Santa Cruz de la Sierra
30 Abril 2016

Funcionarios de los sistemas penitenciarios de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú conformaron una red regional para fomentar el diálogo entre los sistemas penitenciarios de sus países y facilitar el intercambio de buenas prácticas y lecciones aprendidas.

Esta red fue establecida en el taller de capacitación sobre estándares internacionales en materia de tratamiento de personas privadas de libertad realizado en Santa Cruz de la Sierra por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés).

La capacitación permitió profundizar el conocimiento y la implementación de las Nuevas Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Nelson Mandela) y otros estándares internacionales sobre gestión penitenciaria y reinserción social, como las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de Reclusas y Medidas No Privativas de la Libertad para las Mujeres Delincuentes (Reglas de Bangkok).

A lo largo de este evento organizado por la UNODC en estrecha coordinación con la Dirección General de Régimen Penitenciario del Ministerio de Gobierno de Bolivia, los funcionarios de los sistemas penitenciarios de la región fortalecieron sus capacidades en temáticas clave como la atención a grupos vulnerables, los programas de salud y de reinserción social y el fortalecimiento institucional de los propios sistemas penitenciarios.

En cada una de estas temáticas, los delegados de los cuatro países andinos identificaron una variedad de retos comunes y sinergias.

Al finalizar el taller, los participantes suscribieron un plan de acción conjunto en el cual se comprometen a avanzar a nivel nacional en la implementación de las Reglas Nelson Mandela y Reglas de Bangkok a través de 17 acciones prioritarias.

 

Realizarán esfuerzos para relevar los principales obstáculos en este sentido.

Con el apoyo de la UNODC, los funcionarios y las funcionarias de los sistemas penitenciarios de los países andinos identificaron áreas estratégicas en las cuales sus instituciones pueden concretar avances a corto plazo sin necesidad de asignar recursos significativos.

A corto plazo, se pretende impulsar la adecuación de la normativa penitenciaria con los estándares internacionales, crear una base de datos para el intercambio de legislaciones y de buenas prácticas (programas, políticas, protocolos de atención, etc.), incentivar las iniciativas para el acompañamiento de los procesos de reforma, y promover la adopción de medidas de discriminación positiva para grupos en situación de vulnerabilidad.

A mediano y largo plazo, algunas de las prioridades son: impulsar medidas alternativas a la privación de libertad para madres y mujeres embarazadas y fortalecer los sistemas de información penitenciaria (incluyendo el registro de los hijos e hijas de las personas privadas de libertad que se encuentren dentro y fuera de prisión).

En el marco del taller, la UNODC presentó un trabajo artístico realizado por el fotógrafo italiano Alessandro Scotti sobre la realidad de las mujeres privadas de libertad.

Esta obra, denominada “Obrajes” en referencia al Centro de Orientación Femenino ubicado en el barrio del mismo nombre de la ciudad de La Paz, refleja la crisis que enfrentan muchos de los sistemas penitenciarios del mundo y sus graves repercusiones para las personas privadas de libertad, especialmente para las mujeres y sus familias.

Esta coproducción de la UNODC, del Ministerio de Gobierno de Bolivia y del artista recibió el auspicio de la Embajada de Dinamarca en Bolivia y del Banco Mundial.

En el último día de su estadía en Santa Cruz de la Sierra, los delegados de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú realizaron una visita de trabajo a la cárcel de Palmasola, bajo la tutela de la Dirección General de Régimen Penitenciario del Ministerio de Gobierno de Bolivia.

Los participantes pudieron conocer las condiciones de detención y los programas implementados en beneficio de la población privada de libertad, a tiempo de reflexionar y compartir sobre las mejores formas de implementar las Reglas Nelson Mandela y las Reglas de Bangkok en este contexto.

Redacción: Leo.bo
Fuente: Erbol

 

22 Abril 2016

La fotografía fue tomada por las religiosas de la unidad educativa Leonie Aviat en una de las zonas más afectadas por el sismo de 7,8 grados que sacudió el país el sábado último.

