Santa Cruz de la Sierra
23 Octubre 2015

Las once horas que Hillary Clinton pasó este jueves testificando en el Congreso apuntalaron la buena racha que atraviesa la ex secretaria de Estado, con un alza en las encuestas y la vía a la nominación demócrata casi despejada tras la renuncia a presentarse del vicepresidente de EE.UU., Joe Biden.

Tras varios meses con titulares sobre el presunto oportunismo de sus cambios de posición, sus problemas para conectar con los ciudadanos y su uso de un correo electrónico privado, Clinton parece estar viviendo el momento más dulce de su campaña y tomando forma como la inevitable candidata demócrata en las elecciones de 2016.

"Clinton está en racha. Su buena actuación en el debate (demócrata de la semana pasada), la retirada de Biden y su aparición ante el panel de la Cámara Baja la han colocado en primer plano", dijo a Efe el decano de la escuela de gestión política de la Universidad de George Washington, Christopher Arterton.

La ex primera dama ha sido la favorita de la contienda demócrata desde que lanzó su campaña en abril, pero no ha logrado generar el entusiasmo que suscitó su rival en las primarias de 2008, el presidente Barack Obama, ni reunir a las masas de gente que acuden a los mítines de su contrincante actual, el senador Bernie Sanders.

Aún así, su soltura en el primer debate demócrata, celebrado el 13 de octubre, le mereció un impulso en las encuestas a nivel nacional, rematado este miércoles por el anuncio de Biden, quien habría competido con ella por los votos de la base tradicional del partido y de quienes apoyaron a Obama en 2008.

"La retirada de Biden prácticamente cimenta la nominación de Clinton, a no ser que ocurra algo terriblemente malo. La base demócrata parece bastante conforme con que sea la candidata, incluso si pierde en algunos estados de las primarias", afirmó Arterton.

El gran reto de Clinton ahora es tratar de arreglar el año que viene el hecho de que los ciudadanos no confíen en ella y tengan la impresión de que cambia de posiciones según los vientos políticos, según el experto.

También debe afrontar la aversión de muchos estadounidenses a las dinastías políticas, su sensación de que apostar de nuevo por el apellido Clinton supone volver al pasado en un momento en que el partido está girando a la izquierda, con políticas más progresistas que las que siempre han abanderado Hillary y su marido.

Consciente de esa tendencia, Clinton se ha aproximado a las posiciones de Sanders sobre la desigualdad económica o el rechazo al acuerdo comercial del Pacífico, el TPP, algo que ha contentado a unos y acentuado la impresión de otros de que se trata de una candidata "veleta".

Por otra parte, la controversia sobre su uso de un correo electrónico privado para tratar asuntos de interés nacional cuando era secretaria de Estado, entre 2009 y 2013, ha cobrado "más fuerza de lo que habían pronosticado los simpatizantes de Clinton", según Gil Troy, historiador y analista del centro de estudios Brookings.

Ese escándalo realza "los miedos de que tanto Hillary como Bill Clinton están tan convencidos de su propia bondad, su idealismo, sus contribuciones al bien público, que se eximen de las reglas que los estadounidenses ordinarios deben seguir", escribió Troy, autor de un libro sobre el matrimonio Clinton, en la página web de Brookings.

Clinton se ha esforzado por combatir esa imagen al permitir la publicación regular de sus correos electrónicos de esa etapa y soportar este jueves el interminable interrogatorio del comité especial del Congreso sobre el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) del 11 de septiembre de 2012.

La exsenadora se armó de paciencia y logró evitar la salida de tono que marcó su comparecencia ante el mismo comité en 2013, logrando un veredicto casi unánime entre los analistas y los medios de comunicación sobre su desempeño airoso en la sesión.

Ese resultado se debe en parte a otro brote de buena suerte, el que le llegó cuando el influyente congresista republicano Kevin McCarthy dijo que el comité especial sobre Bengasi se había diseñado en parte para herir a Clinton en las encuestas para las elecciones.

"La mayor victoria que ha logrado Clinton hasta ahora es el regalo que recibió de McCarthy", aseguró a Efe Mark Brewer, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Maine.

