Santa Cruz de la Sierra
20 Abril 2016

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se propone viajar este jueves a Nueva York para llevar a la ONU su denuncia de que sufre un intento de "golpe", mientras en el Senado parece formarse una mayoría proclive a llevarla a un juicio político con miras a su destitución.

El viaje de Rousseff a Nueva York fue confirmado hoy y tiene como propósito la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, en cuyas negociaciones Brasil participó activamente, pero la ocasión servirá para que la mandataria exponga la crisis en que se encuentra el país y también su propia situación.

Fuentes cercanas a la Presidencia dijeron a Efe que una de las intenciones de Rousseff es aprovechar el escenario de la ONU y la presencia de decenas de jefes de Estado y de Gobierno para denunciar las intenciones "golpistas" que percibe por detrás del proceso que pudiera abreviar su mandato.

La mandataria tiene planes de regresar a Brasilia el viernes por la noche, tras asistir al acto en la ONU y, paradójicamente, durante los dos días que permanecerá en Nueva York su cargo será ocupado en forma interina por el vicepresidente Michel Temer, con quien ha roto toda relación.

Temer, primero en la línea de sucesión en caso de una destitución de Rousseff, ha sido acusado por la mandataria de ser "uno de los jefes de la conspiración" y permanece recluido en su casa de Sao Paulo, que es objeto de una incesante romería de políticos.

El intenso desfile de dirigentes de varios partidos, economistas y personalidades de diversos ámbitos ha llevado a la prensa local a afirmar que Temer está en plena conformación del eventual Gobierno que podría asumir en la primera quincena de mayo.

Eso dependerá de la decisión que tome el Senado sobre el proceso contra Rousseff, que estará en manos de una comisión especial que será instalada el próximo lunes en la Cámara alta.

Esa comisión analizará las acusaciones remitidas por la Cámara de Diputados, que se refieren a maniobras fiscales irregulares, y luego elaborará un informe que se prevé que será votado en el pleno del Senado alrededor del 10 de mayo.

Si el Senado se inclinara por instaurar el juicio político, la presidenta será separada del cargo durante los 180 días que durará el proceso y su lugar será ocupado por Temer, quien completaría el mandato si se llegara a una destitución.

La comisión de 21 senadores se instalará el próximo lunes y será presidida seguramente por un legislador del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera Temer y tendrá ese derecho como primera minoría en la cámara, con 18 de los 81 escaños.

La instrucción del caso debería recaer en la segunda minoría, que con 11 escaños cada uno constituyen el Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff, y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el más enconado opositor del Gobierno.

El PSDB ha reclamado esa responsabilidad sobre la base de que el PT es "parte interesada" en el proceso, por lo que una vez que sea instalada la comisión ese asunto deberá dirimirse, posiblemente con el nombramiento para ese cargo de un senador del Partido Socialista Brasileño (PSB), que tiene la tercera minoría con siete escaños.

La instauración del juicio político, que separaría a Rousseff del cargo durante seis meses, dependerá de que lo apoye la mitad de los 81 senadores, mientras que la votación definitiva sobre el posible "impeachment" requeriría una mayoría de dos tercios (54 votos).

En cualquiera de los casos, después del varapalo que el Gobierno llevó en la Cámara de Diputados, en la que el proceso avanzó con una clara mayoría de 367 votos frente a 137, las cosas parecen cuesta arriba para Rousseff en el Senado.

Sondeos hechos en la prensa local en la Cámara alta indican que al menos 46 senadores ya han manifestado su intención de votar a favor del juicio, en tanto que unos 20 estarían en contra y el resto indecisos.

Más allá de eso, de los 17 partidos representados en el Senado, doce votaron el pasado domingo en la Cámara de Diputados por la continuación del proceso y sólo cuatro lo rechazaron.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

18 Abril 2016

El expresidente Jorge Quiroga calificó como el fin del Partido de los Trabajadores (PT) de Luis Ignacio Lula da Silva y de la aún presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, tras la aprobación de la Cámara de Diputados del enjuiciamiento para la destitución de la Mandataria.

