Santa Cruz de la Sierra
09 Octubre 2015

Un equipo de investigadores españoles ha demostrado, por primera vez, que producir especies reactivas de oxígeno de manera puntual en la piel de un organismo vivo tiene un potente efecto estimulador que activa las células madre del tejido y promueve su regeneración.

Los investigadores del grupo de Dermatología Experimental y Biología Cutánea del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria -IRYCIS- del Hospital Universitario Ramón y Cajal han hecho el estudio con ratones de laboratorio.

El trabajo se ha publicado en la revista científica Journal of Investigative Dermatology, perteneciente al grupo Nature, informó el Hospital en un comunicado.

Las especies reactivas de oxígeno -ROS- son tremendamente tóxicas de modo que las células de los organismos aeróbios (los que necesitan oxígeno para vivir) han desarrollado múltiples mecanismos para eliminarlas eficazmente.

Sin embargo, el daño biológico que causan se va a acumulando en los tejidos asociándolo al proceso de envejecimiento.

A partir de estas observaciones, los investigadores quisieron demostrar que una producción endógena de especies reactivas de oxígeno en un organismo vivo podía tener efectos fisiológicos estimuladores y reguladores, y no simplemente una respuesta defensiva en el tejido.

Los investigadores desarrollaron una tecnología que permite activar transitoriamente la producción endógena de pequeñas cantidades de ROS en células en cultivo, con lo que estimularon potentemente y de forma controlada la proliferación celular sin efectos letales.

Posteriormente, realizaron este mismo procedimiento sobre la piel del ratón: aplicaron los precursores en forma de crema sobre regiones específicas del tejido e irradiaron la zona del animal deseada, todo ello "con resultados sorprendentes".

El trabajo ha servido para demostrar por primera vez que activar de forma transitoria una producción de ROS en el tejido, activa la proliferación de las células madre de la piel y los programas homeostáticos de regeneración tisular.

Como consecuencia, es posible utilizar este procedimiento para acelerar de forma espectacular el crecimiento del pelo o el proceso de cicatrización de quemaduras.

Además, se ha abierto la posibilidad de aplicar este procedimiento en la práctica clínica rutinaria para el tratamiento eficaz y barato de patologías y lesiones cutáneas que tienen una alta incidencia en la población, como las úlceras crónicas en personas mayores y diabéticas, las heridas quirúrgicas, las quemaduras extensas o las alopecias.

En breve se prevé comenzar ensayos de prueba de concepto en voluntarios para trasladar los resultados obtenidos en el ratón a la piel humana.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

17 Septiembre 2015

Un grupo de científicos demuestra cómo los videojuegos cambian los cerebros de sus usuarios habituales. Entre las ventajas se encuentran la mejora de la memoria o la concentración pero también pueden causar adicción y fomentar conductas desviadas entre sus usuarios.

Los videojuegos moldean nuestro cerebro. Ahora lo confirman los científicos, recoge BBC News. Algunos afectan de manera positiva a las capacidades cognitivas del mismo. Otros alertan de que con frecuencia los videojuegos generan adicción, pérdida del sentido de la realidad y pueden fomentar conductas crueles o desviadas.

Entre los defensores de los efectos positivos de los videojuegos se encuentra, por ejemplo, el profesor Adam Gazzaley de la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.), que diseñó el videojuego Neuroracer para abordar el deterioro mental de los mayores. Las pruebas realizada por demostraron que los usuarios de mayor edad mejoraron su memoria y la capacidad de concentración.

En este sentido, la profesora Daphne Bavelier, de la Universidad de Ginebra, que estudia cómo el cerebro se adapta a los permanentes cambios ambientales, demostró en un experimento que los usuarios de los videojuegos presentaron mejor capacidad de visión que el resto gracias a los numerosos movimientos y acciones que implican aquellos. Ello se debe a que los jugadores tienen que reaccionar muy rápidamente y distribuir su atención a lo largo de pantalla de ordenador.

Además, los videojuegos pueden tener aplicación práctica en campos como la medicina. El doctor Henk ten Cate Hoedemaker, un cirujano laparoscópico asociado a la Universidad de Groningen, diseñó un juego que permite desarrollar la motricidad y la agilidad en esta técnica quirúrgica a través de una lente óptica. Su objetivo es que los cirujanos principiantes practiquen. Quienes tienen éxito en el juego aprueban con mejores resultados las tareas educativas quirúrgicas.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

10 Septiembre 2015

Investigadores siberianos han logrado demostrar la existencia del paleocontinente Arctida y describir la historia geológica de su desarrollo. En base al estudio de campos geomagnéticos antiguos, los geólogos han confirmado que el continente se formó y se deshizo dos veces en vez de una, como se pensaba hasta entonces.