Clinton acapara ahora el 47,8 % de los apoyos demócratas, seguida de Sanders, con un 25,7 %, según la media de encuestas que elabora la web Real Clear Politics.

Esa cifra puede incluso mejorar para ella en las próximas semanas, dado que los sondeos recientes aún incluían a Biden como posible candidato, y el vicepresidente acaparaba un 16 % de apoyo.

Tras la retirada esta semana de otros dos aspirantes demócratas con muy poco respaldo, Jim Webb y Lincoln Chaffee, los próximos debates se centrarán en el duelo entre Clinton y Sanders.

"Creo que Sanders seguirá en liza para presionar y retar a Clinton, pero no logrará poner seriamente en duda su nominación", pronosticó Brewer.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

21 Octubre 2015

El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, anunció hoy que no buscará la candidatura presidencial demócrata para las elecciones de 2016, lo que puso fin a meses de deliberaciones y especulaciones al respecto.

Biden hizo su anuncio desde la Rosaleda de la Casa Blanca acompañado del presidente Barack Obama, y de su esposa, Jill Biden.

“Desafortunadamente, creo que estamos fuera de tiempo, del tiempo necesario para montar una campaña ganadora por la nominación”, explicó Biden.

El vicepresidente recordó que, tanto él como su familia, han pasado meses analizando si estaban emocionalmente preparados para una nueva contienda política tras la muerte en mayo pasado de su hijo mayor, Beau, a causa de un tumor cerebral.

De 72 años, Biden ya compitió sin éxito por la candidatura presidencial demócrata en 1998 y 2008.

Pero, a pesar de renunciar a ser candidato, “no voy a estar en silencio” y “tengo la intención de hablar con claridad y fuerza para influir tanto como pueda en dónde nos posicionamos como partido y hacia dónde necesitamos ir como nación”, prometió Biden.

Así, el vicepresidente alertó de que el Partido Demócrata y el país entero cometerán “un error trágico” si intentan “alejarse o deshacer el legado de Obama”.

Biden también urgió a poner fin a las divisiones políticas “partidistas” y pidió a sus correligionarios demócratas no mirar a los republicanos “como enemigos”, sino tratar de “trabajar juntos”, “por el bien del país”.

“Si hubiera podido ser cualquier cosa, me habría gustado haber sido el presidente que acabó con el cáncer, porque es posible”, declaró Biden.

Además, aprovechó su discurso para detallar las prioridades en las que cree que EE.UU. debe seguir haciendo avances: los derechos de la comunidad LGBT (homosexuales, lesbianas y transexuales), la reforma migratoria, la igualdad salarial entre hombres y mujeres, y la erradicación del “racismo institucional”.

Aunque las últimas especulaciones aparecidas en los medios apuntaban a que Biden estaba prácticamente decidido a competir por la candidatura demócrata, él ya había anticipado en una entrevista en septiembre sus dudas sobre si estaba listo para dar el “110 por ciento” en la contienda.

La decisión de Biden contribuirá probablemente a fortalecer la candidatura de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, favorita en los sondeos y quien salió reforzada del primer debate televisado entre los aspirantes demócratas celebrado la semana pasada.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

14 Octubre 2015

La exsecretaria de Estado Hillary Clinton salió reforzada del primer debate demócrata televisado de este martes, en el que el independiente Bernie Sanders fue su mayor rival y donde defendió su historial progresista ante las críticas por su vinculación con los grupos influyentes de Estados Unidos.

El control de armas, la reforma bancaria, la política exterior o la necesidad de pasar página a la vieja política, argumento con el que sus contendientes intentan erosionar la popularidad de Clinton, fueron los temas en los que difirieron los cinco precandidatos a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU.

Clinton ocupó el centro del escenario en el hotel Wynn de Las Vegas (Nevada), flanqueada por el senador de Vermont Bernie Sanders, el único que se mantiene como alternativa relevante a la exprimera dama en las encuestas, y el exgobernador de Maryland Martin O'Malley, necesitados de minutos ante las cámaras y financiación.

