivia y Brasil poque diplomáticos de ese país facilitaron la salida de Róger Pinto, sin embargo, ambas naciones mantienen negocios con la exportación de gas del Estado Plurinacional al vecino país.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente. Erbol

01 Septiembre 2016

El abogado defensor de la expresidenta brasileña Dilma Rousseff pidió este jueves a la Corte Suprema la anulación del fallo del Senado que la destituyó de su cargo menos de 24 horas antes.

La apelación, a la que accedió la AFP, solicita "la suspensión de inmediato de los efectos de la decisión del Senado Federal que condenó por crimen de responsabilidad a la Presidenta de la República", según el texto firmado por el ex ministro de Justicia José Eduardo Cardozo, quien defendió a la exmandataria durante el impeachment.

La medida cautelar pide además la realización de "un nuevo juicio" y restablecer la presidencia interina de Michel Temer, exvicepresidente de Rousseff que juró como nuevo jefe de Estado de Brasil hasta fines de 2018 poco después de consumarse la destitución.

Rousseff perdió su mandato a manos del Senado, que la encontró culpable de haber violado la Constitución al aprobar gastos a espaldas del Congreso y financiar al Tesoro atrasando pagos a la banca pública, dos infracciones consideradas crímenes de responsabilidad, que solo alcanzan a funcionarios públicos.

La votación cerró con un holgado 61 a 20 a favor de la salida, una sentencia histórica que puso fin a un proceso que durante más de nueve meses sumergió al país en una crisis de gobernabilidad.

Rousseff, de 68 años, logró conservar los derechos políticos que le permiten postularse y ejercer cargos públicos.

Cardozo había anticipado el miércoles que presentaría al menos dos recursos ante el máximo tribunal cuestionando el proceso.

Figura del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), economista y exguerrillera marxista, Rousseff se convirtió en la segunda mandataria brasileña de los cuatro elegidos por votación directa tras el retorno de la democracia en 1985 que perdió su mandato por un impeachment. El anterior fue el hoy senador Fernando Collor en 1992.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

01 Septiembre 2016

Ecuador  chocará este jueves con Brasil, en la altitud de los 2.850 metros de Quito, en el debut del técnico Tite, en pleno proceso de renovación de la plantilla, durante el choque entre ambas selecciones por las Eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Ecuador comparte el primer puesto con Uruguay, con 13 puntos cada uno, y Brasil esta sexto, con 9 unidades.

Los equipos saldrán mañana con suertes diferentes, pues Ecuador perdió por 3-1 ante Colombia por la sexta jornada y Brasil sacó empate por 2-2 en su visita a Paraguay, en marzo del año actual.

La disputa esta pactada en el estadio olímpico "Atahualpa", en plena altura de la cordillera de los Andes, de Ecuador.

Mientras los ecuatorianos apelarán a la trayectoria jugando en altitud, pues la mayoría milita actualmente en clubes del llano, para Brasil será una incomodidad por más que se concentró en Quito desde el lunes pasado.

Sin embargo, brasileños y ecuatorianos están convencidos que los efectos de la altura afectarán a los jugadores de ambos equipos.

En el control del balón, los ecuatorianos llevarán alguna ventaja por estar familiarizados con la velocidad que toma en la altura, siendo esa una de las razones por las que Brasil intensificó sus entrenamientos en Quito.

Más allá del efecto altitud, los brasileños intensificarán el control del balón por la mitad de la cancha y, desde allí, intentarán lanzar veloces contraataques o procurar pescar cualquier error de los defensas locales en busca de los goles que comiencen a dar tranquilidad al equipo.

Por su parte, Ecuador saldrá a presionar cerca del arco brasileño para ocasionarles ahogo y desgaste físico por la falta de una respiración fluida en Quito, incrementando la proyección de los extremos para que hagan superioridad con centrocampistas y delanteros.