Algunos creen que se trató de una casualidad. Pero muchos otros lo atribuyen a una especie de milagro o un mensaje de Dios. Es que la imagen que recorre internet muestra a Nuestra Señora de la Luz intacta mientras todo a su alrededor está devastado como consecuencia del terremoto que conmovió los cimientos de Ecuador el pasado 16 de abril.

Luego del terremoto de 7,8 grados que impactó sobre todo en la zona costera de Ecuador, una fotografía fue tomada por las hermanas de la unidad educativa Leonie Aviat de la Parroquia de Tarqui en Manta, según informó la agencia ACI.

Hasta el momento, la tragedia del terremoto de Ecuador ha dejado 587 muertos, 7 mil heridos y 23 mil personas sin hogar.

Pero la urna de vidrio que protege a la imagen de la Virgen María se mantuvo intacta, pese a que alrededor puede verse el pésimo estado en que quedó la estructura que la cubría. Según explicó sor Patricia Esperanza, de la comunidad de las Oblatas de San Francisco de Sales en Guayaquil, la escuela a cargo de su congregación quedó reducida a escombros y las religiosas aún no salen de su asombro.

La hermana María del Carmen Gómez de la comunidad de Manta, explicó a ACI que el miércoles empezaron los trabajos de demolición y ellas mismas hicieron el hallazgo.

"No sólo la Virgen ha quedado intacta en su gruta, sino mi Jesús Sacramentado. Estaba en un pequeño oratorio a la entrada del colegio y fue sepultado. Lo encontramos intacto junto con objetos liturgicos usados para la celebración eucarística y otra imagen más pequeña de Nuestra Señora de la Luz", dijo la religiosa.

El hecho ha dado esperanza a la comunidad de Tarqui y consuelo a ecuatorianos en todo el país. Las Oblatas trabajan en esta escuela desde 1960 y tenían más de 900 alumnos inscritos para este año escolar.

Redacción Leo.bo

Fuente: Infobae

21 Abril 2016

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, comunicó las "medidas excepcionales" que implementará para reunir fondos y costear los altos gastos de ayuda y reconstrucción a las áreas afectadas por el terremoto del sábado, que incluyen aumentos de impuestos y contribuciones de los salarios.

Según explicó en un mensaje a la nación, se establecerá una contribución de 2 puntos adicionales en el impuesto al valor añadido (IVA) durante un año (pasará del 12% al 14%) y otra del 3% sobre las utilidades, así como una más, del 0,9% "sobre personas naturales con patrimonio mayor a un millón de dólares".

El líder izquierdista detalló que el aporte salarial será un día de sueldo por cada USD 1,000 ganados mensualmente: "Si se gana mil, se contribuirá un día tan solo un mes. Si se gana dos mil, un día durante dos meses, hasta quienes ganamos más de 5.000, que contribuiremos un día durante cinco meses".

Correa señaló también que el Estado "buscará vender" algunos activos, aunque no especificó cuáles, para superar los efectos del terremoto del pasado sábado, que deja ya 570 muertos -11 de ellos extranjeros-, miles de personas aún desaparecidas, más de 5,000 heridos y más de 20 mil albergados.

El gobernante adelantó que se analiza la "posibilidad de colocar bonos en el mercado internacional" y que han planificado otras medidas y recordó que el parlamento analiza una reforma tributaria que envió días atrás el Ejecutivo. "Entonces, vamos a tener que tomar medidas excepcionales para generar algo de fondos y atender la emergencia", comentó.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: AFP

20 Abril 2016

El responsable para Asuntos Humanitarios de la ONU, Stephen O'Brien, destacó este miércoles las "devastadoras consecuencias" del terremoto registrado en Ecuador y dijo que tiene intención de utilizar el fondo para respuesta a emergencias de la organización para apoyar al país.

