Santa Cruz de la Sierra
19 Septiembre 2018

Corea del Norte ha ofrecido tentativamente desmantelar por completo sus centros de pruebas nucleares y de misiles, y permitir que los inspectores internacionales sean testigos. Así lo ha afirmado el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en una comparecencia conjunta ante la prensa con el líder del Norte, Kim Jong-un, en Pyongyang, donde ambos celebran su tercera cumbre. Kim, según el jefe de Estado del Sur, también visitará Seúl muy pronto, quizá antes incluso de que termine el año. Sería el primer líder norcoreano que visitara la capital del sur desde el final de la guerra en la península (1950-1953).

Los dos países firmaron este miércoles un acuerdo en Pyongyang, por el que ambas partes se comprometen a eliminar “toda amenaza” de guerra entre sus respectivos países y a lograr una península sin peligro ni armas nucleares. “El Norte y el Sur han acordado hacer de la península coreana una base para la paz en la que no haya amenazas ni armas nucleares, y acometerán progresos sustanciales para lograr este fin rápidamente”, sostiene el documento.

Es la primera vez, ha subrayado Moon, que las dos Coreas han acordado pasos específicos para la desnuclearización. El régimen norcoreano -ha dicho- cerrará de modo permanente su centro de pruebas de misiles en Tongchang-ri. Y lo hará, según el comunicado, “bajo la supervisión de expertos de los países implicados”.

Podrían llegar más pasos, como el desmantelamiento total de su central nuclear de Yongbyon, donde en 2008 derribó una torre de enfriamiento como gesto de buena voluntad. Pero esos pasos estarán condicionados a que Estados Unidos adopte gestos recíprocos.

Es un gran condicional. A lo largo del proceso de negociaciones sobre su programa nuclear, Corea del Norte ha reclamado a Washington el levantamiento de sanciones y, sobre todo, la firma de un tratado que ponga fin definitivamente a la guerra, detenida ahora solo por un armisticio. Pero Estados Unidos replicaba que Pyongyang debía acometer más pasos significativos hacia su desnuclearización, más allá de los gestos de buena voluntad ya emprendidos con la cancelación de sus pruebas de armamento y la voladura de su centro de pruebas nucleares en Punggye-ri. El acceso de los inspectores internacionales era uno de los pasos reclamados; otro, la entrega de una lista completa de las instalaciones y equipos nucleares norcoreanos. Una lista que, al menos aparentemente, no figura en los compromisos aceptados este miércoles.

Si Estados Unidos da por bueno el comunicado conjunto, podría reactivarse el actual proceso de negociación entre ese país y Corea del Norte. Un proceso encallado desde la cumbre que mantuvieron en Singapur en junio Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump, por las exigencias respectivas de que sea el otro quien primero mueva ficha.

Por el momento, Trump ya ha contestado en un tuit en el que muestra su satisfacción por la decisión norcoreana de “permitir Inspecciones Nucleares, sujetas a negociaciones finales, y de desmantelar permanentemente un sitio de pruebas y lanzamientos en presencia de expertos internacionales”.

A la espera de cuál sea el devenir de esas conversaciones bilaterales, las dos Coreas acordaron también este miércoles toda una serie de medidas para estrechar sus relaciones mutuas e incrementar su confianza.

Antes de que termine el año, los dos países celebrarán una ceremonia para conectar sus sistemas de ferrocarril en las costas este y oeste. También, “cuando existan las condiciones”, retomarán la cooperación en el polígono industrial fronterizo de Kaesong -clausurado en 2016 tras el cuarto ensayo nuclear norcoreano- y las visitas turísticas surcoreanas al monte Kumgang, del lado norte de la frontera. También presentarán una candidatura conjunta para organizar los Juegos Olímpicos de verano de 2032.

“El Norte y el Sur impulsarán sus intercambios y cooperación sobre una base de reciprocidad, intereses compartidos y prosperidad, y propondrán medidas sustanciales para desarrollar la economía nacional”, indica el comunicado.