Tite promete un sinnúmero de cambios con el afán de alcanzar los seis puntos en el partido de mañana y en el del próximo 6 de septiembre ante Colombia en Río de Janeiro, para mezclarse en la zona de clasificación directa.

La conquista de medalla de oro olímpica, que era lo único que faltaba en el pedestal de los éxitos de Brasil, otorgará una motivación especial al cuadro que quedó golpeado por los malos resultados en el pasado Mundial, en la actual eliminatoria y en la reciente Copa América Centenario.

Si bien Ecuador extrañará a Luis Antonio Valencia, una de las principales figuras, suspendido en el partido ante Colombia, estará comandado por el goleador de las eliminatorias, Felipe Caicedo, con cuatro tantos, que por lesión estuvo ausente ante Paraguay y Colombia.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

01 Septiembre 2016

Dilma Rousseff se ha dirigido al pueblo brasileño una última vez desde el palacio de la Alvorada, la residencia presidencial sita en la capital, Brasilia, dos horas después de que el Senado la destituyera definitivamente como presidenta del Gobierno. En una intervención de apenas 15 minutos que ha comenzado y terminado hablando de justicia, Rousseff ha pintado un presente extremadamente pesimista para el Brasil posimpeachment y ha apelado directamente a las futuras generaciones para reparar el rumbo que, según ella, hoy ha empezado a cobrar el país.

“Es el segundo golpe al que me enfrento en mi vida”, ha recordado, en referencia al golpe militar de 1964, que resultó en una dictadura contra la que ella luchó durante años. “Se está robando el proyecto nacional progresista, inclusivo y democrático que represento”. Y ha añadido, de su destitución: “Son unas elecciones indirectas inequívocas. La decisión de los senadores sustituye la voluntad de más de 54 millones de electores”. La cifra hacía referencia a los votantes que la nombraron ganadora de las elecciones generales de 2014. “Acaban de derribar al primer presidente electo sin motivo constitucional. El golpe de estado va a alcanzar a cualquier organización política progresista”.

Rousseff ha subrayado que no es ella, sino quienes han instigado su desgaste en el poder, quienes están siendo investigados en la macroperación anticorrupción Lava Jato. “Causa espanto que la mayor acción contra la corrupción de este país haya llevado precisamente al poder a un grupo de corruptos”, ha recalcado.

Llegada a este punto de su intervención, Rousseff parecía al borde de las lágrimas. “Es un golpe contra el pueblo y la nación. Es un golpe misógino, es homófobo y es racista”. Aquí ha dejado de usar términos de derrota. “Piensan que ganarán pero están equivocados. El gobierno golpista tendrá contra sí mismo la más enérgica y determina oposición que pueda sufrir”. Y ha añadido: “Llegamos al gobierno diciendo que nadie debería tener miedo de ser feliz, de tener esperanza. Durante 13 años realizamos un proyecto que promovió la caída de la desigualdad. Estoy segura de que la interrupción no es definitiva”.

Parafraseando al antropólogo brasileño Darcy Ribeiro, Rousseff ha dicho: “No me gustaría estar en el lado de los que se juzgan vencedores. La historia será implacable con ellos como lo ha sido en elecciones pasadas. Estoy segura de que les puedo decir: hasta aquí y poco más. O yo o alguien retomará este proceso”. Y con una voz quebrada, la sexta presidenta de la república brasileña se ha despedido del pueblo que la eligió dos veces.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

31 Agosto 2016

"Esta historia no acaba así. Estoy segura que la interrupción de este proceso por un golpe de Estado no es definitiva. Volveremos. Volveremos para continuar nuestro camino rumbo a un Brasil donde el pueblo es soberano", dijo este miércoles Dilma Rousseff, en su primera reacción tras ser destituida de la presidencia de Brasil.

Visiblemente afligida, la ex mandataria brasileña señaló: "Decidieron la interrupción del mandato de una presidenta que no cometió ningún crimen. Condenaron a una inocente y consumaron un golpe de Estado".