Quiroga cree que este momento político en Brasil se ha dado gracias a la “independencia” de sus instituciones, en particular de la prensa y de la justicia. “En Brasil hay prensa independiente y justicia independiente, lo que ha precipitado la aprobación de juicio”, comentó en una rueda de prensa.

El Senado tiene en sus manos la decisión final, aunque muchos analistas creen que este será un escenario meramente administrativo, porque el objetivo es la destitución y las fuerzas de oposición tienen los votos para hacerlo.

Con este hecho “claramente es el fin del ciclo del PT, que gobernó desde 2003. LLegó poco después de Hugo Chávez que tomó el control de PDVS y conformaron el proyecto político más poderoso de América Latina”, afirmó.

Redacción: Leo.bo
Fuente: ANF

 

18 Abril 2016

El caso de Dilma Rousseff, que podría afrontar un juicio político en las próximas semanas, no es único: presidentes de América Latina y de Europa han salido de su cargo por corrupción o malos manejos.

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó este fin de semana la apertura de un proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff. Aunque faltan todavía dos votaciones en el Senado, el gobierno de Rousseff parece contra las cuerdas. En este caso, Rousseff será juzgada por maquillar las cuentas públicas. En América Latina, otros presidentes han tenido que afrontar procesos similares que terminaron en su destitución. Estos son algunos ejemplos.

Estos han sido los presidentes destituidos por los parlamentos de sus países.

Venezuela

El presidente Carlos Andrés Pérez, acusado de malversación y enriquecimiento ilícito, fue cesado en mayo de 1993, y su destitución confirmada por el Congreso el 31 de agosto siguiente.

Ecuador

Abdalá Bucaram, acusado de desvío de fondos públicos, fue destituido el 6 de febrero de 1997 por "incapacidad física y mental", seis meses después de su investidura.
En abril de 2005, en medio de una revuelta popular, el presidente Lucio Gutiérrez, acusado de colocar a allegados en la Corte Suprema de Justicia, fue igualmente destituido por el Parlamento.

Perú

Alberto Fujimori fue destituido el 21 de noviembre del 2000, "por incapacidad moral permanente", previa partida a Japón, donde permaneció varios años. Extraditado de Chile en 2007, fue condenado a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad.

Paraguay

Fernando Lugo fue destituido el 22 de junio de 2012 "por mal desempeño de sus funciones", en un juicio político por el Senado.

Indonesia

Abdurrahman Wahid, acusado de incompetencia y corrupción, fue destituido el 23 de julio de 2001 por el Parlamento.

Lituania

Rolandas Paksas, destituido el 6 de abril de 2004 por "violación grave de la Constitución y faltar al juramento constitucional". Estaba acusado de conceder la nacionalidad lituana a un empresario de origen ruso, que era su principal apoyo financiero. Privado del derecho de volver a presentarse a unas elecciones en su país, fue elegido diputado en el Parlamento Europeo en 2009.

Otros jefes de Estado fueron forzados a renunciar por la presión popular y política. En estos casos, los parlamentos o los organismos encargados de abrir un proceso en su contra no tuvieron que actuar.

Brasil

Fernando Color de Mello, acusado de corrupción, dimitió el 29 de diciembre de 1992 al abrirse su proceso de destitución ante el Senado. Collor de Mello sigue activo en la vida política brasileña como senador.

Israel

Al hilo de un caso de evasión fiscal y corrupción, el presidente Ezer Weizman dimitió en julio del 2000. Prefirió así tirar la toalla antes que enfrentarse a un proceso de destitución. En junio de 2007, el presidente Moshe Katzav, caído en desgracia por su implicación en un escándalo sexual, dimitió también, previo compromiso con la justicia para evitar la prisión. Finalmente fue condenado y encarcelado en 2011.

Alemania

El presidente de la República Federal, Christian Wulff, se vio obligado a dimitir en febrero de 2012 al levantarse su inmunidad. Inculpado por corrupción, fue posteriormente declarado inocente.