Además, la visita de Kim a Seúl, “la primera de un líder supremo norcoreano, y un punto de inflexión” en las relaciones, según Moon, tendrá lugar también antes de que finalice el año a menos que se produzcan “circunstancias especiales”.

Las dos Coreas también firmaron un acuerdo militar para aumentar su comunicación y evitar situaciones que puedan llevar al comienzo accidental de un conflicto. Entre otras cosas, han acordado cancelar todas las maniobras de artillería en la zona fronteriza.

Comienza “una nueva era de paz y prosperidad”, declaró Kim Jong-un en su comparecencia junto a Moon, en la que el líder norcoreano leyó unas palabras ya preparadas.

La cumbre de Pyongyang, la tercera de la historia entre líderes de las dos Coreas y también la tercera ocasión en que se ven cara a cara Moon y Kim, tenía como objetivo intentar destrabar las negociaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos. El presidente surcoreano tiene previsto regresar a Seúl este jueves, después de tres días de conversaciones.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: Elpais

15 Mayo 2018

Corea del Norte anunció que canceló una cumbre de alto nivel con Corea del Sur y amenazó con cancelar su reunión con el presidente Donald Trump, tras ejercicios militares estadounidenses y Corea del Sur, reportó Yonhap News, citando a KCNA.

KCNA, el medio de comunicación estatal de Corea del Norte, afirmó que los ejercicios militares eran un ensayo para una posible invasión del país, uno de los temores del presidente Kim Jong-un, quien había puesto como condición la postura expresa del gobierno de Estados Unidos de no invadir ese país.

Se esperaba que la reunión entre funcionarios de las Coreas fuera un seguimiento de la cumbre celebrada el mes pasado entre el líder norcoreano Jong-un y el presidente surcoreano Moon Jae-in, según el informe.

Corea del Norte comenzó el desmantelamiento de sus bases nucleares, como pidió el gobierno del presidente Trump, pero ahora la situación podría cambiar.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: AFP

30 Abril 2018

Tras su histórica cumbre y con el fin de avanzar en su reconciliación, las dos Coreas continuaron este lunes con la implementación de gestos simbólicos como el cese de la guerra psicológica en el frontera o la unificación de su uso horario.

Se trata de los primeros resultados de la cumbre celebrada el pasado viernes entre el presidente de Corea del Sur, Moon Jae in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, en la que apostaron por la desnuclearización de la península y abrir una nueva era que ponga fin al estado de guerra entre ambos países.

Por su parte, la Asamblea Popular Suprema (Parlamento) de Corea del Norte aprobó hoy la unificación de su uso horario con el Sur a partir del 5 de mayo para promover “la reconciliación y la unidad”.

El anuncio llega después de que el Gobierno de Seúl revelara la víspera que durante la cumbre del pasado viernes el líder norcoreano, Kim Jong-un, al que le entristecía la diferencia horaria, había tomado la decisión de retrasar 30 minutos los relojes para que las dos Corea volvieran a tener la misma hora.

Pyongyang decidió retrasar los relojes 30 minutos en agosto de 2015 para regresar a su huso tradicional de hace más de un siglo, y que fue adelantado media hora por el Imperio Japonés, que dominó la península entre 1910 y 1945, para que coincidiera con la de Tokio.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: AFP

27 Abril 2018

Los dirigentes de las dos Coreas se dieron un abrazo este viernes tras la firma de un comunicado en el que proclaman “que no habrá más guerra en la península coreana”.

Es la primera cumbre intercoreana en más de 11 años.

Los líderes de las dos Coreas, Kim Jong-un y Moon Jae-in, protagonizaron hoy una cumbre cargada de emotividad y de gestos destinados a escenificar un acercamiento con el que ambos mandatarios quieren dar el primer paso hacia la reconciliación.