O'Brien visitó este miércoles las zonas más afectadas por el sismo y, aún desde Ecuador, atendió por vía telefónica a los periodistas en Naciones Unidas.

Según explicó, a su regreso a Nueva York tiene previsto informar a los Estados miembros de la difícil situación sobre el terreno y destinar a Ecuador una suma de dinero del fondo para emergencias de la Organización de Naciones Unidas.

El objetivo, señaló, es "asegurar que hay disponibles recursos extra para cubrir huecos y apoyar los programas del Gobierno para responder a las necesidades de la población".

"He visto y he hablado con personas en comunidades que han pasado un terrible sufrimiento. Este ha sido un terremoto masivo con consecuencias devastadoras para la gente, los edificios y los servicios básicos", dijo sobre la situación que se ha encontrado en su visita.

Según O'Brien, aunque el número oficial de muertos es por ahora de 480, es "probable que aumente" hasta alrededor de 500.

Además, unas 21.000 personas necesitan refugio y, entre otras cosas, se necesita agua potable, pues los sistemas de distribución en algunas zonas están destruidos.

Según el responsable de la ONU, el Gobierno ecuatoriano está trabajando muy duro para responder lo más rápidamente posible a esas necesidades, mientras que las agencias internacionales están dando el respaldo posible.

Entre otras actividades, Naciones Unidas ha comenzado a trabajar para evitar la proliferación de enfermedades que puedan transmitirse a través del agua o de mosquitos entre la población afectada.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

20 Abril 2016

El Instituto Geofísico de Ecuador no cree que se repita un temblor de gran magnitud en estos días pero advirtió que ya se registraron más de 500 réplicas desde el terremoto que sacudió la costa del Pacífico el sábado por la noche y dejó hasta la fecha al menos 525 muertos y más de 4.000 heridos.

Según la jefa de Sismología del Instituto Geofísico de Ecuador, Alexandra Alvarado, hubo más de 500 réplicas desde el sábado, lo cual "se esperaba" tras el fuerte temblor de 7,8 en la escala de Richter, el peor en décadas.

En declaraciones a la agencia oficial Andes, Alvarado indicó que "todavía hay posibilidad de que sigan ocurriendo" nuevas réplicas, de hecho en la madrugada de este miércoles se produjo un temblor de 6,3 de magnitud, pero descartó que se pueda repetir un evento tan intenso como el del sábado.

"Tan fuerte como el sábado, no, porque ese es el sismo principal y las réplicas siempre son menores en magnitud", excplicó, descartando los rumores que han circulado en las redes sociales en el país de que existe una amenaza de un seísmo devastador porque habría quedado una placa tectónica en el aire. "Eso es falso porque las placas siempre están juntas, todo el tiempo, nunca se quedan colgadas, eso es un error", señaló, recomendando a los ciudadanos que confíen en la información técnica proporcionada por el Instituto Geofísico.

En tanto, el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, anunció este miércoles que se extiende la suspensión de eventos públicos por 48 horas debido a las réplicas y luego que en la madrugada se sintiera un nuevo sismo de magnitud 6,1 en la costa del país.

Un equipo de la universidad Yasay Tech se desplazó a la zona más afectada por el terremoto para evaluar los daños y llegó a la conclusión de que la reconstrucción tardará años. El equipo ha visitado Pedernales, Manta y Portoviejo, tres de las localidades más afectadas.

"La reconstrucción será larga. Tardará meses, y en los casos más afectados serán años", entre 2 y 3, explicó al diario El Telégrafo el secretario académico de la comisión gestora de Yasay Tech, José Andrade.

Según el experto, uno de los motivos por el que numerosas estructuras se han venido abajo total o parcialmente es la calidad de las construcciones, pese a que en Ecuador existen leyes que regulan este aspecto, por lo que ha recomendando que la reconstrucción se haya de forma sostenible y con materiales antisísmicos.

