Santa Cruz de la Sierra
24 Enero 2017

La auxiliar de vuelo Ximena Suárez Otterburg, una de las seis personas que sobrevivieron a la catástrofe del vuelo 2933 que transportaba al equipo Chapecoense, lanzó una campaña que pretende recoger fondos que le permitan su supervivencia.

"La mayor parte de mi vida trabajé como tripulante de cabina (…), el motivo por el cual pido ayuda es porque a raíz de esto no podré trabajar y seguir con mi vida normal ya que presento problemas psicológicos y físicos", escribió la propia Suárez en la plataforma GoFundMe, donde se pueden realizar donativos.

En su estado actual le será difícil volver a trabajar, pues tras el accidente del pasado 28 de noviembre, en el que murió casi la totalidad de la tripulación, la joven sufrió una fractura en la mano derecha, se lesionó el tobillo derecho y recibió múltiples heridas en el cuerpo.

La joven de 28 años tiene dos hijos pequeños, a los que mantiene y cuida, por lo que para crear la campaña -que tiene como meta recolectar 100 mil dólares-  recibió ayuda de una hermana residente en Miami, Estados Unidos.

La campaña lanzada hace menos de 48 horas sólo ha recogido 30 dólares, por lo que sin dudas a la joven le será difícil volver a los estudios de Ingeniería de Control que cursaba en la universidad Gabriel René Moreno de Bolivia, al tiempo que trabajaba para la aerolínea Lamia.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Infobae

08 Diciembre 2016

Los homenajes se multiplican. Las conclusiones van saliendo a la luz. Y todo un pueblo –el de Chapecó, pequeño municipio del estado brasileño de Santa Catarina– apenas encuentra consuelo. Ya pasaron varios días del terrible suceso que costó la vida de 71 personas y dejó a seis heridas, en aquella trágica noche del 28 de noviembre en las afueras de Medellín, Colombia. Pero nadie se olvida de Chapecoense, de su plantel desgarrado, de todas las historias que se van tejiendo desde la caída del vuelo 2933 de LaMia.

Ya tuvo lugar el multitudinario homenaje en el estadio Arena Condá e incluso el lunes se confirmó que el equipo verdiblanco será proclamado campeón de la Copa Sudamericana, gracias al altruista gesto de Atlético Nacional. Se supo, además, que la empresa chartera LaMia –creada en Venezuela y luego trasladada a Bolivia– ya no tiene el permiso necesario para volar. Tarde... Mientras se empiezan a develar detalles de lo sucedido en la aeronave, el experimentado Carlos Rinzelli –54 años, piloto e instructor de Austral con más de 13.000 horas de vuelo– explica paso por paso las razones de la tragedia.

–Carlos, ¿qué es lo primero que le llamó la atención de este hecho?

–Inicialmente nos informamos de que el avión se precipitó a tierra habiendo manifestado una falla eléctrica. Pero un problema de ese tipo, de la magnitud que sea, no debe derivar en semejante tragedia. Ahora bien, que tenga una falla en los motores por falta de combustible, sí deriva en una pérdida eléctrica. No tenía combustible: ésa fue la causa original. Al ver los restos me cerró todo. Cuando un avión se precipita pueden pasar tres cosas: se incendia, explota o ambas. Para que se incendie tiene que haber presencia de combustible. Y no había.

–¿Cuándo arrancó el desastre?

–Con la mala elaboración del plan de vuelo, casi negligente. Vos debés evaluar cuánto vas a tardar en línea recta hasta tu destino, elegís un nivel de vuelo, sabés la cantidad de pasajeros y en función de la operatividad del avión empezás a elaborarlo. Incluso seleccionás uno o dos aeródromos de alternativa, por si no podés aterrizar en el lugar de destino. Por eso hay que cargar combustible adicional y, además, otro de contingencia. Pero en el plan de vuelo que se presentó en Bolivia, no se contempló. Una locura.