Guatemala

Otto Pérez, acusado de dirigir un sistema de corrupción en la administración aduanera, se vio privado de su inmunidad por el Parlamento el 1 de septiembre de 2015. Ante el riesgo de ser destituido, renunció al cargo dos días más tarde y fue colocado en prisión preventiva.

Otros procesos de destitución no tuvieron éxito en Estados Unidos, Corea del Sur y Rusia. Estos son algunos de ellos:

Otros jefes de Estado se vieron sometidos a un proceso de destitución, que no dio resultado. Fue el caso de Boris Yeltsin en Rusia (1999), Luis González Macchi en Paraguay (2003), Roh Moo-Hyun en Corea del Sur (2004) o Hery Rajaonarimampianina en Madagascar (2015).

En Estados Unidos, en dos ocasiones la Cámara de Representantes votó por la acusación ('impeachment') del presidente, primero Andrew Johnson (en 1868) y luego Bill Clinton (en 1999). Ambos fueron salvados por el Senado.

En 1974, la Cámara inició los trabajos de cara a un 'impeachment' del presidente Richard Nixon, pero el procedimiento fue abandonado después de su dimisión.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

14 Abril 2016

Unos 3.000 policías reforzarán la seguridad en los alrededores del Congreso brasileño durante las sesiones que definirán si avanza el trámite para un eventual juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, informaron hoy fuentes oficiales.

Aunque ese será el número de agentes desplegados en la Explanada de los Ministerios, donde se sitúan todos los edificios del poder público en Brasilia, el teniente coronel Antonio Carlos Freitas, jefe de seguridad de la capital, explicó que “en total, habrá unos 10.000 hombres listos para actuar, en caso de necesidad”.

Las sesiones comenzarán este viernes y se prolongarán hasta el domingo, cuando los diputados decidirán si el trámite para un juicio político contra la presidenta llegará al Senado, que tendrá la última palabra en relación al proceso.

Las autoridades calculan que, durante esas sesiones, alrededor de 300.000 personas pueden llegar a concentrarse en la Explanada de los Ministerios, una amplia avenida con enormes jardines centrales, que para evitar eventuales desórdenes han sido divididos en dos por unas vallas de casi un kilómetro de extensión y dos metros de alto.

La intención es que a un lado de esas vallas se ubiquen aquellos manifestantes que apoyan el juicio contra Rousseff y del otro los que defienden a la mandataria.

“La operación de seguridad ha sido pensada para evitar que esos dos grupos se encuentren en el camino o en el propio lugar en que esperarán el resultado de la votación”, explicó Freitas.

También aseguró que todas las personas que se acerquen a la Explanada de los Ministerios serán objeto de rigurosas revisiones y que será impedido que porten objetos cortantes u otros que puedan servir para agredir.

“Solo serán permitidas banderas, pero sin mástiles ni ningún tipo de soporte”, indicó el jefe policial.

Para que el proceso avance hasta el Senado, la oposición necesita reunir una mayoría calificada de dos tercios (342 de los 513 votos posibles) en la Cámara baja.

En caso de que el proceso prosiga, en un plazo aún no definido pero que puede ser de unos quince días, los 81 miembros del Senado decidirán, por mayoría simple, si efectivamente será iniciado el juicio político contra la mandataria.

Si así fuera, Rousseff se tendría que separar del cargo durante los 180 días que tendrá el Senado para realizar el juicio y en ese período debería ser sustituida por el vicepresidente Michel Temer, quien completaría el mandato que vence el 1 de enero de 2019 si la mandataria perdiera el cargo.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

12 Abril 2016

La mandataria acusó de "traición" a su vicepresidente Michel Temer, tras la filtración de un discurso en el que éste ya se preparaba para sucederla.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff, amenazada por un juicio de destitución, acusó este martes (12 de abril) de "traición" a su vicepresidente Michel Temer, tras la filtración de un discurso en el que éste ya se preparaba para sucederla.