La esperada e histórica cumbre arrancó con una primera imagen para el recuerdo, el instante en que el líder del Norte cruzó a pie la militarizada frontera y pisó territorio surcoreano -un hecho nunca visto hasta ahora- y estrechó la mano al presidente del Sur.

Moon y Kim mantuvieron un emotivo encuentro durante el cual intercambiaron algunas palabras, bromearon y cruzaron a ambos lados de la línea divisoria en varias ocasiones cogidos de la mano, todo ello en el único punto de la demarcación donde las tropas del Norte y el Sur se ven cara a cara.

“Ha sido una decisión muy valiente por su parte el venir hasta aquí”, dijo Moon, quien también se preguntó cuándo podría devolver él esta visita a Kim y viajar al Norte, según las palabras recogidas por la cadena surcoreana KBS y la oficina presidencial de Seúl.

“Quizás ahora es un buen momento para que vengas”, respondió Kim, y acto seguido le llevó de la mano al lado norteño de la demarcación en un gesto que no estaba previsto en la milimétrica planificación del encuentro y al que Moon accedió con naturalidad.

El presidente surcoreano, de 65 años, se mostró muy sonriente en todo momento, mientras que Kim, al que Moon casi dobla en edad, apareció con un semblante más serio, aunque también hizo alarde de buen humor y carisma en su primera gran aparición mediática en directo y seguida a nivel mundial.

Al inicio de las reuniones formales ambos continuaron intercambiando bromas sobre cómo los lanzamientos nocturnos de misiles del Norte interrumpían el descanso de Moon, o sobre la popularidad en el Sur de la hermana del líder, Kim Yo-jong, directora de propaganda, asesora muy cercana del mariscal norcoreano y hoy también participante en la cumbre.

Kim Yo-jong, una figura clave en el deshielo intercoreano que viajó al Sur en febrero con motivo de los Juegos Olímpicos de PyeongChang y actuó de mediadora para organizar la cumbre, estuvo muy presente durante toda la jornada de hoy y se mantuvo en todo momento cerca de su hermano.

Tras replantar juntos un pino, cuyas verdes agujas simbolizan “la llegada de la primavera al Norte y al Sur”, Kim y Moon dieron un paseo por un bosque próximo a Peace House, y en este bucólico escenario protagonizaron una íntima y larga conversación sentados frente a frente en sendos bancos y sin compañía de asesores.

La cercanía que quisieron escenificar ambos líderes contrasta con el período de tensión máxima que se vivía hace solo unos meses en la península coreana, y que Norte y Sur quieren dejar atrás de forma definitiva con la declaración conjunta firmada al término de la cumbre.

“No habrá más guerra en la península. Con esta declaración abrimos una nueva era”, dijo el presidente surcoreano en un discurso junto a Kim Jong-un al término de la reunión, en la primera ocasión en la que mandatarios de las dos Coreas comparecen juntos y realizan una intervención al término de una cumbre intercoreana.

Kim, por su parte, destacó que “el mundo les observa” y afirmó que lo acordado hoy permitirá “evitar que se repitan los errores del pasado”, además de destacar que Norte y Sur “son un mismo pueblo” y “no deben volver a enfrentarse” sino “avanzar juntos hacia la unificación”.

Los dos líderes culminaron su maratoniana jornada con la asistencia a un banquete celebrado en Peace House, edificio situado al lado sur de la frontera donde mantuvieron sus dos rondas de encuentros.

En la cena, Kim y Moon estuvieron acompañados de sus respectivas esposas, Ri Sol-ju y Kim Jung-sook, y también contaron con la compañía de artistas del Norte y del Sur y de amplias delegaciones de alto nivel.

Moon dijo en su brindis durante el banquete que él y Kim se han convertido en “grandes compañeros” y bromeó pidiéndole al mariscal que por favor le deje visitar el Monte Paektu, en Corea del Norte, el pico más alto y venerado a ambos lados de la península coreana.

Kim, por su parte, afirmó que el acuerdo sellado hoy es “la punta del iceberg de lo que alcanzaremos en el futuro”, y quiso destacar que ambos países podrán cumplir lo pactado “con el fuerte apoyo de la comunidad internacional”.