LUTO EN EL FUTBOL

Chapecoense se había ganado los corazones del ambiente futbolero incluso antes de la tragedia. Club humilde, de imparable ascenso en los últimos años, llegaba a su primera final internacional. Eliminó a Independiente y a San Lorenzo en su camino hacia la definición, y estaba listo para obtener la ansiada Copa Sudamericana. Hasta que sobrevino la fatalidad. Evitable, según todas las voces que se alzan. Como la de Erwin Tumirí, el técnico aeronáutico que logró sobrevivir. “Nadie sabía lo que estaba pasando en ese momento. Todos creíamos que íbamos a aterrizar normalmente: nos habían avisado que nos abrocháramos los cinturones. Nadie se lo esperaba... Por eso no hubo gritos. Los pasajeros estaban totalmente distendidos, jugando a las cartas, mirando películas... Dijeron que me había salvado por seguir el protocolo, la posición fetal, pero no es cierto. Nunca nos dijeron que estábamos en emergencia”, reveló Erwin, uno de los seis rescatados con vida.

–Carlos, cada día aparecen nuevos indicios de la irresponsabilidad con la que se actuó. ¿Alguna vez vio algo así?

–Nunca. Y no lo voy a ver más. Mirá: cuando vos empezás tu carrera de piloto, lo primero que te dice el instructor, a los diez minutos, es que la única alternativa válida de un vuelo es el combustible. Porque mientras tengas combustible podés maniobrar.

–¿Y por qué este piloto (el boliviano Miguel Quiroga) no tuvo en cuenta algo tan básico?

–Creo que acá hubo una pérdida de conciencia situacional. LaMia era una compañía chartera. Y vos me dirás: “¿Eso qué tiene que ver?”. Cuando contratás un chárter –y sobre todo un club de fútbol–, lo primero que pedís es que el vuelo vaya directo, sin escalas. Pero éste era un vuelo largo: casi cuatro horas y media. Una enormidad. Cualquier cálculo que hagas amerita una escala. Te reabastecés y vas con tranquilidad al destino. Por eso no se entiende. No podés pensar que el piloto va a arriesgar así la vida de tantas personas. Y lo insólito: cuando está por llegar y le piden hacer una espera, ya con el combustible al límite, nunca avisa que no puede. Debe informarlo al instante.

–¿Por qué no lo hizo? ¿Quería evitar un castigo posterior en caso de haber aterrizado?

–Por eso hablo de pérdida de conciencia. Cuando tenés una contingencia así –que no es común, por otra parte–, aterrizás, viene el control de aeronáutica, contás qué problema tuviste, te ordenan repararlo y ahí terminó el tema. Acá, para decirlo de modo médico, hubo mala praxis. Cuando él declara la emergencia, al principio la disfraza. Dice “tengo falla eléctrica con falta de combustible”, cuando simplemente tendría que haber avisado que no tenía combustible. Este accidente se podía haber evitado desde el minuto uno. E insisto con el plan de vuelo: cuando lo presenta en Santa Cruz de la Sierra, no lo hace para que vaya a un cajón: ¡lo tienen que chequear las autoridades! ¿Cómo le pusieron el sello? Hubo una cadena de irresponsabilidades.

–A esta compañía le habían negado la habilitación en Venezuela.

–Exacto. Habrá que hacer un estudio profundo de las restricciones y exigencias de la administración aeronáutica boliviana. Ahora LaMia perdió el certificado, pero debería haber sido antes. Tenía tres aviones y volaba uno solo... A veces los accidentes marcan una bisagra, por algún motivo. Pero esta vez ni eso, porque hubo una cuestión tan anormal que no sirve ni para el estudio.

–¿Cuán seguro es volar hoy en día?

–En la Argentina no hay ningún problema. La actividad aeronáutica está súper reglamentada, absolutamente controlada. Quizás tenemos alguna demora en el recambio tecnológico de los equipos de comunicación, pero eso se suple con el sentido común y la capacidad del personal.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Gente

03 Diciembre 2016

Chapecó recibe los cuerpos de sus futbolistas muertos en un accidente aéreo de Medellín, para rendirles un tributo multitudinario en el estadio donde este pequeño equipo del sur de Brasil había ganado notoriedad continental.

