Santa Cruz de la Sierra
11 Abril 2018

El Real Madrid se ha clasificado para las semifinales de la Champions con un gol de penalti marcado por Cristiano Ronaldo en el minuto 97. En ese momento la Juventus ganaba 0-3, lo que hubiera forzado la prórroga, pero su remontada se quedó en la orilla. El cuadro italiano empezó su escalada nada más arrancar el encuentro. En el minuto dos, un centro de Khedira tras una pérdida de Marcelo acabó en la cabeza de Mandzukic para abrir el marcador.

La Juventus metió entonces la directa con el impulso del gol y el partido se convirtió en un festival de ocasiones. Pudo hacer el segundo Higuaín en un par de jugadas y el empate también estuvo cerca en las botas de Bale e Isco, al que le anularon un gol por fuera de juego. El premio fue para la Juventus, que en el 37 calcó la jugada del primer tanto para poner el 0-2, también obra de Mandzukic. Con esta desventaja llegó el Madrid al descanso y Zidane agitó el banquillo. Entró Asensio y Lucas Vázquez por Casemiro y Bale. No sirvió de mucho.

En la segunda parte, la Juve siguió poniendo en peligro al Madrid y Matuidi, en el minuto 60, igualó la eliminatoria tras un grave error de Keylor Navas, que dejó escapar un centro que no entrañaba ningún peligro. Con el duelo enfilando la prórroga, el árbitro señaló un penalti después de que Benatia derribara a Lucas Vázquez dentro del área. Buffon fue expulsado por su encendida protesta. Cristiano metió el penalti en el minuto 97. Y el Madrid accedió a semifinales.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Elpais

10 Abril 2018

La Roma gestó una de las hazañas más grandes en la historia de la Champions League al levantarse de la lona luego del 4-1 en la ida contra el Barcelona, pero ahora ganar 3-0 en el Estadio Olímpico y convertirse en semifinalista.

La Loba dejó sembrado a Lionel Messi y a uno de los grandes favoritos para conquistar la Orejona. El milagro se gestó desde que al 6′ Edin Dzeko acercó al cuadro romano, al 58′ provocó el penal que acertó Daniele de Rossi, mientras que al 82′ Manolas se convirtió en el héroe de esta historia, el hombre que con un cabezazo provocó la locura en la capital de Italia.

Leo y el Barsa estuvieron irreconocibles, fallando pases de rutina. Despertaron hasta que tenían tres goles en la canasta, por eso al 91′ Ousmane Dembélé estuvo cerca del gol de la clasificación cuando el portero dejó el marco vacío al cortar con una barrida una ofensiva de Gerard Piqué, pero el francés mandó la pelota apenas arriba del travesaño.

Andrés Iniesta, incrédulo en la banca, observó la debacle de su equipo. El cerebro blaugrana había sido sustituido por André Gomes, un cambio muy extraño y que le acarreará aún más críticas a Ernesto Valverde.

Cuando sonó el silbatazo incluso los niños aficionados de La Roma soltaron en llanto, al igual que Allison y Stephan El Shaarawy. Un resultado épico, del que se hablará mucho y que le dará la vuelta al mundo. Lo más sorprendente, un resultado más que justo.

En el Estadio Olímpico de Roma también se esfumó la posibilidad de otro triplete ya que el Barsa se roba España al ser líder de LaLiga y finalista de Copa contra el Sevilla.

La Roma agobió al Barsa. Cuántas veces se ha visto que el Barcelona apenas generé 6 disparos contra 15 del rival, que los catalanes apenas terminen un partido con el 55 por ciento de posesión, pero estéril, sin poner en aprietos a sus contrincantes.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: mundodeportivo

04 Abril 2018

La escuadra de los ‘Reds’ necesitó de tan solo 30 minutos para sentenciar el partido y quizá la eliminatoria ante uno de los máximos candidatos.

El Manchester City de Josep Guardiola se encuentra al borde de la eliminación en la Champions League, luego de caer de manera estrepitosa en su visita 3-0 ante el Liverpool, conjunto que dio un gran primer tiempo con el que definió el partido y, quizá, la eliminatoria.

Los ‘Reds’ abrieron el marcador al minuto 12, cuando en un contragolpe letal fue Mohamed Salah el que terminó empujando el esférico al fondo de las redes.

Ocho minutos después, el conjunto local amplió la ventaja gracias a Oxlade Chamberlain, quien tomó el esférico en tres cuartos de cancha desde donde sacó un tremendo disparo que se incrustó en la portería del City.