El debate demócrata no compitió en número de participantes, audiencia o salidas de tono con el último de los principales aspirantes republicanos en septiembre pasado: una gresca dialéctica de once conservadores en el que destaca el histriónico magnate Donald Trump, capaz de llamar estúpido o feo a sus compañeros de tarima.

Este primer debate demócrata, organizado por CNN, atrajo a 15,3 millones de televidentes, según informó hoy ese canal, por encima de las expectativas de los ejecutivos de la cadena, aunque por debajo de los 25 millones del debate republicano de agosto o los 23 millones del emitido en septiembre.

Pero las dos horas y medias tuvieron sus momentos álgidos, como cuando el exgobernador de Rhode Island Lincoln Chafee dijo que votó en 1999 en el Senado a favor de acabar con la ley Glass-Steagall, que dividía la banca comercial de la de inversiones, porque era su primera decisión legislativa y no sabía qué votaba, algo que hoy ha sido aprovechado por la prensa de Nueva Inglaterra (hogar del candidato) para aconsejar que se retire.

El público que asistió al debate en uno de los casinos más grandes de Las Vegas también dedicó algunas carcajadas al momento en el que Sanders, que se define como un "socialista demócrata", dijo que ya estaba bien de "hablar de los malditos correos electrónicos" de Clinton, el punto débil más serio de la favorita, por el momento.

Sanders no quiso utilizar el escándalo por el uso de un servidor privado cuando era secretaria de Estado para atacar a Clinton y prefirió hablar de su "revolución" a favor de la clase media y los pobres y contra los intereses de las grandes fortunas.

Sanders, con un 25 % de apoyo en la media de encuestas realizada por RealClearPolitics, afirmó en una entrevista posterior con MSNBC que fue "una respuesta espontánea".

O'Malley, el tercero de los participantes que dispuso de mayor tiempo y quien ha pedido que haya más debates -su única esperanza de enfrentarse a la maquinaria de campaña de Clinton-, aprovechó también el asunto de las armas para atacar a Sanders, que ha conseguido robarle el electorado demócrata más de izquierda.

El exgobernador de Maryland, que señaló que Clinton es un "nombre del pasado", añadió hoy en una entrevista con MSNBC que su objetivo es dejar claro a los votantes demócratas que hay "una tercera opción".

Entretanto, sorprendió el poco tiempo que los participantes dedicaron a hablar de la reforma migratoria en un estado de gran presencia hispana como Nevada, aunque los cinco precandidatos consideran que se debe buscar un camino hacia la ciudadanía.

Clinton indicó que apoyará que los inmigrantes indocumentados puedan ser cubiertos por la reforma sanitaria del presidente Barack Obama, mientras que O'Malley apuntó que irá "incluso más allá que el presidente" en asuntos migratorios.

Al cierre, los precandidatos coincidieron en que el debate fue mucho más civilizado y positivo que el de los republicanos, algo que hoy reiteró el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest.

Trump, que estuvo comentando el debate en la red social Twitter toda la noche, reconoció hoy en el canal ABC que Clinton "salió como ganadora", mientras que Sanders -en su opinión- fue demasiado condescendiente y no debería haber estrechado la mano de la exsecretaria de Estado ante las cámaras en un momento del debate.

La mayoría de comentaristas políticos estadounidenses coincide hoy en que Clinton salió reforzada del debate y demostró estar preparada para consolidar su condición de favorita, pese a que Sanders le está restando peso en varias estados de cara a las elecciones primarias del partido.

El debate es también un mensaje para el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, que está examinando su candidatura a las primarias para los comicios presidenciales de 2016, y para quien la CNN había reservado hasta última hora un atril a su nombre.

Biden mantuvo hoy su agenda de trabajo y se limitó a comentar el debate con un sucinto: "creo que todos lo hicieron muy bien".

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

12 Octubre 2015

Los aspirantes a la candidatura demócrata en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos se preparaban hoy para su primer debate televisivo, al que Hillary Clinton llega como clara favorita y solo con el socialista Bernie Sanders como serio contendiente.

La ex secretaria de Estado se presenta a este primer debate de los demócratas, que se celebrará mañana martes en Las Vegas (Nevada) con otros cuatro contendientes, con una nuevo empujón en las encuestas, que le dan una clara mayoría en Nevada y Carolina del Sur.