Dos Hércules-130 de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) se posaron con pocos minutos de diferencia, a partir de las 09:45 (hora local), con los restos de los 50 futbolistas y directivos del club repatriados desde Colombia.

El primer arribo fue saludado por una salva de fuegos artificiales en el Arena Condá, que empezó a llenarse desde las primeras horas de la mañana, pese a la lluvia torrencial.

Los ataúdes empezaron a ser sacados de los aparatos con escoltas militares, bajo los aplausos de los allegados de las víctimas admitidos en el lugar.

Desde allí fueron conducidos en procesión hasta al estadio donde el equipo vivió horas memorables de la epopeya que los convirtió en finalistas de la Copa Sudamericana, un sueño que se estrelló en las montañas de Medellín.

La población se encuentra presente, tanto en el estadio como en sus alrededores, con sus casacas verdes cubiertas por chubasqueros.

"Vinimos porque el Chapecoense está en nuestro corazón, es nuestra familia. La lluvia no nos ha parado porque teníamos muchas ganas de despedirles", aseguró Patricia Carraro, una cajera de 32 años, que iba a la ceremonia acompañada por su familia.

Convertido ahora en un gigante tanatorio al aire libre, en el césped del Arena Condá se ultimó el viernes la instalación de unas carpas metálicas en el área de una portería desaparecida, adonde solo podrán acceder 2.000 personas, familiares y allegados de los fallecidos.

El club estima que podrían congregarse unas 100.000 personas llegadas de varios puntos de esta próspera región industrial al oeste del estado de Santa Catarina. La gran mayoría, sin embargo, debe seguir el velatorio desde el exterior, a través de dos pantallas gigantes.

Con una capacidad acorde para este club, las gradas del Arena Condá sólo tienen capacidad para 19.000 espectadores. Y quienes ingresen al estadio no podrán acercarse a los ataúdes en el césped.

A la complicada gestión de la muchedumbre, se suma el protocolo de recepción de las diferentes autoridades y figuras del fútbol que acudirán a mostrar su pesar por el mayor accidente aéreo del deporte mundial.

El presidente Michel Temer llegó al pequeño aeropuerto local una hora antes para reunirse con familiares. Varias personalidades confirmaron su presencia, como el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y el seleccionador de Brasil, Tite.

La gran mayoría de los 71 fallecidos en el accidente serán velados en el estadio. Los otros eran tripulantes del avión o periodistas de grandes medios que fletaron vuelos para trasladar los cuerpos.

Tras la ceremonia, las familias podrán viajar con sus fallecidos a sus lugares de origen, ya que la mayoría del plantel era de fuera de Chapecó.

El accidente se produjo la noche del lunes cuando el avión que transportaba al plantel del Chapecoense que iba a jugar la primera final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional de Colombia, se estrelló cerca de Medellín.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

01 Diciembre 2016

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) reiteró este jueves que sus actividades están suspendidas por luto y calificó de "falsos rumores" las informaciones que circulan sobre la final de la Copa Suramericana, que iba a jugar el brasileño Chapecoense antes de que se estrellara el avión que lo trasladaba a Colombia.

"Ante una serie de falsos rumores que estarían circulando en redes sociales respecto a la final de la Copa Suramericana, la Confederación Sudamericana de Fútbol reitera que todas sus actividades están suspendidas por luto", dice el comunicado del ente, con sede en Asunción.

La institución hizo además un llamado a los medios de comunicación "para guardar prudencia en su actividad periodística, a fin de evitar generar confusión y mayor daño a todos los afectados en un momento tan doloroso". "Es imperioso respetar el duelo de los familiares de las víctimas, respetarlos en su dolor y apoyarlos desde cada uno de nuestros lugares", dijo la Conmebol.

