Santa Cruz de la Sierra
21 Octubre 2014

La ligera ventaja que las encuestas dan a la presidenta Dilma Rousseff sobre el candidato opositor Aécio Neves de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, que tendrán lugar este domingo, fue recibida hoy con volatilidad y depreciación en los mercados.

Según tres sondeos divulgados la víspera, ambos candidatos se encuentran técnicamente empatados, aunque Rousseff supera por entre dos y tres puntos porcentuales a Neves, un avance, que una vez más, no fue bien recibido por los inversores.

La bolsa de Sao Paulo, principal plaza de América Latina, cerró la sesión con una caída del 3,44 %, hasta situarse en los 52.432 puntos, el peor nivel desde junio, al contrario que otras grandes plazas mundiales que experimentaron ganancias generalizadas en la jornada.

El índice Ibovespa, principal indicador del corro paulista, acumula una caída cercana al 6 % en los últimos dos días y un descenso del 3,11 % en lo que va de mes, mientras que en el año se ha valorizado alrededor de un 1,8 %.

En el mercado de divisas, el real brasileño se depreció un 0,65 % frente al dólar, moneda que terminó la jornada negociada a 2,475 reales para la compra y 2,477 reales para la venta en el tipo de cambio comercial.

El billete verde llegó a rozar pocos minutos después de la apertura la barrera de los 2,50 reales, un nivel alcanzado el pasado 3 de octubre por primera vez desde 2008, dos días antes las elecciones presidenciales, en la que Rousseff y Neves sellaron su billete para la segunda vuelta de este domingo 26 de octubre.

Con el comportamiento de este martes, el mercado brasileño volvió a poner de manifiesto su aversión hacia la política intervencionista de Rousseff, quien durante su mandato ha respaldado el papel "regulador" del Estado, y dejó de nuevo patente su posición a favor de Neves.

El candidato socialdemócrata ha convencido a los inversores con una receta de corte liberal basada en "la guerra y tolerancia cero" a la inflación, la "racionalización" de la función de los bancos públicos y la reducción del tamaño del Estado.

"El mercado ve al Gobierno de Rousseff como una amenaza a las leyes de la oferta y de la demanda. Ve al Gobierno de Dilma con mano de hierro sobre el lucro. Eso ahuyenta a los inversores nacionales y extranjeros", dijo a Efe el economista y profesor de la Universidad de Sao Paulo (USP), Manuel Henrique García.

Según sostienen los analistas bursátiles, la presidenta brasileña ha defendido el control de los precios de los servicios ofrecidos por las empresas estatales para contener la inflación, una medida duramente criticada por el mercado.

En medio de este escenario, y como viene ocurriendo cada vez que Rousseff avanza en los sondeos, las compañías controladas por el Estado lideraron las pérdidas de la sesión, con la eléctrica Eletrobras a la cabeza (-8,47 %, preferenciales).

Las acciones preferenciales de la petrolera Petrobras también se vieron fuertemente perjudicadas, con un descenso de más del 5 %.

Minutos después del cierre de los mercados, la agencia de calificación de riesgo Moody's rebajó la nota de Petrobras de Baa1 a Baa2, segundo escalón de activos con grado de inversión, con tendencia negativa.

La rebaja se produjo por el "alto apalancamiento financiero" de la empresa, que probablemente se reducirá "mucho después de 2016", en contra de lo que antes se calculaba, según la agencia.

Moody's recordó que uno de los problemas más acuciantes de la compañía es su "incapacidad" de subir el precio de la gasolina para pasar al consumidor los mayores costes que le supone la importación del petróleo debido al control del Gobierno brasileño en el sector.

Sin embargo, destacó que "Petrobras ha sido relativamente exitosa" en la ejecución de su plan de mejorar sus cuentas financieras.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

21 Octubre 2014

Hay una coincidencia general entre los analistas políticos: esta es la elección más imprevisible de la historia democrática brasileña. La última encuesta difundida ayer por la encuestadora Datafolha, una de las dos grandes consultoras más prestigiosas del país, indica que Dilma Rousseff aventaja en 4 puntos a su rival Aécio Neves. En esa investigación, la presidenta y candidata del PT obtuvo 52% de las intenciones de voto contra 48% del presidenciable socialdemócrata para el balotaje del domingo.

Por primera vez, después de la primera vuelta, la presidenta aparece delante de su oponente y a una distancia mayor que la que él había guardado con ella, cuando hace una semana las encuestas lo sindicaban como ganador con 51%.

Para Datafolha, ambos postulantes continúan en la situación de empate técnico. Lo mismo plantea la pesquisa que se conoció también ayer, pero más temprano. Es la que encargó la Confederación Nacional del Transporte (CNT) a la empresa MDA. En esta consulta, que abarcó 2.000 electores, Dilma se lleva 50,5% de las preferencias contra 49,5% de Aécio. En los sondeos previos de IBOPE y Datafolha, Neves figuraba con el 51% de los votos válidos, frente al 49% de Rousseff.