Clinton, con el 42 % de apoyo, según una media de las principales encuestas elaborada por RealClear Politics, está a la cabeza, seguida del senador independiente Bernie Sanders con un 25,4 %.

Los otros participantes del debate, el exgobernador de Maryland, Martin O'Malley, (0,6%), el exsenador Jim Webb (0,9%) y el exgobernador Lincoln Chafee (0,2%), son prácticamente irrelevantes en la carrera demócrata por la nominación presidencial de 2016, y su débil futuro en las primarias dependerá de su papel en el debate.

Además, una de las más importantes incógnitas en la nominación de Clinton no estará presente en este debate: el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, quien tiene casi un 19 % de popularidad y está evaluando si presentarse a la carrera presidencial.

Todo apunta a que el debate de mañana se centrará en atacar a Clinton. Sin embargo, también hay interés en ver cómo defienden sus diferencias Sanders, socialdemócrata que aboga por una revolución política, y la exprimera dama, vista como una creación del "establishment" (de la política tradicional y de influencias).

Tanto Clinton como Sanders defienden una reforma migratoria que incluya un camino a la ciudadanía y se han opuesto al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), pero ambos difieren en puntos clave de política económica, fiscal o exterior.

Clinton, que ha visto desplomarse sus posibilidades frente a Sanders en encuestas de Nuevo Hampshire e Iowa, pudo respirar hoy más tranquila con datos de un sondeo en los estados de Nevada y Carolina del Sur hecho para el canal CNN.

De aquellos que aseguran que participarán en las primarias de Nevada, el 50 % se inclina por Clinton, mientras que el 34 % lo hace por Sanders y el 12 % lo hace por una hipotética candidatura de Biden.

Nevada es un estado "bisagra", que puede inclinar la elección presidencial, con un importante electorado hispano, que apoya en su mayoría a Clinton en la carrera de las primarias.

En Carolina del Sur, Clinton cuenta con un 49 % de las intenciones de voto, frente al 24 % de Biden, lo que demuestra la importancia de que se revele la decisión final del vicepresidente, quien si confirma sus ambiciones presidenciales podría obligar a redefinir la estrategia de los demócratas.

Clinton deberá defenderse en el debate del escándalo por el uso de un servidor privado para las comunicaciones electrónicas cuando era secretaria de Estado, algo que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha considerado un "error" y que es, por el momento, su mayor punto débil.

El debate, que durará unas dos horas y media, estará moderado por el presentador de la CNN Anderson Cooper, quien vendrá acompañado por los periodistas del canal Dana Bash, Don Lemon y Juan Carlos López, este último de CNN en Español.

El primer debate del lado demócrata no contará con un plantel tan variado como los republicanos, que se dividen en un formato doble para que participen los 15 aspirantes y que ha tenido en el histriónico magnate Donald Trump, favorito de las encuestas, un imán para las audiencias.

"Las audiencias de los dos primeros debates republicanos fue anormalmente alta... esperamos esta vez unas audiencias mucho más bajas", explicó al diario Político el redactor jefe de la CNN en Washington, Sam Feist.

"Yo creo que la gente va a conectarse por un par de minutos y después se quedará dormida", aseguró Donald Trump en una entrevista hoy al canal conservador Fox News.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

14 Abril 2015

El Tribunal Electoral Departamental (TED) de Santa Cruz resolvió multar al Movimiento Demócrata Social (Demócratas), a la agrupación Alianza Solidaria Popular (ASIP) y al canal de televisión RTV Mundial de Montero porque realizaron y difundieron campaña electoral no autorizada, reportó radio Alternativa de la Red ERBOL.

La vicepresidenta del TED, Dolly Ortiz, explicó que la multa contra Demócratas es de 60 salarios mínimos, los cuales deben ser cancelados en el plazo de 48 horas.

La sanción se debe a que supuestamente este partido realizó campaña electoral el sábado en San Juan de Lomerío, cuando se supone que no debería existir proselitismo puesto que la votación debía repetirse el domingo.       