Por su parte, Ares Rosakis, académico de Yachay, explicó que los efectos se han dejado sentir más en toda la costa y también en Guayaquil, segunda ciudad del país, pese a que ésta estaba más alejada que Quito por la naturaleza más arcillosa y arenosa del suelo de esta parte del país. "Por esto, la onda sísmica se amplificó mucho más en Guayaquil", indicó el académico. Quito, en cambio, está en la región andina, donde las rocas sirven como barrera ante la onda sísmica.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: AFP

20 Abril 2016

Un nuevo temblor golpeó Ecuador el miércoles de madrugada, y alcanzó una magnitud de 6,1 en la peor réplica que sufre el país tras el letal terremoto del sábado, que dejó más de 500 muertos. No se informó de nuevos daños en un primer momento.

El servicio geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) situó el epicentro del temblor en el mar, 25 kilómetros al oeste de Muisne, a las 3:33 de la madrugada, hora local. La réplica más fuerte hasta ahora había alcanzado una magnitud de 5,7.

Los ecuatorianos han empezado a enterrar a los muertos del terremoto, mientras se desvanecían las esperanzas de encontrar a más sobrevivientes.

En la pequeña localidad de Montecristi, cerca del puerto de Manta, había dos niños entre los enterrados el martes. Al igual que su madre, murieron el sábado por la noche cuando compraban material escolar y los sorprendió el terremoto de magnitud 7,8.

El funeral tuvo que celebrarse en el exterior bajo una carpa improvisada, porque la Iglesia Católica del pueblo sufría daños estructurales y no era segura. Los familiares lloraban y un hombre se desmayó cuando se colocaron los ataúdes de los niños en la cripta.

Las escenas de luto se repetían en la normalmente tranquila costa ecuatoriana del Pacífico, donde el terremoto allanó pueblos y mató a cientos de personas. Las funerarias se quedaban sin ataúdes para acomodar a tantas víctimas, y los gobiernos locales pagaban para traer ataúdes desde otras localidades.

La fiscalía general de Ecuador elevó la cifra oficial de muertos a 525 el miércoles, pero las autoridades esperaban encontrar más cuerpos, y el Departamento de Defensa dio una cifra de más de 200 desaparecidos.

La cifra final podría superar a las bajas de los terremotos en Chile y Perú de la última década. Entre los muertos había al menos 11 extranjeros: tres de Colombia, tres de Cuba, dos de Canadá y uno de República Dominicana, Estados Unidos, Inglaterra e Irlanda.

La fiscalía indicó que 453 de los fallecidos se habían localizado en las zonas de Manta, Portoviejo y Pedernales.

En medio del dolor por la pérdida, hubo destellos de esperanza.

Rescatistas equipados con perros rastreadores, grúas hidráulicas y sondas que pueden detectar la respiración a gran distancia seguían buscando sobrevivientes entre los escombros de varias ciudades. En Manta se encontraron al menos seis supervivientes el martes.

Una de las historias más esperanzadoras era la de Pablo Córdova, que aguantó 36 horas bajo los escombros del hotel donde trabajaba en Portoviejo. Calmó la sed con su propia orina y oró para que el servicio de telefonía móvil se restableciera antes de que la batería de su celular se agotara. Por fin logró llamar a su esposa el lunes por la tarde y, poco después, un equipo de rescatistas colombianos lo sacó de las ruinas.

La esposa de Córdova había renunciado a volver a verlo y se las había arreglado para comprar un ataúd.

"Mi mujer ya me estaba organizando el velorio", bromeó en un hospital provincial Córdova, un hombre de bigote espeso y sonrisa fácil. "Gracias a Dios tengo vida y un ataúd que debo devolver porque aún me falta mucho para morirme".

El personal de rescate llegado de México, Colombia y España, entre otros países, indicó que seguiría buscando sobrevivientes el miércoles, pero advirtió que se estaba acabando el tiempo y las posibilidades de encontrar a más gente con vida menguaba con el paso de cada hora.

