Santa Cruz de la Sierra
18 Marzo 2015

Barcelona le ganó 1 a 0 al Manchester City y logró el pase a los cuartos de final de la Champions League. El conjunto catalán había ganado el encuentro de ida en Inglaterra por 2 a 1, resultado que le permitió jugar con mayor comodidad en el Camp Nou.

El equipo del Luis Enrique tuvo un primer tiempo arrollador. Messi se transformó en el conductor de un juego vertiginoso y preciso que generó el retraso en el campo del conjunto inglés. El rosarino tuvo una jornada destacada en la que pudo brillar con su lucidez para generar juego.

Messi y Neymar buscaron llevar el juego a las bandas para poder dañar por allí al City. Sagna y Kolarov, laterales del conjunto visitante, sufrieron los constantes desbordes del delantero brasileño y la sociedad que creó con el argentino e Iniesta en cada situación de ataque.

El ex jugador del Santos tuvo la primera posibilidad para abrir el marcador con un remate rasante que pegó en el palo y salió. Luego fue la "Pulga" el que pudo haber convertido cuando generó una pared con Iniesta y la terminó con un remate que contuvo Hart.

A los 31' llegó el único gol del encuentro. Messi condujo un contraataque desde la mitad de cancha, se frenó y levantó la cabeza para cambiar la pelota de frente. Por el sector izquierdo del área apareció Rakitić en soledad. El croata paró la pelota de pecho y cuando el arquero salió a taparle el remate, se la tiró por arriba de la cabeza y convirtió el 1 a 0.

El Barcelona conjugó precisión, dinamismo, vértigo, claridad, ubicación y marca. Logró contener a Yaya Touré, el cerebro del Manchester City, y apartar del juego ofensivo al "Kun" Agüero. La derrota parcial generó un enorme desconcierto en el equipo inglés que pudo revertirlo recién en el complemento.

En el comienzo del segundo tiempo, el City se adelantó en el campo de juego en búsqueda del empate. El partido se convirtió en un duelo de ida y vuelta donde predominó la ansiedad para tratar de definir de Agüero y Nasri, y la resistencia de Piqué y Mascherano en el fondo catalán.

El conjunto culé pudo soportar las llegadas de mayor peligro generadas por el equipo de Pellegrini y volvió a salir al ataque aprovechando los espacios que el City le daba a lo ancho y largo de la cancha.

La segunda mitad tuvo una figura destacable. La presencia de Joe Hart bajo los tres palos del Manchester City le permitió al equipo inglés no ser derrotado por una mayor diferencia. El número uno fue una de las figuras del partido y evitó que el Barcelona goleara en la noche del Camp Nou.

A los 77' Agüero encaró a Piqué y el defensor español le cruzó la pierna. El "Kun" se tiró ante el mínimo contacto y el árbitro cobró penal. El delantero argentino se encargó de ejecutarlo pero su remate fue atajado por Ter Stegen.

En los últimos minutos, Barcelona tuvo más de cinco oportunidades para ampliar el marcador. Hart se encargó de atajar todos los mano a mano que tuvo frente a Neymar, Suárez y Messi. El arquero del City fue impasable y recibió las felicitaciones de los jugadores del Barcelona, los dueños de la clasificación.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Mundodeportivo.com

12 Marzo 2015

La Uefa no anulará la tarjeta roja que vio el sueco Zlatan Ibrahimovic el miércoles en el encuentro entre el Paris Saint-Germain y el Chelsea de la Liga de Campeones de fútbol, según dijo hoy un portavoz del organismo a Sky Sports.

“No hay ninguna oportunidad”, dijo el portavoz de la UEFA a la cadena británica.

Ibrahimovic, del PSG, fue expulsado del duelo de octavos al ver una roja directa tras una entrada al brasileño Oscar. Tras el encuentro, en el que el equipo francés avanzó a los cuartos, los entrenadores de ambos equipos, Laurent Blanc y Jose Mourinho, aseguraron que la roja no fue justa.

El comité disciplinario de la Uefa se reunirá el próximo jueves para hablar de las sanciones, pero la suspensión de un partido por tarjeta roja es innegociable, aseguró el portavoz.

Ibrahimovic, la estrella del PSG, se perderá por lo tanto la ida de los cuartos de final.

Tras el 1-1 de la ida, el conjunto francés empató 2-2 con el Chelsea en la prórroga y avanzó a la siguiente ronda por el valor doble de los goles en campo contrario.

Redacción Leo.bo

Fuente: DPA

11 Marzo 2015

Tras el empate sin goles disputado en Ucrania, el Bayern Múnich y el Shakhtar Donetsk se dirimieron el boleto a los cuartos de final de la Champions League en el Allianz-Arena.  