Especialistas del Instituto de Geología y Geofísica Petrolera y de la Universidad Estatal de Novosibirsk demostraron que hace aproximadamente 750 millones de años en la tierra existía un continente llamado Arctida que se formó y se descompuso en dos oportunidades, y sus restos se convirtieron en la base del Ártico moderno, comunica el servicio de prensa de la Universidad Estatal de Novosibirsk.

A estas conclusiones los geólogos las obtuvieron del estudio de las características del campo magnético antiguo. Los datos fueron obtenidos durante 20 años, fundamentalmente en expediciones a islas del océano Ártico.

Según informa el profesor del Departamento de geología general y regional de la Universidad Estatal de Novosibirsk, Dmitry Metelkin, el análisis de los datos ha mostrado que la historia geológica tuvo al menos dos continentes en el Ártico y no uno, como se creía.

"Según nuestra teoría, el primer continente, llamado Arctida-1, se formó hace 1.000 millones de años. Hace unos 750 millones de años, Arctida-1 se dividió en fragmentos separados".

500 millones de años después, cuando se formó Pangea, otro supercontinente que en aquel momento agrupaba la mayoría de las tierras emergidas, las partes de Arctida se unieron de nuevo, aunque la estructura ya era diferente.

Posteriormente, el continente se descompuso otra vez. En la actualidad, los restos de Arctida incluyen los archipiélagos Tierra del Norte, Svalbard, las islas de Nueva Siberia, parte de la Península de Taimyr, los extremos norteños de Alaska y Chukotka, las islas cercana a Groenlandia y la plataforma del mar de Kara.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Rt.com

10 Septiembre 2015

Una antigua especie humana salió a la luz en una gruta de Sudáfrica donde fueron exhumadas las osamentas de 15 homínidos, un hallazgo "extraordinario" que destaca la complejidad de la evolución humana, anunciaron el jueves investigadores internacionales.

Los fósiles fueron encontrados en una cueva de difícil acceso en Maropeng, cerca de Johannesburgo, donde se encuentra el rico yacimiento arqueológico de la "Cuna de la humanidad", inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO.

"Estoy feliz de presentaros a una nueva especie del género humano", declaró Lee Berger, investigador de la universidad de Witwatersrand de Johannesburgo, durante una rueda de prensa en Maropeng.

En 2013 y 2014, científicos exhumaron más de 1.550 huesos pertenecientes a al menos 15 individuos, incluidos bebés, adultos jóvenes y personas más mayores. Todos presentaban una morfología homogénea pero todavía no han sido datados.

Este descubrimiento "extraordinario", según el Museo de Historia Natural de Londres, supone la mayor muestra de fósiles de homínidos jamás exhumados en África.

La nueva especie fue bautizada Homo naledi y clasificada dentro del género Homo al que pertenece el hombre moderno.

¿Cómo era el Homo naledi? "Tenía un cerebro minúsculo del tamaño de una naranja y un cuerpo muy esbelto", declaró John Hawks, investigador de la universidad de Wisconsin-Madison y autor de un artículo publicado el jueves en la revista científica eLife. Medía de media 1,5 metros y pesaba 45 kilos.

Sus manos "permiten suponer que tenía la capacidad de manejar útiles", sus dedos estaban muy curvados, mientra que es "prácticamente imposible distinguir sus pies de los de un hombre moderno", precisa un comunicado conjunto de la universidad de Wits, la National Geographic Society y el ministerio sudafricano de Ciencia.

"Sus pies y sus largas piernas indican que estaba hecho para caminar durante mucho tiempo".

Las osamentas exhumadas en Sudáfrica suponen un desafío para los investigadores. Complican un poco más el tablero de los homínidos, pues la especie descubierta presenta tanto características propias de los homínidos modernos como de los antiguos.

"Algunos aspectos del Homo naledi, como sus manos, sus muñecas y sus pies, están muy próximos a los del hombre moderno. Al mismo tiempo, su pequeño cerebro y la forma de la parte superior de su cuerpo son más próximos a los de un grupo prehumano llamado australopithecus", explicó el profesor Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres.

Este descubrimiento podría permitir conocer más sobre la transición, hace unos 2 millones de años, entre el australopithecus primitivo y el primate del género homo, nuestro antepasado directo.

"La mezcla de características del Homo naledi destaca una vez más la complejidad del árbol genealógico humano y la necesidad de llevar a cabo investigaciones más exhaustivas para comprender la historia y los orígenes últimos de nuestras especies", consideró Chris Stringer.