Tras el accidente aéreo en las cercanías de la ciudad colombiana de Medellín, en el que murieron 71 personas, la Conmebol anunció que suspendía todas sus actividades "hasta nuevo aviso".

El avión, de la compañía boliviana Lamia, transportaba a la delegación del Chapecoense que se dirigía a Medellín para disputar el miércoles el partido de ida de la final de la Copa Suramericana con el Atlético Nacional.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: EFE

01 Diciembre 2016

Un equipo de expertos de Medicina Legal y de la Fiscalía completó este miércoles casi 24 horas de trabajo continuo para identificar a las víctimas del vuelo LaMia CP-2933, que se estrelló el lunes en Antioquia con 77 personas a bordo, entre ellas 19 jugadores del club de fútbol Chapecoense.

El proceso se aceleró porque los forenses no necesitaron cotejar el ADN de los familiares con los cuerpos. Hasta este miércoles en la noche, 59 ya estaban identificados (52 brasileños, 5 bolivianos, 1 paraguayo y 1 venezolano).

El director del Instituto Nacional de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, explicó que esta tarea se logró trabajando sin descanso y con cotejo dactiloscópico: comparar las huellas dactilares de los cadáveres con las bases de datos suministradas por los gobiernos de Brasil y Bolivia.

“Las huellas fueron nuestra mejor fuente de información, que procesaron médicos patólogos, forenses, antropólogos y odontólogos, con el apoyo de laboratorios de genética, química y biología”, detalló.

El trabajo dactiloscópico se logró porque los cuerpos llegaron al laboratorio de Medicina Legal en buen estado, aunque no para el reconocimiento por parte de familiares.

Julio Glinternick Bitelli, embajador de Brasil en Colombia, señaló que en un comienzo se pensó en que las familias de las víctimas tendrían que desplazarse hasta Medellín para cotejar su ADN con los cuerpos, pero no fue necesario.

“A los familiares se les dio la libertad de decidir si querían viajar o no. Muchos prefirieron quedarse en Brasil y esperar la repatriación de sus seres queridos. En eso se está trabajando de manera muy fuerte”, añadió.

Para apoyar el proceso, expertos de la Policía Federal de Brasil llegaron este miércoles a la capital antioqueña; también arribarán dos aviones Hércules de la Fuerza Aérea Brasileña para despegar con los cuerpos y llevarlos a Chapecó.

Kristian Kruger, director de Migración Colombia, contó que luego de la identificación, la Registraduría hará los certificados de defunción y que están a la espera de aviones de la Fuerza Aérea de Bolivia y de Brasil para repatriar a las víctimas.

Precisamente, el envío de los cuerpos a sus lugares de origen comenzaría desde hoy, en coordinación con autoridades colombianas, de Bolivia y Brasil. Por ello también se aceleró la congelación y preparación de los cadáveres

La familia del piloto Miguel Alejandro Quiroga Murakami, fallecido en el accidente junto con otras 70 personas, espera hoy sus restos en Brasil.

Denise Pinto, cuñada del piloto, dijo: “Nosotros estamos en una nebulosa, sabemos lo difícil y complicado que es todo este proceso de repatriación; además estamos impedidos de cierta manera de trasladarnos hacia Medellín porque vivimos en zona selvática”.

Aunque Quiroga vivía en Santa Cruz, cuando tenía tiempo libre visitaba a su familia en Epitaciolândia (Brasil), la frontera con Bolivia, un sitio alejado, selvático y sin conexión aérea. Hasta allí esperan que trasladen su cuerpo.

Gilberto Batisteyo, representante de familiares de las víctimas, manifestó que una comitiva en la que viajaron los médicos legistas del gobierno de Brasil, funcionarios de la alcaldía de Chapecó y familiares de algunas víctimas, aterrizó este miércoles en la mañana en Rionegro

“Los médicos están acompañando a los sobrevivientes en los tres hospitales. Nosotros estamos dando el mayor apoyo posible para que consigamos concluir el reconocimiento y hacer el traslado de todos a su destino”, añadió.