Pero eso no sería todo ya que al minuto 31 el equipo de Anfield encontraría el tercer gol de la noche, cuando Mohamed Salah sacó una gran servicio desde la banda derecha para Sadio Mané, quien con un buen remate de cabeza puso el 3-0 parcial.

Ya en el complemento, el Liverpool sufrió el doloroso golpe de la lesión de Salah, quien tuvo que abandonar el campo de juego por molestias en la ingle. Su lugar fue ocupado por Georginio Wijnaldum.

El conjunto dirigido por Josep Guardiola tuvo la posesión del balón durante todo el segundo tiempo; sin embargo, fueron contadas las jugadas de cierto peligro las que hubieron en el área grande del Liverpool, equipo que finalmente se terminó llevando la victoria en casa.

De esta manera, el Liverpool dio un importante y sólido pase rumbo a las semifinales de la Champions League, aunque aún tendrá que visitar el Etihad Stadium la próxima semana ante un Manchester que seguro saldará a vender cara la derrota.

 Redacción: Leo.com

Fuente: mundodeportivo

04 Abril 2018

Gracias a un par de autogoles y a un par de goles más de Gerard Piqué y Luis Suárez, el FC Barcelona sacó un importante triunfo en casa 4-1 ante la Roma en el duelo de ida de los cuartos de final de la Champions League.

El equipo catalán fue el que dominó de manera amplia en la primera mitad del partido, aunque no lograba concretar las jugadas peligrosas. Hasta el minuto 38, cuando en una jugada colectiva, Andrés Iniesta quiso asistir a Lionel Messi, pero el balón fue desviado por Danielle de Rossi, quien finalmente terminó encajando gol en propia puerta.

La Roma estuvo a punto de empatar en el marcador, pero la polémica se hizo presente, pues cuando Pellegrini se disponía a entrar al área grande fue derribado por Umtiti, un penal que finalmente el árbitro decidió no marcar.

Ya en el complemento, el equipo italiano tuvo una jugada clara para empatar el marcador en una jugada donde Perotti no hizo un buen remate de cabeza y terminó mandando el balón desviado de la portería.

Por su parte, el cuadro catalán no perdonó y marcó el segundo tanto del encuentro al minuto 55, cuando después de un centro raso, Kostas Manolas metió el pie y marcó el segundo gol en contra para la Roma.

El Barcelona todavía marcaría el tercer tanto de la noche al minuto 59, cuando después de un disparo de Luis Suárez que fue rechazado por el arquero, Gerard Piqué aprovechó el rebote para empujar el esférico al fondo de las redes.

La Roma todavía pudo descontar en el marcador al marcar un tanto de visitante que les daba esperanzas para el partido de vuelta. Fue al minuto 80 cuando Edin Dzeko aprovechó un pase dentro del área para definir ante Ter Stegen.

Sin embargo, la alegría del esperanzador tanto duró apenas un par de minutos para la Roma, equipo que volvió a ver caer su portería al minuto 87 cuando Luis Suárez aprovechó un error en un rechace para marcar el 4-1 definitivo.

Con este marcador, el Barcelona prácticamente sentenció la eliminatoria y con ella su pase a las semifinales de la Champions League, aunque la siguiente semana deberá visitar Roma para finiquitar el trámite.

 Redacción: Leo.com

Fuente: mundodeportivo

03 Abril 2018

Un tanto tempranero del portugués Cristiano Ronaldo, que siempre marcó al Juventus con el Real Madrid, puso en ventaja al descanso al equipo de Zinedine Zidane, que se defendió ante el intento de reacción italiano y rozó el segundo con un disparo de Toni Kroos al travesaño.

Una centro de Isco Alarcón, la apuesta de Zidane para completar su once, lo remató con calidad cruzado Cristiano a los tres minutos del partido. El portugués extendió su racha marcando en todos los partidos de la competición.

Con este gol, ya son 13 los goles los que ha marcado Cristiano Ronaldo en lo nueves partidos de estación, es decir, el luso ha hecho goles en todos los partidos de la Champions en la actual temporada.

Incluso, la racha se prolonga a 15 goles en 10 partidos si se tiene en cuenta que CR7 marcó en la final de la Champions League en 2017, disputada en Cardiff, casualmente también ante la Juventus.

El Real Madrid pudo marcar el segundo con un remate plácido de Varane arriba tras un saque de esquina y un latigazo de Kroos que repelió la madera.