"Acaban de derrumbar a la primera mujer presidente de Brasil, sin ninguna justificación constitucional para el juicio político", afirmó.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

 

 

31 Agosto 2016

La historia dirá que el reloj marcaba la 13:36 del 31 de agosto de 2016 cuando llegó el final de la presidencia de Dilma Rousseff. Y con ese final, quizás el comienzo del ocaso definitivo del Partido de los Trabajadores (PT), la coalición liderada por Lula Da Silva que controló Brasil desde 2003.

El Senado dispuso este mediodía por amplio margen que la ahora ex mandataria fuera destituida de su cargo, mientras la Cámara se disponía a decidir si además sería impedida de ejercer puestos políticos durante un período de ocho años. En su lugar asumirá el vicepresidente Michel Temer, a cargo del Poder Ejecutivo el tiempo que duró el juicio político de la petista.

Rousseff no permaneció sola en el momento político más duro de su vida. En el Palacio de Alvorada miró atentamente los discursos que aliados y oponentes dieron minutos antes de la votación en el Senado. A su lado estaba su viejo amigo Lula Da Silva, jefe del PT y ex presidente brasileño, quien se halla en medio de la tormenta de corrupción que también contribuyó a golpear la imagen de Dilma.

En un primer momento, los senadores debían responder la pregunta: "¿La acusada cometió crímenes de responsabilidad y debe ser condenada con la pérdida del cargo y el impedimento para ejercer cargos públicos por 8 años?". Sin embargo, a pedido del PT, la segunda parte de la consulta fue hecha por separado.

Para la destitución, debían contarse 54 votos positivos. Pero para sorpresa de muchos, fueron 61 los senadores que se mostraron a favor de apartar definitivamente a la ex mandataria de la presidencia de Brasil. Sólo 20 legisladores apoyaron a Rousseff, en lo que marca un fuerte debilitamiento del PT en el juego político brasileño.

Temer, quien esta noche partirá rumbo a China, donde participará en el G-20, jurará esta tarde como nuevo presidente de Brasil, cargo que ejercerá hasta 2018.

La ahora ex presidente, suspendida de sus funciones desde que se instauró el proceso el pasado 12 de mayo, fue acusada de emitir tres decretos que modificaron los presupuestos sin autorización del Congreso y de contratar créditos con la banca pública en favor del Gobierno.

Las acusaciones se dieron en el marco de una grave crisis de credibilidad y en medio de escándalos de corrupción que no sólo afectaron a su gobierno, sino también al ex mandatario Da Silva y al PT. Ambas operaciones están tipificadas como "infracciones" en la Ley de Responsabilidad Fiscal, en vigor desde 2000, que reglamenta los artículos de la Constitución referidos a los presupuestos y en esos casos establece como pena la destitución y la pérdida de los derechos políticos por un lapso de ocho años.

En tanto, el mismo Senado dejó a Rousseff con un sabor agridulce al pronunciarse en contra de que sea inhabilitada durante ocho años para ejercer cargos políticos. Cuarenta y dos senadores se declararon a favor de la ex jefa de Estado, en tanto que 36 lo hicieron en contra de su continuidad en la vida política brasileña.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

30 Agosto 2016

Dilma Rousseff enfrenta a partir de este martes el veredicto del Senado sobre su destitución, al final de un juicio político que, según los sondeos entre los legisladores, despedirá a la izquierda en el poder de Brasil.

Combativa y por momentos sonriente, quedará para la historia la imagen de la presidente defendiéndose en una sesión maratónica y continua. "No acepten un golpe que en vez de solucionar, agravará la crisis brasileña", pidió Rousseff al pleno de 81 senadores.