El canciller de Brasil, José Serra, quien arribó a Medellín para acelerar tanto el proceso de repatriación como de investigación, confirmó que tres aviones de la Fuerza Aérea Brasileña están listos para recoger los cuerpos.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: El Tiempo

30 Noviembre 2016

“El avión se apagó por completo y tuvo un fuerte descenso, seguido de un gran impacto”. Con estas palabras la azafata del RJ85, de la empresa LaMia, de Bolivia, Ximena Suárez, narró el final del vuelo y, de paso, el sueño del equipo de fútbol brasileño Chapecoense, que arribaba lleno de optimismo a Medellín para disputar la final de la Copa Suramericana ante Nacional.

Al conocerse la noticia, en Medellín, donde todo era fiesta entre la hinchada verde, que también soñaba con ganar el trofeo, el ambiente se transformó en angustia y gran gesto de solidaridad de los seguidores del Nacional y toda la ciudad con las víctimas de la tragedia y sus familiares.

Al apagarse, la aeronave se vino al piso y se partió en pedazos. De sus 77 ocupantes sobrevivieron 6. Uno de ellos murió en el lugar momentos después de ser socorrido, mientras que los seis restantes se recuperaban anoche en distintos centros asistenciales del Oriente antioqueño.

Pese al impacto y a sufrir serias lesiones, Jimena se mantuvo consciente y narró ese instante final a los socorristas que la recogieron pasadas las 12:30 de la madrugada, 2 horas y 15 minutos después de que la torre de control del aeropuerto José María Córdoba de Rionegro perdió contacto con la aeronave, luego de que esta diera dos vueltas sobre el terminal, mientras esperaba orden para aterrizar.

El avión cayó sobre una de las lomas del cerro Gordo, de La Unión, cuya altura máxima es de 2.400 metros.

Con los bomberos de El Retiro, una de las primeras autoridades que se hizo presente en el sitio fue el comandante del batallón Juan del Corral, de Rionegro, coronel Wilson Cardoso Ulloa, quien relató a EL COLOMBIANO, que llegó al lugar antes de las 12:00 p.m., que al momento del accidente la bruma era tan densa que impedía ver más allá de unos cuantos metros. Antes que los organismos de socorro llegaran al sitio, finqueros y policías de una base cercana acudieron a la zona para socorrer a posibles sobrevivientes.

Era tan densa la niebla que los socorristas, policías y militares se movían en absoluto silencio para identificar algún tipo de lamento.

Entre el bosque y un potrero, EL COLOMBIANO encontró, en esa madrugada gélida, una estela de objetos diseminados por todos lados. Entre el fuselaje y las latas retorcidas de la aeronave también se observaban los cuerpos, muchos de ellos despedazados de los deportistas, tripulación y acompañantes, entre los que figuraban 20 periodistas.

Luego de que los enfermeros del Ejército y los que llevaban los bomberos empezaron a sacar a los heridos y trasladarlos a las ambulancias, debido a lo fangoso del terreno, tuvieron que recurrir a vecinos del sector, que con camionetas 4x4 ayudaron a remolcar las ambulancias que quedaron atrapadas en el barro.

Con el paso de los minutos llegaron más organismos de socorro y autoridades de Medellín y otros municipios cercanos, que se unieron a la búsqueda de desaparecidos entre la niebla y una temperatura que no superaba los 2 grados centígrados.

En ese ambiente fueron rescatadas las primeras cinco víctimas. Dos horas antes del amanecer los bomberos escucharon cerca del fuselaje del avión los gemidos de otra persona que, por su juventud y cuerpo atlético parecía ser uno de los integrantes del Chapecoense.

INDICIOS E HIPÓTESIS

Si bien todo lo que se diga sobre un siniestro en aviación, antes de que una investigación no llegue a conclusiones comprobadas, seguirá siendo solo especulación.