Incluso mientras las autoridades comenzaban a centrar su atención en restaurar el suministro eléctrico y despejar los escombros, la tierra seguía temblando. Un temblor de magnitud 5,5 sacudió el martes por la tarde los edificios de la región. Fue la segunda más fuerte de las más de 400 réplicas registradas desde el terremoto del fin de semana, y se sintió en la capital de Ecuador, Quito, situada a 170 kilómetros (105 millas) de distancia.

El terremoto del sábado destruyó o dañó unos 1.500 edificios, provocó deslizamientos de tierra y dejó a unas 20.000 personas sin hogar, indicó el Gobierno. Fue el peor sismo registrado en el país desde uno en 1949, en el que murieron más de 5.000 personas.

En las tareas de ayuda participaban unos 13 países. Cuba envió médicos, Venezuela comida y el gobierno estadounidense dijo el martes que enviaría un equipo de expertos en desastres, así como 100.000 dólares en ayudas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habló por teléfono el martes con el presidente de Ecuador, Rafael Correa. Obama expresó sus condolencias por las vidas perdidas en nombre del pueblo estadounidense, indicó la Casa Blanca.

El máximo responsable de Naciones Unidas de ayuda de emergencia, el subsecretario general de Asuntos Humanitarios Stephen O'Brien, visitó las zonas devastadas para ver cómo podía dirigirse mejor la ayuda en el país a comunidades arrasadas.

Correa ha pasado los últimos días supervisando esfuerzos de ayuda y entregando suministros. El martes estimó que el terremoto había causado unas pérdidas de unos 3.000 millones de dólares, en torno al 3% del Producto Interior Bruto, y que la reconstrucción llevará años. "Es una lucha larga", dijo a la prensa.

Después de un duro terremoto en Chile en 2010, el país pudo recuperarse con rapidez gracias a un boom de materias primas que impulsaba su economía. Pero Ecuador debe reconstruir en medio de una profunda recesión que ha forzado medidas de austeridad en el país productor de petróleo. Ya antes del sismo, el Fondo Monetario Internacional predecía que la economía ecuatoriana, dependiente del petróleo, se contraería un 4,5% este año.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: EFE

19 Abril 2016

"Ñaño, allá abajo hay cuatro", fueron las primeras palabras de una joven ecuatoriana, que los bomberos de la ciudad de Quito lograron sacar hoy de entre los escombros de una edificación en la ciudad de Manta, una de las más afectadas por el terremoto de magnitud 7,8 que el pasado sábado sacudió Ecuador.

"Espérate ñaño (hermano), yo te aviso de los demás", iba diciendo la mujer mientras salía de un hueco y con ayuda de los bomberos se deslizaba entre hierros retorcidos y pedazos de una construcción.

Una vez que logró salir de entre los escombros, los bomberos y el personal de rescate le decían que no se levantara, al tiempo que pedían que se alistara el paramédico, un collarín para el cuello y una tabla para colocarla y sacarla del lugar, en tanto que otros pedían sus datos.

En medio de varias voces de hombres, se escuchaba la insistencia de la joven: "ñaño, ñaño, allá abajo hay cuatro".

Así se constata en un video subido a la cuenta de Twitter de los bomberos de Quito, en donde informan del rescate de tres supervivientes en un centro comercial donde quedaron atrapados tras el terremoto ocurrido el sábado.

"Vivo en El Prado, para donde tú me sacaste, ahí están los otros chicos", señaló la joven mientras los bomberos le decían que ya estaba a salvo, que se quedase tranquila.

El alcalde de Quito, que también publicó en su twitter el vídeo, aseguró que la labor de los bomberos es "heroica", pues "continúan rescatando sobrevivientes en Manta".

"Gracias al extraordinario trabajo de @BomberosQuito, Katy está a salvo y se logró rescatar 2 personas más", añadió.