Si se considera el total de votos, Rousseff tiene hoy, cinco días antes de la elección, el 46% de las preferencias -lo que supuso un aumento de dos puntos frente a la investigación anterior-, mientras que Neves retrocedió dos puntos y suma un 43% de las intenciones de voto, según el estudio realizado por Datafolha.

Según Carlos Augusto Montenegro, presidente de Ibope, una de las mayores firmas especializadas en las pesquisas políticas, “esta elección se disputa voto a voto. Es plebiscitaria”.

En una breve entrevista con el site Uol del grupo Folha de Sao Paulo, el experto analizó: “Por un lado, hay una gran parte de la población que agradece mucho a Dilma por los avances sociales. Y por otro, están quienes rechazan fuertemente a Dilma, a Lula y al Partido de los Trabajadores, especialmente por el caso Petrobras”.

La mitad del electorado, que se benefició con el alto grado de movilidad social y subió varios escalones en la vida, es “dilmista” de corazón. La otra fracción, en cambio, cree que luego de 12 años en el poder, el PT sufre del fenómeno de “fatiga de materiales”.

De la investigación realizada por Datafolha, entre 4.300 electores de 257 municipios, hay dos datos que contribuyen a inclinar la balanza a favor de la jefa de Estado. El primero es el aumento significativo del rechazo al ex gobernador de Minas Gerais, antes de menos de 30% y ahora en 41%, por encima del que exhibe Dilma. El otro es la sensible mejora en la calificación del gobierno de Rousseff: 42 por ciento del electorado considera óptima o buena la actual administración. Apenas 20% considera mala la gestión “dilmista”, el menor nivel desde noviembre de 2013.

A Dilma ayer se la vio exultante. Ya había pasado con éxito su examen en el debate con Aécio del domingo por la noche, en el canal paulista TV Record. Y paseó en caravana por Río de Janeiro, un estado donde mostró un claro favoritismo ya en la primera vuelta.

La presidenta observó: “Es bueno que haya reelección porque eso significa aprobar o rechazar a quién está en el gobierno. Si usted hizo un buen gobierno tiene la posibilidad de mejorar en un segundo período”.

El tono de la última confrontación perdió la agresividad de los dos encuentros anteriores: el candidato opositor Neves dejó de enfilar hacia Dilma su dedo índice entre acusador y no volvió a calificar a la presidenta de “liviana” o “mentirosa”.

Los especialistas en marketing le aconsejaron abandonar ese estilo “amenazante”, que en las redes sociales había dado lugar a acusaciones de “maltratador” de mujeres. Esta vez, el ex gobernador de Minas Gerais, apostó a demostrar la “ineficiencia” de la presidenta brasileña. Esta le retrucó con un gran cantidad de estadísticas oficiales que darían cuenta de las “conquistas” sociales alcanzadas durante su gestión.

Carlos Melo, columnista de la prensa brasileña, consideró que “Dilma dio varias estocadas” a su adversario, en un encuentro donde se discutieron “desempleo, inflación, seguridad, educación y corrupción”.

Para los asesores del candidato de la socialdemocracia brasileña, el PSDB, el debate fue demasiado “tibio y civilizado”. Las encuestas de ayer revelan que Aécio perdió fuerza al mostrar un rostro amenazante, con actitudes que no suelen ser bien vistas en la sociedad brasileña.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

21 Octubre 2014

Los uruguayos se aprestan a vivir, el próximo domingo, una nueva instancia de elecciones presidenciales que, según encuestadores y analistas políticos, serán las más competitivas y parejas de las últimas dos décadas. Sin embargo la campaña, salvo en estos últimos días, lejos estuvo de tener el color y la estridencia típica de otras anteriores.

Siete son los candidatos que pugnarán por colocarse, el 1° de marzo de 2015, la banda presidencial. Aunque los sondeos previos muestran a Tabaré Vázquez, del oficialista Frente Amplio (FA) y a Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN), despegados del resto, no habría que descartar a priori al candidato colorado, Pedro Bordaberry, que en los últimos días, junto a los militantes de su partido, ha redoblado esfuerzos para intentar alcanzar al menos un segundo lugar, que le permita acceder a un balotaje en el último domingo de noviembre.

La última encuesta de la Consultora Equipos, divulgada la semana pasada, dio a la fórmula del Frente Amplio un 41% de la intención de voto, un 28% a la del Partido Nacional y un 15% a la del Partido Colorado (PC). De acuerdo a estos datos y sin contar con algún imponderable de último momento, la suerte parecería estar echada para que Tabaré y Lacalle disputen la segunda vuelta.