En cuanto a ASIP, Ortiz explicó que esta agrupación debe pagar 50 salarios mínimos porque no cumplió con retirar unas vallas propagandísticas que el TED le ordenó sacar.

 La autoridad electoral agregó que el canal RTV Mundial debe pagar 383.157 bolivianos porque difundió propaganda sin estar habilitado.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Erbol

07 Abril 2015

El Movimiento Demócrata Social (MDS) formalizó el martes la denuncia contra los vocales del Tribunal Departamental Electoral (TDE) por incurrir supuestamente en cuatro delitos en el proceso de conteo de votos tras las elecciones subnacionales del 29 de marzo.

"Estamos presentando la denuncia penal como lo decidimos el día de ayer por cuatro delitos, pero fundamentalmente lo hacemos para sentar un precedente por todas las irregularidades que hubo en el proceso electoral" explicó el representante de MDS, Vladimir Peña.

Peña criticó a los vocales por "encerrarse", cuando el conteo debía ser público y esto generó sospechas sobre la manipulación de resultados que variaban de un día a otro.

Señaló que los delitos electorales son manipulación informática, modificación de datos, falsificación de documentos y beneficio a razón de cargo.

"No podemos permitir los cruceños y los bolivianos que se manosee la democracia y que se juegue con la voluntad popular de los ciudadanos y aunque hayamos ganado no vamos a tolerar que se alteren los datos en tres municipios", enfatizó el vocero de Demócratas.

La querella penal fue presentada a las 11h30 de la mañana.

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

01 Abril 2015

El alcalde electo de Warnes, Mario Cronembold, del Movimiento Al Socialismo (MAS), aseguró el miércoles que el principio de acuerdo con los posibles concejales de Demócratas está consolidado y que permitirá que su gestión se desarrollé con normalidad, debido a que contará con el respaldo de los dos tercios del Concejo Municipal.

"Estamos trabajando y cotejando los planes de gobierno de ambas agrupaciones para beneficio de Warnes, ya la campaña terminó y lo que queda a partir de ahora es guardar, con todo respeto, nuestras banderas y la única bandera que hay que flamear a partir de ahora es el verde y blanco", afirmó Cronembold, que de acuerdo a los resultados iniciales, habría logrado la reelección como burgomaestre de la población norteña.

El acuerdo fue suscrito el martes con los dos primeros candidatos a concejales por Demócratas, Luis Molina y Luis Justiniano; las reuniones continuaron este miércoles para cotejar los programas de gobierno.

 El Comité Ejecutivo de Demócratas, empero, no autorizó a ninguno de sus candidatos electos firmar algún acuerdo con el MAS.

 "Nosotros tenemos una línea partidaria de la última reunión del Comité Nacional en la cual se estableció hacer alianzas con cualquier fuerza partidaria menos con el Movimiento al Socialismo", dijo Vladimir Peña, vocero del frente que lidera el opositor y gobernador reelecto de Santa Cruz, Rubén Costas.

 Al respecto, el concejal electo por Demócratas, Luis Molina, dijo que ese principio de acuerdo está seguro que podría consolidarse.

 "Nos hemos adelantado un poquito, pero estamos seguros que (Costas), por el bien de Warnes, nos aceptará", afirmó.

 Peña añadió que el frente tomará una postura tras conocer oficialmente ese acercamiento.

Cronembold adelantó que el mismo tendría como base el entregar la presidencia del Concejo a los Demócratas.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: ABI

Últimas Noticias

Prev Next

Gobernación y Segip Santa Cruz la mejor …

Gobernación y Segip Santa Cruz la mejor plaza para la Lotería Nacional

Santa Cruz es la mejor plaza para la Lotería, ya que la población de este...

En hacienda de Banzer Señalan no encontr…

En hacienda de Banzer Señalan no encontraron nuevos restos de Marcelo

El director del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Gustavo Ángel Lima, aclaró este miércoles que...

La secretaria de Seguridad Nacional de E…

La secretaria de Seguridad Nacional de EEUU Hay unos “500 criminales” en caravana de migrantes

“La crisis es real y está justo al otro lado de este muro”, dijo el...