La polémica decisión de William Collum, de sancionar la pena máxima y expulsar a Olexandr Kucher a los 90 segundos de iniciado el pleito, confirmó la hipótesis que aseguraba la posibilidad de entretenimiento. Con un remate cruzado, Thomas Müller impuso el 1 a 0 y facilitó la tarea del equipo bávaro.

El partido se disputó cerca de la zona defendida por Andriy Pyatov, por lo tanto, la llegada del segundo tanto alemán era cuestión de tiempo. Un cabezazo de Robert Lewandowski al poste y las constantes proyecciones de David Alaba fueron argumentos suficientes para imaginar una goleada local.

Después de media hora, una pelota parada le dio la posibilidad a Jerome Boateng de ampliar la diferencia. Tras la chance desperdiciada por el polaco, y el rebote otorgado por el arquero, el moreno anotó el 2 a 0 con plena comodidad. Sin dudas, la llave estaba definida en la primera etapa.

En el complemento, la magia de Franck Ribery generó que el monólogo se convierta en goleada, ya que el francés construyó una pared con Alaba y encaró a pura gambeta para sellar el 3 a 0. A pesar de la hermosa conquista del galo, el oportunismo de Müller hizo que el sabor dure poco, dado que el atacante de Weilheim capturó un flojo despeje de Pyatov e infló la red para concretar el 4 a 0. Absolutamente todo estaba teñido de azul y rojo.

Lejos de conformarse, los de "Pep" no mermaron su ritmo y continuaron humillando a los ucranianos. Un preciso centro de Rafinha y un potente cabezazo de Holger Badstuber conformaron la fórmula para la llegada del quinto. Como en su momento había ocurrido con el Barcelona, la perfección futbolística se mudó a Alemania.

Nadie se pudo reprochar absolutamente nada en el la entidad germana. Incluso Robert Lewandowski, quien se había perdido varias ocasiones, cerró su participación con el sexto grito local. Tras una exquisita habilitación de Bastian Schweinsteiger, el polaco completó la media docena.

La yapa perteneció a Mario Götze, quien capitalizó un contragolpe ideal para cerrar la llave con un histórico 7 a 0. Con el liderazgo indiscutido en la Bundesliga, donde le saca 11 puntos al Wolfsburgo y tras la demostración de contundencia en su casa, no hay dudas de que el Bayern Múnich es uno de los candidatos más firmes a quedarse con la Liga de Campeones..

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Mundodeportivo.com

11 Marzo 2015

Emoción, incertidumbre, vértigo, tensión, desazón. Todo eso y mucho más se vivió en Londres hoy. El PSG igualó 2 a 2 con el Chelsea y eliminó de la Champions League al conjunto de Mourinho. Luego de haber empatado 1 a 1 en París, los franceses lograron la clasificación a los cuartos de final en suelo rival.

Hizo falta que se jugara el tiempo extra para definir al dueño de la llave para ingresar entre los ocho mejores del continente europeo. El conjunto de Blanc luchó contra sus propios errores y un rival que, por momentos, logró ser más efectivo.

El minuto 31 del primer tiempo fue un punto clave en el desarrollo del partido. Ibrahimovic se fue expulsado por una patada a Oscar. El árbitro no lo perdonó y le sacó la roja directa. La ausencia del delantero obligó al PSG a jugar durante 85' con diez futbolistas.

El duelo lo comenzó ganando el Chelsea gracias a un gol de Cahill, que aprovechó una pelota que quedó a la deriva en el medio del área, y sacó un remate que dejó congelado a Sirigu. El 1 a 0 llegó a los 80' cuando el conjunto francés jugaba mejor que su rival y lograba tenerlo contra su arco.

Pero la reacción de los franceses fue inmediata. Un centro de Lavezzi le permitió a David Luiz ganarles a los defensores en el primer palo y meter un cabezazo potente que ingresó junto al palo izquierdo de Courtois y significó el 1 a 1.

Los 90' reglamentarios no alcanzaron para dirimir la serie ya que en la ida también habían igualado 1 a 1 y estaban empatados en el resultado global. En el tiempo extra se vivió la parte más emotiva de un encuentro que estuvo marcado por los constantes roces y discusiones entre los jugadores.

A los 94' Thiago Silva saltó para despejar un centro en el área del PSG y tocó la pelota con la mano. El árbitro no lo dudó y marcó penal en forma inmediata. Hazard cambió la infracción por gol y el Chelsea pasó al frente por 2 a 1.