Pero lejos de resignarse, y quizás apelando al todavía muy alto porcentaje que hay de indecisos (9%, según la última encuesta de Interconsult), el colorado Bordaberry salió a dar pelea e hizo actos en reductos frenteamplistas como La Teja y el Cerro (barrios populares, con importante masa obrera y de gran conciencia política), buscando convertirse, como él mismo dijo, en el Aécio Neves de Uruguay: es decir llegar a la segunda vuelta sin estar en los planes de nadie.

Entre los dos principales candidatos la diferencia ya es notoria en cuanto a la edad y, por ende, a la experiencia. El ex mandatario tiene 74 años, por lo que le lleva 33 años a su contendiente, de ideas más conservadoras, quien con su eslogan “por la positiva” se ha afanado por mostrarse en una línea más progresista.

A grandes rasgos, Tabaré apelará al continuismo de lo bueno que ha hecho el FA, y él personalmente en su gestión, con énfasis en los logros conseguidos en materia social, como la reducción en los índices de pobreza y desocupación; mientras que Lacalle buscará explotar temas como la educación y la seguridad, en los que ambos gobiernos de izquierda no pudieron lograr buenos resultados.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: AFP

20 Octubre 2014

El último domingo, antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, terminó en calma en Brasil: Dilma Rousseff (PT), candidata a su reelección, y el opositor socialdemócrata Aécio Neves, abandonaron el terreno de las ofensas, tanto políticas como personales, y se dedicaron a polemizar sobre los temas que más preocupan a los brasileños: salud, educación y seguridad. En ese terreno, el ex gobernador intentó demostrar la "ineficiencia" de la presidenta brasileña, pero esta le retrucó con un gran cantidad de estadísticas oficiales que revelaron las "conquistas" alcanzadas durante su gestión.

Dilma se presentó mucho más segura y varias veces tomó la delantera. Fue el caso de su réplica a Aécio quien le había cuestionado haber disminuido la porción del PBI destinado por el gobierno federal a la salud. De acuerdo con la presidenta, en el estado de Minas Gerais, bajo la gestión de Neves hubo desvíos de fondos. "En los gastos de salud entraron vacunas para caballos" le recriminó.

Columnistas de diarios brasileños, como Carlos Melo del Estado de Sao Paulo, comentó como "lo más probable es que los electores de Dilma afirmen que ella ganó el debate. Pero los de Aécio dirán lo mismo de él". Consideró también que "Dilma dio varias estocadas" en su adversario, en un encuentro donde se discutieron "desempleo, inflación, seguridad, educación y corrupción".

Para los asesores del candidato de la socialdemocracia brasileña, el PSDB, el debate fue "tibio y civilizado". La semana pasada, en el segundo encuentro, la confrontación había adquirido rasgos brutales, especialmente del lado del postulante "tucano", quien llegó a apuntar a Dilma con su dedo índica y calificarla de "liviana" en sus opiniones.

De acuerdo con Neves, "queda cada vez más claro que tenemos dos proyectos para Brasil. Uno, el de la candidata, que pasa su tiempo en comparaciones con el pasado. Nosotros pensamos en el futuro. Yo soy el candidato para cambiar Brasil de verdad, no sólo un slogan". Sus propuestas más claras fueron las de "fundar la nueva escuela brasileña, entregar los jardines maternales y de infantes que el gobierno (de Dilma) no entregó y llevar el saneamiento básico para 20 millones de familias. Vamos a valorizar a los profesores".

Dilma en cambio, tuvo a mano varios datos para exhibir: tal vez el más importante es el desempleo de 5%, el más bajo de la historia. Criticó una propuesta de su oponente que plantea llevar la inflación a 3% anual: "Eso elevaría el desempleo a 15% y va a exigir elevar a 25% la tasa de interés, Esa es su receta" sentenció.

Neves volvió a la carga con la corrupción en Petrobrás. Ayer por la tarde, Dilma reconoció que existe un esquema de desvíos de dinero dentro de la compañía. Sin embargo, ese asunto tuvo menor entidad que en debates anteriores. Los especialistas en marketing político consideran que el tema está desgastado y ya no ejerce el fuerte impacto sobre el electorado que tuvo en un inicio.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: AFP

17 Octubre 2014

Dilma Rousseff y Aécio Neves protagonizaron ayer una nueva confrontación televisiva, que elevó el tono descortés, violento y lleno de acusaciones con tono personal, que ya se había evidenciado el martes último. Este nuevo debate tuvo una virtud: se realizó entre las 18 y las 19,30, un horario que permitió acompañarlo en directo a un amplísimo segmento del electorado.