Los comensales disfrutaron de un menú compuesto por platos de los dos países cargados de simbolismo, entre ellos pescado a la parrilla de Busan, donde creció Moon, acompañado de patatas rosti al estilo de Suiza, donde se educó Kim, o fideos fríos típicos de Pyongyang, cuna del líder norcoreano.

Tras la cena, los líderes presenciaron agarrados de la mano un espectáculo de luz y sonido que puso punto final de manera festiva a una jornada histórica para las dos Coreas, reseñó Efe.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: EFE

28 Marzo 2018

Oficialmente confirmado. El líder norcoreano, Kim Jong-un, estuvo el lunes y el martes en Pekín para una visita sorpresa en la que se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, antes de las cumbres que tiene previstas en las próximas semanas, la intercoreana y con Donald Trump. Una visita que se suma a la frenética actividad diplomática en torno a esos encuentros que se prometen históricos y que sella la vuelta a la normalidad de las frías relaciones entre Pekín y Pyongyang

La prensa oficial china publica hoy las fotos del encuentro con Xi: un apretón de manos entre dos de los hombres que mantienen un control más absoluto del poder en sus respectivos países, los dos mirando serios a la cámara; una mesa en torno a la cual se sientan las dos delegaciones. Más tarde, ambos participarían en un banquete ofrecido en honor de Kim.

Esta visita es la primera de Kim al exterior desde que fue nombrado al frente de su país hace seis años. También representa la primera ocasión en que se reúne con un jefe de Estado extranjero.

“No cabe duda de que mi primera visita fuera tenía que ser a la capital china”, declaró el líder norcoreano, citado por la agencia de noticias KCNA. “Es mi solemne deber, como alguien que debe valorar los lazos a lo largo de generaciones”.

China es el principal aliado político y gran socio económico de Corea del Norte, desde los tiempos en que envió tropas para apoyar a Pyongyang en la guerra de Corea (1950-1953). Pero durante el mandato de Kim Jong-un las relaciones se han mantenido distantes en el mejor de los casos: el líder norcoreano contemplaba con resentimiento lo que percibía como una actitud dominante china. Y Pekín veía con irritación el progreso del programa nuclear norcoreano, que ponía en peligro la estabilidad de la región. A lo largo del último año ha aplicado con mucha mayor rigidez las sanciones internacionales contra su país vecino.

El viaje contribuye a normalizar las relaciones entre los dos teóricos aliados. Xi Jinping, según KCNA, ha aceptado una invitación de Kim y viajará a Pyongyang, en fecha aún no determinada, para devolver la visita. Todo un bombazo: hay que retroceder a 2005 para encontrar la última visita de un jefe de Estado chino, Hu Jintao, a Corea del Norte. El líder norcoreano, indica la agencia estatal, se ha comprometido a “fortalecer y elevar” los lazos bilaterales.

Los dos países ganan: una relación más fluida con un Xi recientemente reforzado es esencial para el futuro económico de una Corea del Norte duramente castigada por las sanciones internacionales a su programa nuclear. Y el golpe de efecto de ser el primer líder que se reúna con Kim realza la proyección diplomática del presidente chino y de Pekín.

La visita coloca de nuevo a China en el centro de la intensa ofensiva diplomática en torno al programa nuclear norcoreano. Pekín parecía haber quedado en un segundo plano en los últimos meses, después del acercamiento entre Seúl y Pyongyang facilitado por los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur. Un acercamiento que ha arrojado el anuncio de las cumbres entre las dos Coreas a finales de abril y, en principio para mayo, la anticipadísima reunión entre Kim y el presidente estadounidense Donald Trump.