Existen, de momento, indicios fuertes de las que podrían ser las causas de la tragedia. Mientras que la pesquisa internacional avanza respecto al vuelo 2933 de LaMia, EL COLOMBIANO consultó con expertos vinculados a la aeronáutica colombiana acerca de los posibles factores que generaron este incidente.

El primero que sale a relucir para todas las fuentes es, sin duda, el hecho de que un avión, como el Avro RJ85, fuera utilizado para un trayecto de 2.960 km, cuando la aeronave tiene una autonomía de vuelo de 2.965 km. Esto es, la planeación de vuelo fue hecha con márgenes muy justos desde su despegue.

Julio Consuegra, instructor de vuelo de la Escuela JEC y autor del libro Principios y Fundamentos de Aviación, resaltó la importancia de realizar una buena planeación previo al despegue, que tenga en cuenta cualquier contingencia que pueda darse en el trayecto y calificó estos datos como un claro indicio de lo que pudo ocurrir.

“El avión sí es limitado para esa ruta. Yo volaba un RJ100, muy parecido, para SAM en los años noventa. No se trata en todo caso de una aeronave anticuada, cuenta con todos los sistemas. Pero las siglas RJ representan Regional Jet, es decir que es para rutas cortas, generalmente locales, de dos horas. La operación del avión fue estirada hasta su límite y de una forma indebida”, argumentó.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: El Colombiano

29 Noviembre 2016

El accidente áereo en el que murieron la mayoría de jugadores del equipo brasileño Chapecoense y veintidós periodistas deportivos enluta al mundo del fútbol hoy.

Como un homenaje a sus compañeros de sueños y un gesto de solidaridad con los aficionados que lloran la muerte de sus "ídolos", el Atlético Nacional le pidió a la Confederación Sudamericana de Fútbol declarar desde hoy mismo al Chapecoense, campeón de la Copa Sudamericana de Fútbol.

El conjunto brasileño venía en el avión Lamia CP2933 rumbo a Colombia para enfrentarse mañana en la final con el Atlético Nacional.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: El Universal

 

29 Noviembre 2016

En el trágico vuelo del Chapecoense viajaban 81 personas, repartidas en 72 pasajeros y 9 tripulantes. Sus nombres y apellidos son el reflejo de una tragedia que les ha hecho inmortales. Estos son los 72 pasajeros componentes de la expedición del Chapecoense que viajaba a Medellín para enfrentarse al Atlético Nacional en la final de la Copa Sudamericana:

  • Marcos Danilo Padilha. Portero. 31 julio 1985 (31 años). Fallecido

Uno de los grandes culpables de la gesta del Chapecoense. En cuartos de final detuvo el penalti decisivo en la tanda que les clasificó ante Independiente. En la vuelta de semifinales, una atajada con el pie en el descuento llevó al equipo a su primera final continental. Sobrevivió al choque pero falleció posteriormente en el hospital.

  • Guilherme Gimenez de Souza. Lateral derecho. 18 julio 1995 (21 años). Fallecido

El lateral titular del equipo estaba cedido en el equipo, donde pronto se hizo con un puesto en el once inicial.

  • Bruno Rangel Domingues. Delantero centro. 11 diciembre 1981 (34 años). Fallecido.

Era el goleador del Chape. Entre Liga, Copa y Sudamericana, Rangel cantó 13 goles en este 2016.

  • Marcelo Augusto Mathias da Silva. Defensa Central. 26 agosto 1991 (25 años). Fallecido.

Llegó al Chapecoense este verano procedente del Flamengo.

  • Lucas Gomes da Silva. Delantero centro. 29 mayo 1990. (26 años). Fallecido.

Compartía el frente de ataque con Bruno Rangel. Cedido por el Londrina, marcó 5 goles entre todas las competiciones en esta temporada.

  • Sergio Manoel Barbosa Santos. Mediocentro. 8 septiembre 1989 (27 años). Fallecido.

El hombre ancla del Chapecoense. Indispensable para Caio Júnior.

