Santa Cruz de la Sierra
04 Abril 2017

El Tribunal Superior Electoral de Brasil suspendió hoy, dos horas después iniciado, el juicio en que debe establecer si hubo fraudes en la campaña de Dilma Rousseff y Michael Temer en 2014, que pudiera costarle el cargo al actual mandatario.

En forma unánime, la corte aceptó las primeras apelaciones de la defensa de Rousseff, destituida por fraudes fiscales en agosto de 2016 y sustituida por Temer, que pidió un plazo mayor para presentar sus alegaciones finales y citar nuevos testigos, con lo cual el proceso ha quedado suspendido por un plazo aún no definido.

El tribunal aceptó la tesis de la defensa de Rousseff, según la cual el plazo para presentar sus alegatos era de cinco días, y no dos como había establecido la corte, y también la necesidad de que sean escuchados nuevos testigos.

Entre ellos, será citado el exministro de Hacienda Guido Mantenga, sospechoso de haber negociado donaciones irregulares para la campaña del 2014 con el grupo Odebrecht, lo cual s sido solicitado por la defensa de Rousseff.

La aceptación de estas demandas abre un paréntesis en el juicio, que quedará en suspenso al menos hasta la próxima semana, cuando vencerá el nuevo plazo para la presentación de los alegatos finales de las defensas, aunque en los medios jurídicos ya se calcula que solo será retomado en mayo.

En este proceso, el Tribunal Superior Electoral, fundado en 1932, sienta por primera vez en el banquillo a los miembros de una fórmula que ganó unos comicios presidenciales.

Catalogada como Acción de Investigación Judicial Electora (Aije) 194358, la demanda se refiere a supuestas “donaciones” recibidas por Rousseff y Temer para la campaña de 2014, cuando fueron reelegidos, que habría salido de la red de corrupción que operó en Petrobras y posteriormente del grupo Odebrecht, implicado en esa trama.

Según ha confesado Marcelo Odebrecht, expresidente de la empresa, su grupo donó para esa campaña de Rousseff y Temer 150 millones de reales (hoy unos 48 millones de dólares) y al menos una tercera parte de ese dinero tuvo origen en la corrupción.

Rousseff y Temer ganaron las elecciones de 2014, que mantuvieron a ella en el poder y a él en la vicepresidencia, aunque la mandataria fue destituida por irregularidades fiscales en agosto pasado y el actual gobernante heredó el mandato que ahora puede perder, lo que llevaría a una elección indirecta en el Congreso.

Si se llegara a ese extremo, sería la primera vez en su historia que dos presidentes brasileros sean destituidos durante el mismo período, lo que pudiera ahondar la profunda crisis política en que se han sumergido el país en los últimos tres años, desde que comenzó la investigación en la estatal Petrobras.

Si hubiera una sentencia condenatoria, quien fuera elegido por el Congreso para suceder a Temer concluiría el mandato el 1 de enero de 2019, cuando deberá asumir el ganador de las elecciones previstas para octubre del año próximo.

Sin embargo, Temer permanecería en el poder hasta tanto sean juzgadas todas las apelaciones previstas en la ley, que comienzan en la propia corte electoral y acaban en el Tribunal Supremo, que daría la última palabra tras un engorroso proceso.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Agencias

19 Octubre 2016

El legislador que encabezó la destitución de la presidenta brasileña Dilma Rousseff fue arrestado el miércoles como parte de una investigación sobre corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El diputado Eduardo Cunha, que hasta recientemente fue un aliado clave del nuevo presidente Michel Temer, está acusado de corrupción, lavado de dinero y evasión fiscal vinculada a la compra de un yacimiento que Petrobras realizó en el 2011 en el país africano de Benin.

Los fiscales dijeron en un comunicado que pidieron la detención de Cunha porque presuntamente representaba una amenaza a la integridad de la investigación y podía fugarse. También pidieron que se congelen cuentas bancarias en su poder, que suman unos 60 millones de dólares.

Cunha fue arrestado en la capital, Brasilia, y luego fue llevado en avión a la ciudad de Curitiba, donde el juez Sergio Moro preside varios casos de Petrobras. En un comunicado, Cunha dijo que su arresto era "absurdo".

El expresidente de la cámara baja enfrenta varias investigaciones y ha sido acusado de aceptar millones de dólares en sobornos para él y otros políticos. Cunha refuta los alegatos y ha dicho que el objeto de una cacería de brujas por parte del Partido de los Trabajadores, al que pertenece Rousseff.

Cunha inició el proceso de destitución en contra de Rousseff en diciembre, cuando era presidente de la Cámara de Diputados. Eso conllevó a que el Senado votara en favor de destituir a la presidenta en agosto.