Esa filtración "revela una traición hacia mí y hacia la democracia, de ese jefe conspirador que tampoco tiene compromisos con el pueblo", proclamó Rousseff en una reunión sobre educación en el Palacio presidencial de Planalto.

"Vivimos tiempos extraños y preocupantes. Tiempos de golpe de Estado, de farsa y de traición", afirmó Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), acusando a Temer de ser "uno de los jefes de la conspiración".

Temer divulgó el lunes, involuntariamente según adujo, un audio en el que daba por hecha la aprobación en la Cámara de Diputados el próximo domingo de una moción de impeachment de Rousseff, acusada de manipulación de las cuentas públicas.

En ese discurso, el dirigente del partido centrista PMDB llamaba a formar "un gobierno de unidad nacional" para "pacificar" al país y sacarlo de la recesión económica a la vez que prometía respetar las "conquistas sociales" obtenidas durante los gobiernos de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) y de Rousseff.

"Ayer quedó claro que existen dos jefes del golpe, que actúan en conjunto y de forma premeditada", dijo Rousseff, apuntando sus dardos igualmente contra el presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, que promueve activamente su destitución.

"Utilizaron la farsa de la filtración para difundir el orden del día de la conspiración. Ahora conspiran abiertamente, a la luz del día, para desestabilizar a una presidenta legítimamente electa", afirmó.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

08 Abril 2016

Aquellos que impulsan el impeachment con miras a la destitución de la mandataria necesitan 342 votos para aprobar la propuesta. Una nueva encuesta demuestra que se acercan a su objetivo.

Una encuesta realizada por Datafolha para el periódico Folha de San Pablo entre el 21 de marzo y el 7 de abril reveló que el 60% de los parlamentarios están dispuestos a votar a favor del juicio político con miras de destitución de la presidente Dilma Rousseff.

Este número, sin embargo, no es suficiente para aprobar el proceso que decidirá el futuro de la mandataria. Del total de 512 legisladores, se necesitan 342 votos para el impeachment.

Hasta el momento, de acuerdo con el sondeo publicado este viernes por el diario paulista, 308 congresistas votarían a favor del juicio político, 34 menos que el requerido 67% para que se lleva a cabo la acción.

El 21% de los consultados dijo que votará en contra del proceso contra la jefa de Estado y el 18% comentó estar indeciso o no se manifestó al respecto.

El primer paso hacia un juicio político

El informe presentado el miércoles, redactado por el diputado Jovair Arantes, quien actúa como instructor de una comisión especial de la Cámara baja, supone apenas el primero de los escalones del engorroso proceso que definirá si Rousseff responderá a un juicio político.

"Como la denuncia contiene todas las condiciones jurídicas y políticas necesarias para su admisión, concluye el instructor por la aceptación jurídica y política de la acusación y por la consecuente autorización para la instauración, en el Senado, del proceso por crimen de responsabilidad" contra la mandataria, indicó Arantes.

Las acusaciones formuladas por la oposición dicen que Rousseff incurrió en maniobras contables para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, modificar presupuestos mediante decretos y acumular deudas y contratar créditos con la banca pública, pese a que la legislación lo prohíbe.

Todo eso, según la parte acusadora, constituye "delitos de responsabilidad", que la Constitución brasileña contempla entre las causas que pueden llevar a la destitución de un mandatario.

Redacción Leo.bo

Fuente: Infobae

30 Marzo 2016

Cristina Choque, jefa de la Unidad de Apoyo y Gestión Social del Ministerio de la Presidencia, fue destituida de su cargo presuntamente por incumplir con sus funciones, por lo cual presentará un amparo constitucional para hacer respetar sus derechos laborales, indicó la abogada Martha Requena.

Choque tiene en contra un proceso administrativo por incumplimiento de funciones públicas y un proceso penal donde es acusada de ser cómplice de Gabriela Zapata, expareja del presidente Evo Morales, por permitir uso de ambientes y vehículos del Estado para fines particulares. Ambos procesos fueron iniciados por el Ministerio de la Presidencia y esa institución decidió destituir a Choque de su cargo.