El Juventus presionó buscando el empate pero Keylor Navas se lució en su mejor ocasión, a los 23 minutos tras un remate a bocajarro de Gonzalo Higuaín.

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

06 Marzo 2018

En el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League entre el Paris Saint Germain (PSG) y el Real Madrid, el club blanco se impuso por 2 a 1 en su visita el Parque de los Príncipes, luego de haber conseguido con la ligera ventaja de 3-1 en el Santiago Bernabéu. Los locales extrañaron a su máxima figura, el brasileño Neymar, que fue operado por una fisura en el quinto metatarsiano del pie derecho. Los tantos los marcaron Cristiano Ronaldo y Casemiro, para los visitantes y Edinson Cavani para los locales.

El conjunto parisino salió con todo en busca de la victoria. Con Ángel Di María como enlace y Cavani y Kyllian Mbappé como puntas más definidos. Pero las intenciones de ataque morían con la firme defensa del cuadro madrileño que supo controlar las embestidas del rival con facilidad.

Pero más allá de las situaciones, el Real Madrid se notaba cómodo con y sin la pelota. Justamente sin el dominio del balón fue que tuvo la posibilidad más clara del encuentro. Un pelotazo de Marcelo para Karim Benzema dejó al francés cara a cara con el arquero, pero éste pudo desviar el balón al tiro de esquina.

El PSG tuvo su opción a los 40 minutos cuando Mbappé se tiró al medio y asistió a Di María para que defina cruzado. Keylor Navas se quedó con la pelota en su primera intervención importante. Dos minutos después el delantero francés se filtró ente la defensa "Merengue", pero el portero costarricense volvió a tapar el disparo.

En el complemento, el PSG se adueñó de la posesión y dejó espacios en defensa que aprovecharon los españoles. A los 5 minutos Cristiano Ronaldo cabeceó un centro de Marcelo y la pelota se fue rozando el palo derecho de Aréola. Un anticipo de lo que sucedería a la siguiente jugada.

Marco Asensio le robó el esférico a Dani Alves en la salida y emprendió una contra que continuó con una corrida veloz y un pase filtrado para Lucas Vázquez, quien centró al área para que Ronaldo salte más que su marca y de cabeza establezca el 1-0.

Ese tanto fue letal para los dirigidos por Unai Emery que se desarmaron tácticamente y cayeron anímicamente. Si algo les faltaba era la expulsión de Marco Verrati a los 20 minutos por doble amonestación.

Cuando todo parecía terminado, apareció Javier Pastore, que había ingresado en el complemento. El argentino cabeceó un centro al área que se desvió en un futbolista del Real Madrid, luego en Cavani y desconcertó a Navas para el 1 a 1. Pero ese grito no significaría nada.

A 10 minutos para el final, un nuevo contragolpe expuso al PSG. Una corrida de Cristiano Ronaldo dejó a Casemiro sólo dentro del área. El brasileño remató, su tiro se desvió en su compatriota Marquinhos y dejó bailando a Aréola mientras el balón ingresaba lentamente al arco para el 2-1.

El resto fue un show del Real Madrid que pudo haber marcado uno más de no ser por la falta de precisión de Karim Benzema, quien se fue reemplazado por Garteh Bale y de Marco Asensio. El marcador final fue 2-1 y los de Zidane demostraron porqué vuelven a ser candidatos al título de Champions League.

Sin Neymar, el PSG fue un equipo pálido, sin ideas y con poco juego que ahora deberá jugar el resto de la temporada por obtener el título de la Ligue 1 y el de la Copa de Francia. Por su parte, el Real Madrid aguardará al 16 de marzo para conocer a su rival en los cuartos de final de la Liga de Campeones, certamen que ganó en las últimas dos ediciones.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: mundodeportivo.com

17 Octubre 2017

Real Madrid empató en casa 1-1 ante Tottenham por la tercera fecha del Grupo H de la Champions League en el Santiago Bernabéu. Rafael Varane en contra, y Cristiano Ronaldo marcaron los goles del partido.

Tres paradas salvadoras de Keylor Navas evitaron la derrota de un Real Madrid sin puntería ante el Tottenham en el Santiago Bernabéu (1-1), en el cuarto tropiezo en seis partidos de local esta temporada del equipo de Zinedine Zidane, que disparó en trece ocasiones y solo fue capaz de marcar de penalti.

Real Madrid se ha convertido en el Santiago Bernabéu en un equipo tan dominador como impredecible. Después de las lecciones ligueras ante Betis, Valencia y Levante, con pinchazos de los que se debía aprender, llegaba la primera "final de grupo" como la bautizó Zidane en Champions League ante un Tottenham parapetado en defensa de cinco pero que supo hacer sufrir al campeón de Europa.