La jornada promete ser extensa. Se iniciará a las 10 de la mañana (hora local, 13 GMT), y cada parte tiene hasta una hora y media para exponer su posición, con derecho a réplica de una hora. Además, cada senador puede hablar hasta un máximo de 10 minutos. Hasta el lunes, 59 legisladores se habían inscrito. Sumado a los recesos de almuerzo, y probablemente el de cena, totalizan más de 16 horas, por lo que la votación final sería en la madrugada del miércoles.

 

"Pido que voten contra el impeachment y en favor de la democracia", señaló Dilma en su defensa, luego de nueve meses traumáticos desde que se inició el primer pedido de impeachment.

Rousseff, primera mujer en alcanzar la presidencia de Brasil, fue suspendida del poder en mayo por acusaciones de maquillar las cuentas públicas. Su defensa aduce que las prácticas cuestionadas también fueron usadas de forma recurrente por gobiernos anteriores, sin que fueran castigados. La oposición argumenta que eso precipitó la crisis del país.

Desde entonces, su ex vicepresidente y ahora enemigo político, Michel Temer, gobierna el país de forma interina. "Soy obediente con las instituciones", afirmó, y aseguró que acompaña el proceso con "absoluta tranquilidad".

Si todo sale tal como pronosticaron los sondeos, Dilma será destituida y Temer será oficialmente el próximo presidente de Brasil hasta 2018, cuando se celebran nuevas elecciones. Para ello se requiere que 54 senadores (dos tercios de la Cámara) condenen a Rousseff. En dos votaciones previas realizadas en fases anteriores del proceso en la Cámara Alta, los que apoyan la destitución de Rousseff sumaron 55 y 59 votos.

Tal es el pesimismo en el Partido de los Trabajadores que ya está en marcha la redacción de un recurso para ser presentado ante el Supremo Tribunal Federal para intentar anular la decisión.

Un final trágico para esta ex guerrillera de 68 años, curtida de batallas, que gobierna Brasil desde 2010 y que heredó un país en pleno boom económico, motor de crecimiento en la región. En esos años dorados, el país fue elegido para celebrar los Juegos Olímpicos de 2016 y la Copa Mundial de Fútbol (2014).

Pero su imagen ha sufrido un fuerte desgaste a la par del deterioro de la economía, el crecimiento brutal del desempleo y la inflación.

Las revelaciones de una trama delictiva en torno a Petrobras, que le costaron a la petrolera más de USD 2.000 millones, fueron la gota que derramó el vaso.

"No esperen de mí el silencio de los cobardes", aseguró Dilma y convocó a "resistir y resistir". Pero su partido ya no tiene la misma convocatoria. La policía de San Pablo dispersó con bombas de gas lacrimógeno a varios miles de manifestantes que protestaban en la neurálgica avenida Paulista, mientras que unas 2.000 personas se convocaron en Brasilia al grito de "Fora Temer!" y "Volta Dilma!".

Su lucha fue casi en solitario. De la amplia coalición que heredó, uno a uno la fueron abandonando. Actualmente, tiene un apoyo de apenas un 13%.

La presidente suspendida acudió al hemiciclo acompañada del ex presidente Lula, considerado su padrino político, quien también se encuentra inculpado e investigado por varios casos de corrupción y obstrucción de la Justicia. El impeachment cierra cuatro ciclos de izquierda del emblemático Partido de Trabajadores (PT) en el poder.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Colombia: Policía se voló la cabeza de u…

Colombia: Policía se voló la cabeza de un tiro en local donde trabaja su expareja

Se trata de Edilberto Ortíz Correa de 32 años, un hombre perteneciente a las fuerzas...

Michelle Bachelet denunció torturas y ej…

Michelle Bachelet denunció torturas y ejecuciones en Venezuela

La Alta Comisionada de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, denunció que las fuerzas...

Miss Universo rompe su corona valorada e…

Miss Universo rompe su corona valorada en miles de dólares

Catriona Gray, Miss Universo 2019, estaba muy contenta disfrutando de una parada cuando se le...