“La defensa de Cristina Choque va a interponer un recurso de amparo constitucional, en razón de que dentro del proceso administrativo se ha dispuesto su destitución” sin base, señaló Requena a ANF.

Además, Choque tiene un bebé de seis meses, y la ley laboral establece que una persona no puede ser despedida desde el embarazo hasta que el hijo o hija cumpla un año de edad.

Redacción: Leo.bo
Fuente: ANF

 

17 Marzo 2016

La Cámara de Diputados de Brasil eligió hoy a los 65 miembros de una comisión especial que determinará si existen argumentos jurídicos para la apertura de un juicio político con miras a la destitución de la presidenta Dilma Rouseff.

La elección de los miembros de la comisión fue el primer paso de un engorroso proceso que definirá si la mandataria será sometida a un juicio con miras a su destitución por irregularidades contables en las que el Gobierno supuestamente incurrió en sus balances de 2014 y 2015.

Las formaciones con mayor participación en la comisión serán el Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff, y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente Michel Temer -primero en la línea sucesoria en caso de una destitución- y que alberga alas disidentes que apoyan el juicio político.

Cada una de esas formaciones tiene ocho miembros en la comisión, dos más que el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), mientras que los otros 20 partidos representados contarán con hasta cuatro diputados.

La elección de los miembros de la comisión se dio en medio de un constante alboroto, con la bancada opositora entonando “Fuera Dilma” y el oficialismo respondiendo “golpistas”.

El anuncio de la elección de la comisión, hecho por el presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha, quien responde ante el Tribunal Supremo a un proceso por presunta corrupción vinculada a la estatal Petrobras, fue festejado por los opositores, que entonaron el himno nacional entre las protestas de los legisladores del oficialismo.

La comisión ahora deberá elegir a su directiva y al diputado que actuará como instructor y notificar oficialmente sobre el proceso a Rousseff, quien tendrá un plazo de diez sesiones para presentar su defensa.

Sus alegatos y los de la parte acusadora serán debatidos durante otras cinco sesiones y luego la comisión votará sobre el informe que preparará el diputado instructor del caso.

Si la comisión es favorable al juicio político, la palabra pasará al pleno de los 513 diputados, en el que el proceso avanzará si es respaldado por una mayoría calificada, de al menos dos tercios (342 votos).

Si los diputados deciden proseguir con el proceso, la palabra la tendrá al pleno del Senado, que por mayoría simple decidirá si archiva la causa o inicia lo que sería el propio juicio político.

En ese último caso, la mandataria deberá separarse del cargo hasta que concluya el proceso, para el cual habrá un plazo de 180 días, y en ese período sería sustituida por el vicepresidente Michel Temer, quien completaría el mandato que concluye el 1 de enero de 2019 si se llegara a la destitución.

El proceso inició en diciembre pasado, pero fue interrumpido por una decisión de la Corte Suprema, que identificó “errores de procedimiento” en la elección de los miembros de la comisión especial designada nuevamente hoy en la Cámara baja.

El Supremo esclareció el trámite este miércoles y hoy, al calor de la profunda y creciente crisis política que mantiene acorralada a Rousseff, la Cámara baja decidió retomar de inmediato el trámite para un eventual juicio político.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Iglesia pide al TSE respetar normas al m…

Iglesia pide al TSE respetar normas al momento de habilitar o no a candidatos

El presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) y flamante arzobispo de Sucre, Ricardo Centellas...

Príncipe Harry y Meghan Markle cierran s…

Príncipe Harry y Meghan Markle cierran su oficina en el Palacio de Buckingham

Según los informes, el príncipe Harry y Meghan, duquesa de Sussex, están eliminando a 15...

Epidemia de dengue: Prevén que los casos…

Epidemia de dengue: Prevén que los casos podrían llegar a los 60 mil

Lo confirmó la OMS y el Ministerio de Salud: Bolivia está viviendo la epidemia de...