No le tembló el pulso a Zidane para apostar por Achraf en el lateral derecho, huérfano sin Carvajal, cuando todos esperaban a Nacho. Respeto a las demarcaciones por encima de la edad. Los 18 años del jugador le dan un descaro que le llevó a ser protagonista del inicio. Encarando siempre, sacando centros. El primero lo estrelló en la madera Cristiano Ronaldo de cabeza y el rechace lo cruzaba en exceso Benzema con todo para marcar.

Nacía un partido trepidante con el ritmo esperado entre dos equipos que aseguraban espectáculo ofensivo. La defensa de cinco de Mauricio Pochettino con Vertonghen chirriando de lateral izquierdo sin recorrido era un mensaje engañoso. El peligro arriba lo representaba Kane, escoltado por Fernando Llorente, y Aurier fue un peligro continuo por el costado derecho.

Cristiano jugaba su partido con hambre de gol y de enganchar una buena racha. Con Benzema como su mejor socio, la pegaba tras un gesto técnico del francés engañando a todos para dejar pasar el balón, y el disparo cruzado acariciaba de nuevo el poste. Los avisos del Madrid no dejaron gol y le llegó el turno a un Tottenham que buscaba un triunfo de prestigio para dar un salto de calidad.

Kane avisó con un testarazo picado tras córner ante el que se lució Keylor Navas, rápido de reflejos. Cada saque de esquina era rematado por un Tottenham con más centímetros. Fernando Llorente esperaba la suya y, mientras, pedía penalti en una clara acción para marcar. Casemiro tocaba balón y arrastra al delantero.

Los amagos acabaron en golpe y a los 28 minutos la enésima subida de Aurier con centro, lo buscó Kane sin éxito y en la marca, fue Varane el que impulsó sin querer el balón dentro de su propia portería. Otro partido con el viento en contra para el Real Madrid. No había noticias de Isco y su equipo echaba de menos su magia.

Apareció para asociarse con Cristiano y probar a Lloris. Era el inicio de las oleadas blancas. Subidas de Marcelo, otro fallo en el remate de Benzema tras pase milimétrico de Modric y un golpe de efecto antes del descanso. Kroos era derribado dentro del área por Aurier y Cristiano chutaba con seguridad, engañando a Lloris.

Asomaba una segunda mitad de alta intensidad con el Real Madrid saliendo por el triunfo y una posterior reacción del Tottenham para acariciar la proeza. Se mantuvo gracias a la seguridad de Lloris y el error en el remate de Benzema. Su tercera clara llegaba a los 53 minutos y cabeceaba centrado para ver como su compatriota evitaba el gol con las piernas y teñía de negro su noche.

De nuevo el Bernabéu asistía atónito a un vendaval ofensivo sin gol. Trece disparos, seis a puerta y solo capaz de marcar desde el punto de penalti. Cristiano no paraba de intentarlo. Chutaba arriba de zurda, con potencia de derecha tras un gran control para paradón de Lloris y en una gran acción en carrera, con dos túneles a rivales, probaba con un latigazo que sacaba abajo el portero francés. Su orgullo era la esperanza blanca.

El apagón momentáneo tras tanto ímpetu permitió al Tottenham estirar líneas. Fue cuando emergió la figura de Keylor Navas. Le sacó un mano a mano a Kane en la jugada que marcaría el partido. El remate del matador iba ajustado al palo para adelantar a su equipo. Poco después volaba al remate escorado de Eriksen.

El campeón andaba medio noqueado, sin encontrar vías de entrada ante la solidaria defensa inglesa. La aparición de Marcos Asensio, que chutó el primer balón que tocó, y la posterior entrada de Lucas no cambiaban el panorama. El Real Madrid tiene un problema en el Bernabéu al que debe buscar soluciones futbolísticas con urgencia.

Redacción: Leo.com.bo                              

Fuente: EFE

27 Septiembre 2017

El París Saint-Germain, el mejor representante de la clase adinerada de clubes candidatos a derribar la jerarquía del fútbol europeo, dio hoy un golpe de efecto ante el Bayern de Múnich (3-0), uno de los exponentes de la aristocracia que tiembla ante el aliento de los revolucionarios.

Si el duelo de la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones podía leerse en términos de puja entre el viejo y el nuevo régimen, la escuadra capitaneada por Neymar obró su particular toma de la Bastilla.