Pero la tarde tendría más emociones y sería el mismo defensor brasileño el encargado de protagonizar el desenlace. A los 113' Thiago Motta envió un córner al área y Thiago Silva se elevó por sobre todos los defensores sacó un cabezazo que se metió en el segundo palo de Courtois. El banco del PSG estalló y se unió en un grito de alegría. El 2 a 2 marcó el pase del conjunto francés a los cuartos de final.

El gol del capitán brasileño dejó atónitos a los ingleses. El mismo jugador que había cometido un error que le costaba la clasificación a su equipo, se convirtió en héroe y logró, con su gol, la clasificación en Londres.

Mourinho se fue decepcionado de la cancha y Blanc abrazándose con sus jugadores. Los futbolistas del PSG se arrimaron al público francés y festejaron la clasificación con cánticos y saltos. El conjunto francés eliminó al Chelsea y viajará a París con la certeza de que jugará los cuartos de final de la Champions League.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: EFE

10 Marzo 2015

El Estadio Do Dragao se llenó para vivir una de las eliminatorias más igualadas de los octavos de final de la UEFA Champions League. Tras el empate en St. Jakob Park, ambos conjuntos llegaban con posibilidades de certificar el pase a cuartos. Y tanto Porto como Basilea repitieron estrategia. La presión del encuentro la tenían los portugueses y los suizos, descarados, salieron a robarles la pelota a los locales con una presión muy alta.

Las ocasiones de gol tardaron en llegar y en el primer cuarto de hora apenas aparecieron los arqueros. La primera situación de peligro, de hecho, se convirtió en el golazo de Brahimi: una falta peligrosa al borde del área que el argelino tocó por arriba de la barrera con una elegancia descomunal.

Tras el gol, una salida con excesiva fuerza de Fabiano hasta la puerta del área para despejar una pelota terminó con un choque entre el arquero y Danilo, y este último tuvo que salir en ambulancia con fuertes dolores en el cuello.

Con el 1-0 se llegó al descanso, y las posibilidades de meterse en la eliminatoria de los suizos se esfumaron apenas iniciado el complemento. Un remate con efecto de Héctor Herrera, al segundo palo, se transformó en el 2-0 y liquidó la serie.

Pero lo mejor estaría por llegar. Casemiro, que estaba cortando absolutamente todo en el mediocampo, se animó a probar de tiro libre a unos 35 metros del arco de Vaclik y soltó un latigazo impresionante para que la pelota termine en la red.

El partido cayó en su intensidad, con el Porto dominando la situación. Sin embargo, fue Aboubakar quien, tras una buena jugada individual, marcó el definitivo 4-0 que clasificó a los portugueses para la siguiente ronda del certamen.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Mundodeportivo.com

10 Marzo 2015

Para el Madrid, las probabilidades de eliminación eran comparables a las de morir aplastado por un piano. Quien no haya visto el partido no imaginará lo cerca que estuvieron las teclas de las cabezas de los jugadores, qué próxima la caja de resonancia, los pedales y la cola. La aritmética más simple nos indica que Cristiano evitó la catástrofe. Sus goles resultaron decisivos en una noche en progresiva degeneración, de lo penoso a lo ridículo.

El vigente campeón pasa a cuartos, pero se deja mucha credibilidad en esta valla. No hay disculpa. Las malas noches no lo son tanto. El sistema, mejor o peor, no justifica la dejación de funciones ante un rival de menor categoría, agigantado por la desidia de su rival.

Desde el primer instante nos quedó claro que el Schalke no era el equipo que conocemos y el Madrid, tampoco. Los alemanes tocaban y llegaban, dirigidos por el pequeño Max Meyer (1,69), un mediapunta de 19 años que ataca y reparte, un talento para apuntar en la agenda. Tan libre jugó Meyer durante todo el encuentro, tan liberado de marcaje alguno, que hubiera podido pintar un graffiti en las espaldas de Kroos y Khedira (sorprendente titular).

Hasta el gol de Fuchs (“zorro”, en alemán) nadie tomó en serio el asalto del Schalke. Desde hacía algunos minutos se escuchaban silbidos, pero todavía no había miedo en las gradas. Apareció poco después y llegó para quedarse.

El gol visitante no propició la reacción del Madrid, como tantas veces, sino que aumentó su confusión. El contagio fue general y Casillas lo acusó más que nadie. No se le recuerda un partido más desafortunado. Se le doblaron las manos en el remate de Fuchs y despejó de mala manera el tiro que propició el gol de Huntelaar. Tampoco mejoró su rendimiento en el disparo de Sane, ya en la segunda mitad, un chut colocado y duro, pero no tanto.