Para entonces, las acusaciones de corrupción ya habían obligado a Cunha a renunciar a su puesto de presidente de la cámara baja. El mes pasado, se le removió de su puesto en el Congreso y se le retiraron las protecciones legales que tenía contra la presentación de cargos, que gozan los funcionarios electos en Brasil.

Cunha luego comenzó a criticar públicamente a Temer, quien fuera su aliado, y a miembros del gabinete. Anunció que escribiría un libro contando todo sobre la destitución y que los primeros fragmentos serían publicados en noviembre.

Los analistas han dicho que si Cunha coopera con los fiscales, podría inculpar a otros en el caso Petrobras y crear más dolores de cabeza para el gobierno.

Tras el arresto, la oficina de Temer dijo que el presidente había acortado su viaje a Japón y se esperaba que estuviera de regreso en Brasilia el viernes.

Redacción: Leo.com.bo 
Fuente: AP

 

09 Septiembre 2016

Uno de los magistrados de la Corte Suprema brasileña negó el primero de los recursos judiciales que la ahora ex presidente Dilma Rousseff presentó contra la decisión del Senado de despojarla del mandato por supuestas irregularidades en las cuentas públicas, informaron fuentes judiciales.

Teori Zavascki, uno de los once magistrados del Tribunal Supremo Federal (STF) y a quien fue distribuido el primero de los recursos contra el proceso político de destitución, rechazó la petición de los abogados de Rousseff para anular la audiencia en que el Senado la destituyó.

El recurso fue presentado por el defensor de la ex jefe de Estado y ex ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, un día después de la votación del 31 de agosto pasado en que el Senado, por 61 votos contra 20, declaró a Rousseff responsable de crímenes de responsabilidad, los que justifican una destitución presidencial. Así, la Cámara alta la despojó definitivamente del mandato.

La misma votación convirtió automáticamente en presidente con plenos poderes de Brasil a Michel Temer, vicepresidente de Rousseff y que venía ejerciendo como gobernante interino desde el 12 de mayo pasado, cuando el Senado decidió abrirle el juicio político con fines de destitución a la entonces mandataria.

En su primer recurso ante la máxima corte de justicia del país, Cardozo pidió que la votación del Senado fuese anulada por haber incurrido en violaciones a la Constitución y por errores procesales.

Según el abogado, la mandataria no tuvo derecho a una amplia defensa y fue destituida con base en acusaciones que no constaban en el informe en que el Senado se basó para abrir un juicio en su contra.

El abogado de Rousseff también cuestionó la validad constitucional de dos artículos de la ley de 1950 que reglamentó los juicios con fines de destitución contra el jefe de Estado por considerar que perdieron su efecto tras la promulgación de la Constitución de 1989.

Cardozo también solicitó en el recurso rechazado que Temer volviese a ser considerado interino por lo menos hasta un nuevo juicio en el Senado.

Además del recurso negado, Cardozo presentó otros dos para pedir la anulación del juicio político con el argumento de que "no se respetó el derecho al debido proceso" en el Senado, órgano legislativo que, en su opinión, actuó como tribunal, y de que en el proceso no había una "justa causa" para justificar la destitución.

En el primer caso, citó como ejemplo de violaciones al derecho del debido proceso el hecho de que "varios senadores declararon su intención de condenar (a la presidente) incluso antes de la fase de producción de pruebas", lo cual "viola todas las normas jurídicas".

Sobre las supuestas irregularidades fiscales que justificaron la acusación y la posterior condena, Cardozo insistió en que "son sólo un pretexto" y no constituyen los "presupuestos jurídicos" que la Constitución y las leyes contemplan para destituir a un mandatario.

Pero, además de la defensa, algunos partidos políticos adversarios de Rousseff también presentaron recursos contra el juicio político por una maniobra jurídica de última hora que le permitió a la ex presidente salvarse de la inhabilitación política por ocho años.

La decisión de admitir dos votaciones -una sobre la destitución y otra sobre la inhabilitación- fue adoptada por el propio presidente del STF, Ricardo Lewandowski, quien moderó el proceso en el Senado, a petición del Partido de los Trabajadores (PT).

Miembros de la formación de Temer, el poderoso Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), y varios de sus aliados presentaron recursos para pedir la nulidad de la votación que permitió a Rousseff mantener sus derechos políticos.

Algunos de tales recursos fueron rechazados este mismo jueves por la magistrada Rosa Weber, otra de las integrantes de la Corte Suprema y quien pidió un plazo para pronunciarse sobre otros cinco recursos que cuestionan la división de la votación que favoreció a Rousseff.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente EFE

01 Septiembre 2016

El abogado defensor de la expresidenta brasileña Dilma Rousseff pidió este jueves a la Corte Suprema la anulación del fallo del Senado que la destituyó de su cargo menos de 24 horas antes.