El viaje se gestó en el mayor de los secretos. Según KCNA comenzó el domingo y concluyó el miércoles (después de que la comitiva de Kim hubiera entrado de nuevo en territorio norcoreano). Un tren blindado, en colores verde y amarillo, cruzaba la frontera y llegaba a Pekín recibido con honores y rodeado de misterio. Sus ocupantes se alojaban en Diaoyutai, la residencia para huéspedes oficiales del Gobierno chino, y se desplazaban en una larguísima caravana de vehículos, incluida una ambulancia.

Mientras se intensificaban los rumores, Pekín mantenía un mutismo estricto. La portavoz del Ministerio de Exteriores, Hua Chunying, insistía en que desconocía a qué podía deberse la fuerte presencia policial en torno a Diaoyutai o la identidad de los huéspedes. “Se sabrá a su debido momento”, replicaba, mientras la comitiva encabezada por Kim y su esposa, Ri Sol-ju, se preparaba ya para emprender viaje de regreso.

El encuentro en Pekín forma parte de una intensa actividad diplomática previa a las cumbres. Las dos Coreas tienen prevista para este jueves una reunión de alto nivel para preparar el encuentro entre sus respectivos líderes en Panmunjom, en la Zona Desmilitarizada (DMZ) que separa ambos países, a finales de abril. Seúl ha indicado que, también este jueves, China le detallará de los resultados de la reunión entre Xi y Kim. La Casa Blanca ha confirmado que Pekín le informó del encuentro.

La rápida evolución de los acontecimientos, desde que a finales del año pasado los tambores de guerra sonaran con fuerza a raíz de las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte, no se ha limitado a las conversaciones diplomáticas. Estados Unidos y Corea del Sur acaban de dejar atrás uno de los escollos que han dificultado sus relaciones en este último año. Han acordado un nuevo tratado de libre comercio después de que Trump se quejara de que el vigente hasta ahora beneficiaba desproporcionadamente a Seúl.

La visita de Kim a Pekín, asegura el profesor Lu Chao, de la Academia de Ciencias Sociales en Liaoning (noreste de China), es “tremendamente importante. Por un lado, permite normalizar las relaciones entre los dos países, tensas porque China estaba vigilando fuertemente el cumplimiento de las sanciones internacionales. Y los dos países habrán podido intercambiar puntos de vista sobre las próximas cumbres. Kim, con seguridad, ha contado a Xi cuáles son sus puntos de vista en relación con esas reuniones”.

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

28 Noviembre 2017

Estados Unidos, Japón y Corea del Sur pidieron este martes una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar el lanzamiento de un misil intercontinental norcoreano.

Nikki Haley, embajadora de EEUU en la ONU, confirmó que la cumbre se realizará este miércoles. Habitualmente en estos casos la reunión tiene lugar a puerta cerrada. El Consejo de Seguridad tenía ya prevista una sesión este miércoles para discutir sobre el régimen de sanciones contra Pyongyang.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificó de "acto violento" que "no puede ser tolerado" el disparo de misil efectuado por el régimen de Kim Jong-un el miércoles de madrugada y pidió la reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU. "Nunca cederemos ante ningún acto de provocación. Reforzaremos nuestra presión", declaró Abe ante la prensa.

Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, estimó que "las opciones diplomáticas" para resolver la crisis nuclear con Corea del Norte siguen "sobre la mesa por el momento". En una declaración leída por su vocero en Washington, Tillerson llamó a la comunidad internacional a "tomar nuevas medidas" al margen de las sanciones ya aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU, "incluyendo el derecho a prohibir el tráfico marítimo de bienes desde y hacia Corea del Norte".

El representante de Japón ante la ONU, Koro Bessho, condenó este martes el ensayo norcoreano y aseguró que se trata de una acción "muy preocupante". Su homólogo británico, Matthew Rycroft, dijo que, de confirmarse, la prueba es "otro acto temerario de un régimen más preocupado de construir su capacidad de misiles balísticos que de cuidar de su gente".

Según las autoridades de Seúl, Corea del Norte lanzó este martes un misil balístico con dirección al Mar de Japón.