En los últimos minutos quiso redimirse con dos intervenciones notables, pero no serán tenidas en cuenta por todo el mundo. Quienes acechan a Iker desde hace años habrán encontrado motivos para justificar su persecución durante el próximo milenio.

Después de sobrevivir al primer acto gracias a los cabezazos de Cristiano, el Madrid regresó al campo dispuesto a zanjar la cuestión. El tanto de Benzema, un gol de pura insistencia (y talento), confirmaba esa impresión. Sin embargo, el Schalke volvió a ponerse en pie y empató el duelo. Creímos que sólo llegarían hasta esa frontera; volvimos a equivocarnos.

En el tramo final la voracidad de Huntelaar puso a los alemanes a un solo gol de la clasificación para cuartos. No lo marcaron, hubiera sido mucho. Sus miles de aficionados, sin embargo, vivieron el día perfecto: primavera en Madrid, paseo por el Retiro y victoria en el Bernabéu. Volverán cuando se sientan tristes.

Por cierto, regresó Modric. En él se concentra la esperanza del Madrid. Ahora mismo, no se nos ocurre otra.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Mundodeportivo.com

25 Febrero 2015

Después de caer derrotado en los octavos de final de la Champions League en las últimas cuatro temporadas, el Arsenal volvió a quedar en jaque al perder 3-1 como local ante el Mónaco.

Los Gunners, finalistas en 2006 y semifinalistas en 2009, van camino a repetir las decepciones en la primera ronda de eliminatoria de los últimos años. Barcelona, Milan y Bayern Múnich fueron sus anteriores verdugos y, esta vez, parecía que el Mónaco era un rival accesible.

El conjunto de Arsene Wenger no contó con todo el brillo que esperaba de su delantero estrella, Alexis Sánchez, y sufrió tres golpes letales en su valla.

La racha de tres victorias consecutivas se rompió. Volvió la maldición a Londres y Mónaco hizo daño. Geoffrey Kondogbia se encargó de abrir el marcador antes del descanso. Y en el complemento, el búlgaro Dimitar Berbatov, ex Tottenham y Manchester United, estiró la diferencia a dos goles.

Tocado en su orgullo, Arsenal salió en busca de acortar la diferencia para llegar con vida a la revancha y consiguió el descuento con el tiempo cumplido. Fue Alex Oxlade-Chamberlain quien le dio vida al conjunto inglés.

Sin embargo, los del Principado se dieron cuenta de que podían volver a marcar y Yannick Carrasco consiguió el 3-1 final para absoluta tristeza de los Gunners. El hechizo no se rompe y Arsenal parece estar condenado a la misma historia.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: EFE

25 Febrero 2015

El Atlético Madrid perdió 1-0 en su visita al Bayer Leverkusen por la ida de los octavos de final de la Champions League y tendrá que remontar en el Vicente Calderón si quiere seguir su aventura europea. Los españoles sufrieron la expulsión de Tiago (75') y la lesión de dos hombres.

En el minuto 57 llegó el único gol del partido. Maravillosa definición del turco Hakan Çalhanoğlu tras una preciosa jugada previa de Karim Bellarabi.

Para el equipo madrileño, el partido estuvo marcado por la lesión de dos jugadores en la primera parte. El brasileño Siqueira fue sustituido por Jesús Gámez (38') y justo después Saúl, que había recibido un golpe en las costillas, dejó su plaza a Raúl García.

Además de Tiago, el central uruguayo Diego Godín se perderá la vuelta del 17 de marzo por acumulación de amarillas.

El Atlético fue por el empate con el ingreso de Fernando Torres, que debutó en la Liga de Campeones con el rojiblanco, y el "Niño" estuvo cerca de marcar.

Sin embargo, el "Colchonero" sobrevivió en el último cuarto de hora sin Tiago y terminó valorando el resultado de cara a la revancha. Sabe que será difícil pero tiene posibilidades ciertas de remontarlo.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Informe-Comisión pide paralizar carreter…

Informe-Comisión pide paralizar carretera que va al Tipnis

La comisión del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza, que analizó el caso del...

La Paz-Caso Anapol: aprehenden a 2 repre…

La Paz-Caso Anapol: aprehenden a 2 representantes de empresas

Dos representantes de empresas que se adjudicaron la evaluación del ingreso de los postulantes a...

En Bolivia-Prefieren los vehículos entre…

En Bolivia-Prefieren los vehículos entre $us 18 mil y 30 mil

Los bolivianos demandan vehículos cuyos precios oscilan entre los 18 mil a 30 mil dólares...