La apelación, a la que accedió la AFP, solicita "la suspensión de inmediato de los efectos de la decisión del Senado Federal que condenó por crimen de responsabilidad a la Presidenta de la República", según el texto firmado por el ex ministro de Justicia José Eduardo Cardozo, quien defendió a la exmandataria durante el impeachment.

La medida cautelar pide además la realización de "un nuevo juicio" y restablecer la presidencia interina de Michel Temer, exvicepresidente de Rousseff que juró como nuevo jefe de Estado de Brasil hasta fines de 2018 poco después de consumarse la destitución.

Rousseff perdió su mandato a manos del Senado, que la encontró culpable de haber violado la Constitución al aprobar gastos a espaldas del Congreso y financiar al Tesoro atrasando pagos a la banca pública, dos infracciones consideradas crímenes de responsabilidad, que solo alcanzan a funcionarios públicos.

La votación cerró con un holgado 61 a 20 a favor de la salida, una sentencia histórica que puso fin a un proceso que durante más de nueve meses sumergió al país en una crisis de gobernabilidad.

Rousseff, de 68 años, logró conservar los derechos políticos que le permiten postularse y ejercer cargos públicos.

Cardozo había anticipado el miércoles que presentaría al menos dos recursos ante el máximo tribunal cuestionando el proceso.

Figura del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), economista y exguerrillera marxista, Rousseff se convirtió en la segunda mandataria brasileña de los cuatro elegidos por votación directa tras el retorno de la democracia en 1985 que perdió su mandato por un impeachment. El anterior fue el hoy senador Fernando Collor en 1992.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

01 Septiembre 2016

Dilma Rousseff se ha dirigido al pueblo brasileño una última vez desde el palacio de la Alvorada, la residencia presidencial sita en la capital, Brasilia, dos horas después de que el Senado la destituyera definitivamente como presidenta del Gobierno. En una intervención de apenas 15 minutos que ha comenzado y terminado hablando de justicia, Rousseff ha pintado un presente extremadamente pesimista para el Brasil posimpeachment y ha apelado directamente a las futuras generaciones para reparar el rumbo que, según ella, hoy ha empezado a cobrar el país.

“Es el segundo golpe al que me enfrento en mi vida”, ha recordado, en referencia al golpe militar de 1964, que resultó en una dictadura contra la que ella luchó durante años. “Se está robando el proyecto nacional progresista, inclusivo y democrático que represento”. Y ha añadido, de su destitución: “Son unas elecciones indirectas inequívocas. La decisión de los senadores sustituye la voluntad de más de 54 millones de electores”. La cifra hacía referencia a los votantes que la nombraron ganadora de las elecciones generales de 2014. “Acaban de derribar al primer presidente electo sin motivo constitucional. El golpe de estado va a alcanzar a cualquier organización política progresista”.

Rousseff ha subrayado que no es ella, sino quienes han instigado su desgaste en el poder, quienes están siendo investigados en la macroperación anticorrupción Lava Jato. “Causa espanto que la mayor acción contra la corrupción de este país haya llevado precisamente al poder a un grupo de corruptos”, ha recalcado.

Llegada a este punto de su intervención, Rousseff parecía al borde de las lágrimas. “Es un golpe contra el pueblo y la nación. Es un golpe misógino, es homófobo y es racista”. Aquí ha dejado de usar términos de derrota. “Piensan que ganarán pero están equivocados. El gobierno golpista tendrá contra sí mismo la más enérgica y determina oposición que pueda sufrir”. Y ha añadido: “Llegamos al gobierno diciendo que nadie debería tener miedo de ser feliz, de tener esperanza. Durante 13 años realizamos un proyecto que promovió la caída de la desigualdad. Estoy segura de que la interrupción no es definitiva”.

Parafraseando al antropólogo brasileño Darcy Ribeiro, Rousseff ha dicho: “No me gustaría estar en el lado de los que se juzgan vencedores. La historia será implacable con ellos como lo ha sido en elecciones pasadas. Estoy segura de que les puedo decir: hasta aquí y poco más. O yo o alguien retomará este proceso”. Y con una voz quebrada, la sexta presidenta de la república brasileña se ha despedido del pueblo que la eligió dos veces.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

31 Agosto 2016

"Esta historia no acaba así. Estoy segura que la interrupción de este proceso por un golpe de Estado no es definitiva. Volveremos. Volveremos para continuar nuestro camino rumbo a un Brasil donde el pueblo es soberano", dijo este miércoles Dilma Rousseff, en su primera reacción tras ser destituida de la presidencia de Brasil.