Los investigadores se preguntaron también por las razones por las que las osamentas se encontraban en esta cámara de difícil acceso, en la entrada de una cueva ya conocida. El túnel para acceder a ésta es tan empinado y tan estrecho que sólo los investigadores de cuerpo más menudo consiguieron alcanzar el lugar del hallazgo.

La estancia "siempre ha estado aislada de las otras habitaciones y nunca estuvo en contacto con la superficie", según el comunicado.

"Hemos imaginado varios escenarios, incluyendo la posibilidad del ataque de un carnívoro desconocido, una muerte accidental o una trampa", explicó Lee Berger. "Hemos llegado a la conclusión de que el escenario más plausible es que los cuerpos fueron depuestos voluntariamente en este lugar". Una práctica que "atestigua un comportamiento sorprendentemente complejo para una especie humana 'primitiva'", concluyó el profesor Stringer.

Desde hace años, la "Cuna de la humanidad", zona plagada de cuevas y de fósiles de prehumanos y verdadera mina de información sobre nuestros ancestros, es un tesoro para arqueólogos y paleontólogos. Lee Berger lo asegura: la estancia donde fue hallado el Homo naledi "todavía no ha revelado todos sus secretos, pues podría haber todavía centenares, incluso miles, de fósiles de Homo naledi por exhumar".

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

19 Agosto 2015

 "Tire a la basura los libros" y "eslabón perdido" son frases que rara vez se vuelven a escuchar entre los cientificos, pero eso es lo que investigadores de todo el mundo están diciendo sobre el reciente descubrimiento de vasos linfáticos microscópicos que conectan el cerebro con el sistema inmunológico.

Estos vasos fueron encontrados en ratones por accidente por investigadores de la Universidad de Virginia, que publicaron sus resultados en la revista Nature. Si se confirma en los seres humanos, el descubrimiento podría tener profundas respuestas para afecciones como el síndrome de fatiga crónica, el autismo, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Alzheimer.

Los vasos linfáticos distribuyen células inmunes a los tejidos para combatir infecciones y sacar un fluido para eliminar los residuos celulares. Este complejo sistema de drenaje se ha encontrado en casi todas las partes del cuerpo humano, pero nunca se había visto -hasta ahora- en el cerebro.

"Nadie sabía que esos 'tubos' estaban allí para sacar la basura del cerebro", contó Jonathan Kipnis, director del Centro para el Cerebro en la universidad y autor principal del estudio, según un artículo del Washington Post. "Este es un gran paso para definir el sistema de vasos linfáticos".

Cuando el cuerpo está luchando contra un invasor extraño, como un virus, el sistema linfático transporta células inmunes al sitio de la infección. A veces, sin embargo, el sistema se pone hiperactivo y ataca el tejido sano, como en el caso de enfermedades tales como artritis reumatoide, esclerosis múltiple y lupus.

Este descubrimiento, según los expertos, también podría abrir nuevas vías de investigación sobre la enfermedad de Alzheimer. Tal vez, por ejemplo, el sistema linfático del cerebro está fallando en eliminar las placas y ovillos tóxicos que son los sellos moleculares de la enfermedad.

"Las soluciones clínicas inmediatas no son tan evidentes", explicó Avindra Nath, director clínico del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares. "Pero comprender lo que sucede en distintos estados de una enfermedad nos acerca para mirarla y estudiarla mejor".

Antes de este descubrimiento, los científicos pensaban que el cerebro tenía su propio ecosistema con una serie de puertas a través del cual la chatarra celular, dependiendo del tamaño de las moléculas, podía ser eliminada.

La publicación de este estudio incluye sólo una imagen del tejido cerebral humano y el equipo investigador está buscando una nueva confirmación de la presencia de vasos linfáticos en el cerebro humano.

En cuanto a por qué el descubrimiento tomó tanto tiempo, Kipnis explicó que sólo se podría haber sabido en estos últimos 10 años gracias a los avances en microscopía. Y aun así, la búsqueda de estos pequeños vasos, compactados entre las tres capas de las meninges, era difícil. "Si uno no sabía dónde buscar, no iba a saber que estaban allí", advirtió.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

29 Julio 2015

La falla de San Andrés, que recorre de norte a sur el estado de California, es una de las más estudiadas del planeta y también la más temida en Estados Unidos, sin embargo, tras el sismo de 4 grados de magnitud que estremeció San Francisco la semana pasada, los especialistas desvían ahora su atención a la falla de Hayward.

Es por ello que los científicos del Servicio Geológico de EUA (USGS), advirtieron esta semana a los habitantes del norte de California de que un devastador terremoto puede destruir la ciudad, la única pregunta es cuándo.