Hasta el momento se cifra en 413 los fallecidos y más de 2.000 los heridos por el terremoto del sábado en la zona tropical del norte de Ecuador.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: EFE

19 Abril 2016

Esta es la historia de un electricista que logró salvarse del fuerte sismo y ayudó a rescatar a dos turistas norteamericanas. Esta tragedia que enluta a Ecuador deja ya 413 muertos.

Jorge González, albañil y electricista de 63 años, se salvó del terremoto de Ecuador y logró rescatar con vida a dos jóvenes extranjeras atrapadas en un hotel de Pedernales, ciudad epicentro del sismo. Pese a la hazaña, lamenta con amargura que no pudo hacer "nada más".

González trabajaba en el Hotel Royal de este balneario turístico, ahora arrasado por el terremoto de 7,8 grados. El sábado por la tarde, salió a la farmacia a comprar una crema y, para su fortuna, el sismo lo halló al aire libre, en medio de la calle.

De inmediato, se dirigió al hotel, donde encontró a dos compañeros de trabajo que habían logrado salir de manera precipitada. "No atinábamos qué hacer".

Dejando el miedo a un lado, los empleados ingresaron hacia la parte trasera de la edificación de cinco pisos.

"Oímos gritos y gritos. Pudimos abrir un boquete en lo que era una pared de las habitaciones ubicadas en los pisos altos y rescatamos a dos chicas norteamericanas que estaban hospedadas", indica a la AFP.

"Las chicas estaban aprisionadas bajo un colchón", añade González, quien trabajaba durante 21 días continuos en el Royal y viajaba a Quito, de donde es oriundo, para descansar el resto del mes. Los gritos no cesaban.

"Otras personas pedían auxilio pero no podíamos hacer nada más. Era de noche, se fue la luz, la estructura estaba compactada; ya no pudimos rescatar a nadie más", manifiesta antes de hacer una larga pausa y tragar saliva mientras mueve su cabeza.

"En la noche ya no se pudo hacer nada más, se quedó así (la situación) hasta el otro día, cuando vino la maquinaria y comenzó a hacer trabajos de demolición. La maquinaría entró a demoler el edificio como que ya no existía nadie aquí", enfatiza apesadumbrado.

González apunta que de acuerdo a sus compañeros, había unos 15 huéspedes, la mayoría familias que llegaron a Pedernales para asistir a la celebración de un matrimonio.

Ubicado en la parte trasera del Royal, donde se mantiene intacto el vehículo de un grupo de cuatro huéspedes y el área de la piscina, González repasa nervioso lo que sufrió durante esa terrorífica noche.

Cuando volvía de la farmacia hacia el hotel, se cruzó con un amigo en la calle, al que saludó. "Fue una cuestión de segundos: bum, bum, bum; el terremoto. No dio campo a nada".

"Me llamó mi jefa a preguntar por el hotel, si está parado, qué pasó, y le digo lamentablemente el hotel se acabó, se terminó. Y es que eso sucedió", relata.

El terremoto del sábado, que afectó duramente la costa oeste de Ecuador, provocó hasta ahora 413 muertos, 231 desaparecidos, 2.658 heridos y 805 edificaciones destruidas.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Univision, en problemas por más denuncia…

Univision, en problemas por más denuncias de acoso sexual

Hace unas horas se destapó un fuerte escándalo en El Gordo y la Flaca: productor...

Imputan a Pedro Montenegro por delitos d…

Imputan a Pedro Montenegro por delitos de tráfico de sustancias controladas

El fiscal Departamental de Santa Cruz, Mirael Salguero Palma, informó este jueves que el Ministerio...

Angelina Jolie no puede evitar las lágri…

Angelina Jolie no puede evitar las lágrimas al despedirse de su hijo Maddox

La actriz Angelina Jolie vivió ayer miércoles uno de los días más emotivos de su...