Visiblemente afligida, la ex mandataria brasileña señaló: "Decidieron la interrupción del mandato de una presidenta que no cometió ningún crimen. Condenaron a una inocente y consumaron un golpe de Estado".

"Acaban de derrumbar a la primera mujer presidente de Brasil, sin ninguna justificación constitucional para el juicio político", afirmó.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

 

 

31 Agosto 2016

La historia dirá que el reloj marcaba la 13:36 del 31 de agosto de 2016 cuando llegó el final de la presidencia de Dilma Rousseff. Y con ese final, quizás el comienzo del ocaso definitivo del Partido de los Trabajadores (PT), la coalición liderada por Lula Da Silva que controló Brasil desde 2003.

El Senado dispuso este mediodía por amplio margen que la ahora ex mandataria fuera destituida de su cargo, mientras la Cámara se disponía a decidir si además sería impedida de ejercer puestos políticos durante un período de ocho años. En su lugar asumirá el vicepresidente Michel Temer, a cargo del Poder Ejecutivo el tiempo que duró el juicio político de la petista.

Rousseff no permaneció sola en el momento político más duro de su vida. En el Palacio de Alvorada miró atentamente los discursos que aliados y oponentes dieron minutos antes de la votación en el Senado. A su lado estaba su viejo amigo Lula Da Silva, jefe del PT y ex presidente brasileño, quien se halla en medio de la tormenta de corrupción que también contribuyó a golpear la imagen de Dilma.

En un primer momento, los senadores debían responder la pregunta: "¿La acusada cometió crímenes de responsabilidad y debe ser condenada con la pérdida del cargo y el impedimento para ejercer cargos públicos por 8 años?". Sin embargo, a pedido del PT, la segunda parte de la consulta fue hecha por separado.

Para la destitución, debían contarse 54 votos positivos. Pero para sorpresa de muchos, fueron 61 los senadores que se mostraron a favor de apartar definitivamente a la ex mandataria de la presidencia de Brasil. Sólo 20 legisladores apoyaron a Rousseff, en lo que marca un fuerte debilitamiento del PT en el juego político brasileño.

Temer, quien esta noche partirá rumbo a China, donde participará en el G-20, jurará esta tarde como nuevo presidente de Brasil, cargo que ejercerá hasta 2018.

La ahora ex presidente, suspendida de sus funciones desde que se instauró el proceso el pasado 12 de mayo, fue acusada de emitir tres decretos que modificaron los presupuestos sin autorización del Congreso y de contratar créditos con la banca pública en favor del Gobierno.

Las acusaciones se dieron en el marco de una grave crisis de credibilidad y en medio de escándalos de corrupción que no sólo afectaron a su gobierno, sino también al ex mandatario Da Silva y al PT. Ambas operaciones están tipificadas como "infracciones" en la Ley de Responsabilidad Fiscal, en vigor desde 2000, que reglamenta los artículos de la Constitución referidos a los presupuestos y en esos casos establece como pena la destitución y la pérdida de los derechos políticos por un lapso de ocho años.

En tanto, el mismo Senado dejó a Rousseff con un sabor agridulce al pronunciarse en contra de que sea inhabilitada durante ocho años para ejercer cargos políticos. Cuarenta y dos senadores se declararon a favor de la ex jefa de Estado, en tanto que 36 lo hicieron en contra de su continuidad en la vida política brasileña.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

30 Agosto 2016

El presidente Evo Morales advirtió este martes a través de su cuenta de Twitter que si prospera el “golpe parlamentario” en contra de la presidenta apartada temporalmente, Dilma Rousseff, convocará a su embajador en Brasil. El mensaje fue difundido en el momento en el que el senado brasileño debate y se aprestar votar sobre la destitución de Rousseff.  

“Si prospera golpe parlamentario contra gobierno democrático de Dilma Rousseff, Bolivia convocará a su embajador. Defendamos la democracia y la paz”, escribió el Jefe de Estado en su cuenta de Twitter.

Brasil es el principal socio comercial de Bolivia y con el que en los próximos años renegociará e contrato de venta de gas natural, principal producto de exportación del país.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: ANF

 

Últimas Noticias

Prev Next

Pary acusa a Ampuero de provocar y falta…

Pary acusa a Ampuero de provocar y faltar el respeto

El canciller Diego Pary aseveró este viernes que su homólogo chileno, Roberto Ampuero, provoca, confunde...

Lele Pons arrebató suspiros con este mov…

Lele Pons arrebató suspiros con este movimiento de caderas

Lele Pons es una de las creadoras de contenido de YouTube más importantes del mundo;...

Canciller Ampuero: Territorio soberano d…

Canciller Ampuero: Territorio soberano de Chile no será parte de negociación alguna

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, se reunió este viernes con el...