El geofísico Tom Brocher dijo que la razón por la que los geólogos están preocupados ahora sobre la seguridad sísmica es que el terremoto de 1868 en California fue precedido por 11 temblores en la misma falla en patrones diversos. "El promedio oscila entre 140 años y 90 años. Algunos se dan con 160 años de separación", comentó.

"El estudio científico más reciente indica que la zona de la bahía de San Francisco tiene una probabilidad del 70% de tener un terremoto de 6,7 o superior en los próximos 30 años en una de las fallas de que lo componen", explicó Brocher.

El experto dijo que la mayoría de las personas estarán bien tras el sismo. El problema será la falta de abastecimiento de agua, gas y electricidad. Pero los terremotos no ocurren con precisión, aclaró, por lo que lo más importante es prepararse y tener reservas en caso de emergencia.

Es un reto para los geólogos definir la seriedad de los terremotos, debido a que los movimientos telúricos de gran intensidad son poco comunes y por lo tanto, difíciles de predecir que otros desastres naturales, como huracanes, dijo Brocher. "Los terremotos son tan raros que la mayoría de las personas solo los experimentan una vez y no saben cómo es", dijo Brocher.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

24 Julio 2015

El descubrimiento en Brasil de un fósil de serpiente con cuatro patas, un espécimen único, sugiere que los ancestros de estos reptiles eran terrestres y no marinos, según un estudio publicado este jueves por la revista científica estadounidense Science.

Esta nueva especie, bautizada Tetrapodophis amplectus, vivió en el Cretácico, hace entre unos 146 y 100 millones de años, y presenta muchos rasgos fisiológicos parecidos a los de las serpientes actuales: morro corto, bóveda craneal alargada, escamas, dientes puntiagudos y una mandíbula muy flexible para engullir grandes presas.

Este reptil tenía, además, una estructura vertebral similar a la de sus descendientes, que permite una flexiblidad extrema, necesaria para apretar a sus presas hasta ahogarlas.

La única gran diferencia de la Tetrapodophis con las serpientes modernas son sus cuatro patas, que aparentemente no servían para desplazarse, sino para atrapar las presas o en la cópula.

Los autores de este estudio revelan también la ausencia de la típica cola larga de reptiles acuáticos como los caimanes, confrontando así la hipótesis de que las serpientes no descienden directamente de ancestros acuáticos.

Los investigadores analizaron las características genéticas y morfológicas de la Tetrapodophis y lo compararon con otras especies conocidas de serpientes.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

15 Julio 2015

Un estudio publicado en la revista científica PLOS ONE por especialistas de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) afirma que la pornografía puede llegar a producir en el cerebro de una persona reacciones similares a las que ocurren en el cerebro de un adicto a las drogas. Por lo tanto, el material que muestra sexo explícito puede llegar a causar adicción. Sin embargo, otra investigación refuta esa conclusión.

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (EE.UU.) reunió a un grupo de 122 voluntarios (hombres y mujeres), de los cuales 55 afirmaban tener un problema de adicción a la pornografía.

A todos se les aplicó pruebas de resonancia magnética mientras se les presentaban fotos consideradas agradables, neutrales y desagradables (la mitad de estas eran de sexo explícito).

Cuando un adicto a la cocaína u otras sustancias observa droga, se registran picos en la actividad de ciertas áreas del cerebro. Pero en el caso de estos voluntarios, al ver las imágenes pornográficas no se aumentó la actividad cerebral en las zonas donde lo hacen otras adicciones, inclusive disminuyó.

Para los investigadores, esto demuestra que la pornografía actúa en la persona de forma distinta a como lo harían otras fuentes de adicciones. Por lo tanto, desde esta perspectiva científica, no sería adecuado llamar adicción a lo producido por este tipo de contenido.

Cabe resaltar que en esta investigación participaron el doble de voluntarios en comparación con otros estudios recientes sobre este tema.

En conclusión, se afirma que la pornografía puede causar problemas en las personas pero no se basan en la adicción.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

El secreto es su genética y manejo Cindy…

El secreto es su genética y manejo Cindy y Tinaja, las más lecheras de la Expocruz

Después de cuatro días de intensas ordeñas, Cindy Supersire FIV Santa Ana (girolando) y Tinaja...

La zafra tiene un avance del 84% Ingenio…

La zafra tiene un avance del 84% Ingenios garantizan azúcar para el mercado interno

Una buena zafra es la que están llevando adelante los productores de caña y los...

En Texas Levantan muro para frenar inmig…

En Texas Levantan muro para frenar inmigración

La construcción de un muro de más de 5 metros de altura en la frontera...