  • Filipe José Machado Nascimento. Defensa central. 13 marzo 1984 (32 años). Fallecido.

Central que combinaba titularidades con suplencias. Tuvo una discreta carrera en Europa, donde vistió las camisetas de la Salernitana italiana, el Inter Baku azerí y el CSKA de Sofía búlgaro. Militó en el Pontevedra en la 2006-07, en Segunda B.

  • Matheus Biteco Bitencourt da Silva. Mediocampista. 28 junio 1995 (21 años). Fallecido.

Era propiedad del Hoffenheim y se encontraba cedido en el club brasileño. Realizó un buen papel en Gremio y fue parte de la plantilla de Brasil que ganó el Campeonato de Toulon 2013.

  • Cléber Santana Loureiro. Mediocampista. 27 junio 1981 (35 años). Fallecido.

El más conocido para el público español por su paso por el Mallorca y el Atlético de Madrid. Era el actual capitán del Chapecoense e indispensable para Caio Júnior.

  • Alan Luciano Ruschel. Defensa. 23 agosto 1989 (27 años). Superviviente.

Cedido por Internacional, el defensa no había cuajado en el equipo y no contaba con muchos minutos de juego.

  • Willian Thiego de Jesus. Defensa central. 22 julio 1986 (30 años). Fallecido.

Central con gran proyección ofensiva, tuvo un breve paso por el Khazar Lankaran azerí. Llevaba dos temporadas en el equipo.

  • Tiago Da Rocha Vieira, Tiaguinho. Mediocampista. 4 junio 1994 (22 años). Fallecido.

Thiaguinho era una de las jóvenes promesas del club. Pasará a la historia por ser el autor del último gol de Chapecoense antes de la tragedia. Fue en la victoria 2-0 ante Sao Paulo, el pasado 20 de noviembre en la 36ª jornada del Brasileirao.

  • Hélio Hermito Zampier Neto. Defensa. 16 agosto 1985 (31 años). Superviviente.

Una de las pocas historias positivas que puede pasar a la historia del accidente. Fue el último en ser confirmado como superviviente tras encontrarlo bajo el fuselaje del avión. Llevaba dos temporadas en el equipo.

  • Josimar Rosado da Silva Tavares. Mediocentro defensivo. 18 agosto 1986 (30 años). Fallecido.

Titular en la zona de máquinas del club, fue uno de los más destacados en el partido de vuelta ante San Lorenzo que les permitió llegar a la final. Una de las claves del éxito del club brasileño.

  • Dener Assunção Braz. Lateral izquierdo. 28 junio 1991 (25 años). Fallecido.

Indiscutible en banda izquierda, era uno de los futbolistas más cotizados del Chapecoense, donde llegó en 2015.

  • José Gildeixon de Paiva, Gil. Mediocentro. 3 septiembre 1987 (29 años). Fallecido.

Cedido por el Coritiba, Gil era un jugador de recambio en el centro del campo del Verde. Su contrato de cesión finalizaba en diciembre.

  • Ananias Eloi Castro Monteiro. Extremo derecho. 20 enero 1989 (27 años). Fallecido.

Fue uno de los fichajes más destacados del Chape en 2015. Partiendo desde banda derecha, su labor estaba más centrado en asistir a sus compañeros que en prodigarse en cifras goleadoras.

  • Éverton Kempes Gonçalves dos Santos. Delantero centro. 3 agosto 1982 (34 años). Fallecido.

Se turnaba con Rangel en el frente de ataque del Chapecoense. Tuvo una buena carrera en Japón, donde destacó en Segunda con JEF United. Su segundo nombre, el principal futbolístico, es un homenaje de su padre a Mario Alberto Kempes, delantero argentino campeón del Mundial 1978.

  • Jakson Ragnar Follmann. Portero. 14 marzo 1992 (24 años). Superviviente.

Es el portero suplente de Danilo. Apenas jugó un partido con Chapecoense, la ida de la primera ronda de la Copa Sudamericana 2016 ante Cuiabá.