El PSG, que nunca ha superado las semifinales de la máxima competición europea, desarboló a un equipo con cinco coronas continentales, gracias a un gol de Dani Alves a los 2 minutos, otro de Cavani en el 31 y la puntilla de Neymar en el 63. Un triunfo que les coloca como favoritos para acabar en cabeza del grupo B.

Cierto que el Bayern tuvo más el balón (casi 70 % de posesión) y mereció algún tanto, pero su dominio fue tan inocuo como eficiente la contra parisiense.

Todavía es pronto para saber si la revuelta franco-catarí cuajará y acabará descabezando reyes en Europa. En París nadie olvida que en marzo pasado humillaron al Barcelona (4-0) en el mismo escenario antes de sufrir en el Camp Nou un correctivo histórico (6-1).

Pero ante el vértigo que imponen Neymar, Mbappé y Cavani -bautizados ya como la MCN-, una tripleta de oro, tanto por su valor deportivo como por su coste financiero, el Bayern pareció un equipo decrépito, sin aliento y anquilosado.

"Mañana Europa será roja y azul", rezaba una enorme banderola en el fondo norte del Parque de los Príncipes, una grada alentada por la plebe esperanzada en que la chequera del golfo Pérsico les llevará a sus ilusiones y espoleada por Neymar, a punto de ser venerado como un mesías.

Cada vez que el balón rozaba sus botas la grada retenía el aliento y se activaba el toque de corneta que secundaban con obediencia casi castrense Mbappé y Cavani.

Cierto que los parisienses remaron con el viento a favor tras el tempranero gol de Alves que obligaba a los germanos a vivir peligrosamente.

El defensor exbarcelonista recibió un buen balón de Neymar, que se había deshecho de dos defensores en una internada por la izquierda y encontró a su compatriota y amigo libre de marca y en posición envidiable para abrir el marcador entre las piernas de Ulreich, lejos de tener la misma contundencia que el lesionado Manuel Nauer.

Los alemanes se lanzaron en busca del empate y pusieron en aprietos a los locales en varias ocasiones, sobre todo en una de Javi Martínez en el minuto 18 que obligó a estirarse a Areola.

A cambio, dejaron espacios, pan bendito para la MCN que dispuso de varios contragolpes. Hasta que Mbappé logró trenzar uno bueno, combinar con Cavani y permitir al uruguayo lograr su décimo gol de la temporada, el tercero en la Liga de Campeones.

Con los dos cambios tras el descanso de Ancelotti, que dejó en el banquillo James Rodríguez y a Corentin Tolisso, cambiaron el guión del duelo. El Bayern siguió resignado a colgar balones al área francesa (hasta 52 centros laterales sumaron los alemanes) y temblar en cada contra.

Sobre todo cuando las conducía Mbappé, pletórico de rapidez y potencia, que tras haber servido el segundo a Cavani regaló el tercero a Neymar, tras acariciar el balón para sentar a Alaba y dejar el esférico franco para el brasileño.

El joven francés, de 18 años, emerge cada día, ajeno al duelo de egos que mantienen sus otros dos socios de ataque. El Parque de los Príncipes lo reconoció con una ovación impresionante cuando en los estertores del partido cedió su puesto a Ángel di María.

En tierra quedaron las tropas bávaras, avivadas las dudas que arrastra en una temporada en la que no se encuentra, no domina en su país y se ha visto desarbolado en Europa.

Exultantes las milicias parisienses, que ahora ya saben que el castillo al que aspiran parece al alcance de su ambición.

3- París SG: Areola; Dani Alves, Marquinhos, Thiago Silva, Kurzawa; Verratti (Draxler, m.89), Thiago Motta (Lo Celso, m.86), Rabiot; Mbappé (Di María, m.79), Cavani, Neymar

0- Bayern Múnich: Ulreich; Kimmich, Sule, Javi Martínez, Alaba; Tolisso (Rudy, m.46), Thiago Alcántara, Vidal; Müller (Robben, m.69), Lewandowski, James Rodríguez (Coman, m.46)

Goles: 1-0, m.2: Dani Alves; 2-0, m.31: Cavani; 3-0, m.63: Neymar

Árbitro: Antonio Mateu Lahoz (ESP), amonestó al local Verratti y a los visitantes Kimmich, Vidal, Thiago Alcantara y Rudy.

Incidencias: Encuentro de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Parque de los Príncipes de París ante unos 60.000 espectadores.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: mundodeportivo.com

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...