El Gobierno de Japón ha informado de que el proyectil habría volado unos 50 minutos y habría caído al mar a unos 210 kilómetros de la costa de la prefectura de Aomori (norte del país) en aguas pertenecientes a su zona económica especial (EEZ), un espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde su litoral.

El jefe del Pentágono, James Mattis, alertó de que el misil alcanzó un altitud "mayor" a cualquiera de los anteriores, por lo que pone en "peligro la paz mundial y regional".

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: AFP

28 Noviembre 2017

Corea del Norte disparó un misil balístico la madrugada del miércoles, hora local, según el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur, confirmó CNN.

“Corea del Norte disparó un misil balístico no identificado esta mañana desde Pyongsong, al sur de Pyongan, hacia el este. El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur está analizando más detalles del misil con el lado estadounidense”, dijo un funcionario a la televisora.

Los funcionarios de inteligencia y defensa de Estados Unidos se han sentido cada vez más confundidos acerca de por qué el líder norcoreano Kim Jong-un no había probado un misil balístico en casi dos meses, aunque expertos habían indicado que antes de que concluyera el año era posible que se lanzara uno.

Antes de esta última prueba, Corea del Norte había disparado 22 misiles sin ojivas activas durante 15 pruebas desde febrero.

Por otro lado, el ministro de Unificación surcoreano, Cho Myoung-gyon, dijo que el régimen de Pyongyang podría anunciar el año próximo que ha ultimado con éxito su programa nuclear y de misiles dados los avances que está cosechando en este terreno.

“Los expertos creen que Corea del Norte puede tardar unos dos o tres años en completar su programa, pero ya han sorprendido antes con la rapidez de sus avances, por lo que no sería raro que en 2018 anunciaran que lo han rematado con éxito”, dijo Cho en una rueda de prensa en el Club de Corresponsales extranjeros de Seúl.

El ministro argumentó que el año que viene es además una fecha perfecta para el régimen, pues en septiembre se celebra el 70 aniversario de la fundación de Corea del Norte.

Con respecto al mencionado programa armamentístico, Cho destacó el hecho de que el régimen lleve más de dos meses sin realizar ningún ensayo y que ello puede suponer una buena señal para iniciar el diálogo.

“No obstante, aunque lleven más de 70 días sin llevar a cabo ninguna provocación, aún no han realizado ningún gesto que ayude a avanzar en la resolución de la cuestión nuclear -que para Seúl y sus aliados supone la desnuclearización de Pyongyang- o a mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur”, aclaró.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: CNN

01 Diciembre 2017

Gran misterio el que rodea a las costas de Corea del Norte, pues en lo que va del año, han sido observados y encontrados cerca de 44 embarcaciones antiguas, la mayoría de madera, navegando a la deriva por las aguas del Pacífico, y en muchas de ellas se han encontrado restos humanos.

La primera línea de investigación sobre este caso ha llegado a la conclusión que decenas de personas han intentado escapar de la dictadura que reina en este país y desafortunadamente, no han tenido éxito al intentar surcar el océano. Ahora, los investigadores se esfuerzan por poder identificar los cadáveres y sobre todo, saber exactamente de dónde vienen, cuánto tiempo pasaron a la deriva y qué causó su naufragio.

No es la primera vez que aparecen “barcos fantasmas” en aguas oceánicas norcoreanas. El año pasado aparecieron 66 embarcaciones a la deriva, aunque algunos de los tripulantes pudieron llegar sanos y salvos a tierras niponas, pero muchos otros perdieron la vida en el intento. En noviembre es común ver más barcos a flote debido a que en este mes, el mar suele estar un poco más picado.

Este fenómeno comenzó en la década de los 90, cuando cerca de 30 mil norcoreanos iniciaron el éxodo del país por culpa del gobierno. Lo que no se sabe es cuántas de estas personas lograron llegar con vida a algún país fronterizo y cuántos siguen sus restos navegando en estas embarcaciones por el Pacífico.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...