  • Arthur Brasiliano Maia. Mediapunta. 13 octubre 1992 (24 años). Fallecido.

Cedido por Vitória, solía ser un futbolista de refresco, entrando en las segundas mitades y aportando su gran visión de juego. Militó durante toda su carrera en Brasil, aunque probó fortuna en el fútbol japonés (Kawasaki Frontale).

  • Mateus Caramelo Mateus Lucena dos Santos. 30 agosto 1994 (22 años). Fallecido.

Una joven promesa del club que no había tenido mucha continuidad. Estaba cedido por Sao Paulo de agosto hasta diciembre.

  • Aílton Canela. 18 noviembre 1994 (22 años). Fallecido.

Con 22 años recién cumplidos, Canela no contaba en los planes de Caio Júnior, aunque solía formar parte de las convocatorias.

TÉCNICO

  • Luiz Carlos Saroli Caio Júnior. 8 marzo 1965 (51 años). Fallecido

El gran artífice del crecimiento del Chapecoense. Llegó al club en junio tras pasar dos años en el fútbol de Emiratos Árabes Unidos. Tuvo éxito en el fútbol del Golfo arábigo y regresó a Brasil para darle forma a la gesta del Chapecoense, llevándolo hasta su primera final continental de la historia.

STAFF DEL CLUB

Sandro Pallaoro. Era el presidente del club. Fue nombrado Empresario del Año en Brasil en el año 2015.

  • Pipe Grohs
  • Anderson Paixão
  • Anderson Martins
  • Dr. Marcio
  • Gobbato
  • Cocada
  • Serginho
  • Serginho
  • Adriano
  • Cleberson Silva
  • Maurinho
  • Cadu
  • Chinho di Domenico
  • Cezinha
  • Giba
  • Plínio D. de Nes Filho
  • Nilson Folle Júnior
  • Decio Burtet Filho
  • Edir de Marco
  • Ricardo Porto
  • Mauro dal Bello
  • Jandir Bordignon
  • Dávi Barela Dávi

INVITADOS

  • Delfim Peixoto Filho.
  • Luciano Buligon.
  • Gelson Meisão

PERIODISTAS

  • Victorino Chermont (Fox Sports)
  • Rodrigo Gonçalves (Fox Sports)
  • Devair Paschoalon (Fox Sports)
  • Lilacio Júnior (Fox Sports)
  • Paulo Clemente (Fox Sports)
  • Mario Sergio P Paiva (Fox Sports)
  • Guilher Marques (Globo)
  • Ari Júnior (Globo)
  • Guilherme Laars (Globo)
  • Giovane Klein (RBS)
  • Bruno Silva (RBS)
  • Djalma Neto (RBS)
  • Adré Podiacki (RBS)
  • Laion Espindula (Globoesporte)
  • Rafael Henzel (Rádio Oeste) Superviviente
  • Renan Agnolin (Radio)
  • Fernando Schardong (Radio)
  • Edson Ebeliny (Radio)
  • Gelson Galiotto (Radio)
  • Douglas Dorneles (Radio)
  • Jacir Biavatti (Radio)

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Marca

 

Últimas Noticias

Prev Next

En Palmasola-Impulsan descongestionamien…

En Palmasola-Impulsan descongestionamiento para los reos mayores de 65 años

Desde el próximo 28 de noviembre, el Ministerio Pùblico y el Poder Judicial iniciarán las...

Tránsito adoptó la medida-Hasta el 8 de …

Tránsito adoptó la medida-Hasta el 8 de diciembre el plazo para la Inspección

Debido a problemas técnicos en el sistema y a la gran demanda de la población...

Más de 65 mil familias beneficiadas-Sant…

Más de 65 mil familias beneficiadas-Santa Cruz lidera la cartera de vivienda social a nivel nacional

Los créditos de vivienda de interés social alcanzaron un monto de Bs 20.807 millones a...