En ese horario pico, Neves acusó a su adversaria de “mentirosa”: “Es muy triste ver una presidente de la Nación mintiendo”, repitió cada vez que hablaba. Fue su técnica favorita para rechazar cada una de las denuncias que verbalizó la presidenta brasileña por los “sucesivos incumplimientos” de la ley en las que incurrió el postulante socialdemócrata cuando gobernó el estado de Minas Gerais.

Al final de la disputa, donde se multiplicaron los momentos de ferocidad, Dilma tuvo dificultades para levantarse de la silla mientras se aproximaba a una periodista de TV que la iba a entrevistar. Luego, mientras hablaba frente a la cámara, la presidenta necesitó apoyarse en la mesa que separaba a los dos candidatos. La presentadora de TV le ofreció entonces un vaso de agua. Rousseff confesó: “Me bajó la presión y fue por causa de la extrema dureza del debate”.

Uno de los casos que Dilma recordó fue un conocido episodio del ex gobernador, cuando utilizó su investidura de senador para negarse a realizar un test de alcoholemia mientras conducía su auto en la ciudad de Río de Janeiro. Dilma le recordó que “todos los años mueren 40.000 personas por accidentes de tránsito, que derivan en gran parte de choferes drogados o embriagados”. Tras señalar que le tocó a ella sancionar la Ley Seca en 2012, le interrogó: “¿No cree que todo ciudadano, sea quien sea, debe someterse al examen policial?”. Furibundo, Neves replicó: “Tenga el coraje de hacer esa pregunta en forma directa … Yo tuve un episodio y lo reconocí, que en un principio no quise parar en una Ley Seca porque mi registro de conductor estaba vencido. Inadvertidamente no hice el examen pero me disculpé por eso. Usted nunca se arrepiente de nada de su gobierno”.

No fue el único momento de tensión. Otro tanto ocurrió cuando Rousseff interrogó a su adversario por el aeropuerto privado, construido en la estancia de un tío en Minas Gerais, pero con fondos públicos. “El Ministerio Público dijo que esa obra estaba correctísima” replicó Aécio; y retrucó pesado: “Usted tiene que tomar todas las providencias para decir a Brasil qué ocurrió en Petrobras”. Hasta ahora, el caso sigue en trámite en la justicia brasileña bajo estrictísimo secreto.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

15 Octubre 2014

El candidato opositor a la presidencia de Brasil, el socialdemócrata Aecio Neves, mantiene una ventaja de dos puntos porcentuales sobre la mandataria Dilma Rousseff en una encuesta de intención de voto para el balotaje del 26 de octubre divulgada el jueves.

La firma Datafolha mostró a Neves (PSDB) al frente con el 45% de la intención de voto, un punto porcentual menos que en el sondeo del 9 de octubre, mientras que Rousseff, candidata del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), registró el 43%, también un punto porcentual menos que en la encuesta anterior.

Con el margen de error de dos puntos, se considera que ambos candidatos están técnicamente empatados. En el sondeo, un 6% dice que no sabe por quién votará y otro 6% aseguró que votaría en blanco o nulo.

La encuesta fue realizada entre el 14 y el 15 de octubre, en medio del primer debate televisivo entre Rousseff y Neves con miras a la segunda vuelta, realizado la noche del martes.

Ese debate estuvo dominado por el intercambio de acusaciones y hasta calificativos mutuos de "mentiroso", dejando la propuesta en un segundo plano.

Rousseff pasó al balotaje liderando la primera vuelta con 41,59% de los votos, seguida por Neves (33,55%). Marina Silva, que quedó tercera (21,3%), anunció el último domingo su respaldo al socialdemócrata.

Datafolha entrevistó a 9.081 electores en 366 ciudades entre el 14 y el 15 de octubre, con un margen de error de dos puntos porcentuales.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

 

15 Octubre 2014

Acusándose mutuamente de mentirosos y mucho más durante casi dos horas, la presidenta brasileña Dilma Rousseff y su rival, Aecio Neves, empatados en los sondeos, protagonizaron el martes su primer debate televisivo antes del balotaje del 26 de octubre.

Soltando una andanada de cifras, Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) atacó duro a Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) por sus dos mandatos como gobernador del estado de Minas Gerais (sureste). Dijo que la salud pública empeoró y el estado es hoy uno de los más endeudados del país.

"Esos números no son verdaderos. No decir la verdad ha sido una tónica de su campaña", retrucó Neves en la televisión Bandeirantes, en el primero de cuatro debates antes de la segunda vuelta para las presidenciales.

La mandataria también le acusó de "nepotismo" por emplear en Minas Gerais "a su hermana, su tío, tres primos y tres primas". "La conmino a que diga dónde trabaja mi hermana. Su propaganda es mentira tras mentira. No es verdad", respondió Neves.

"Usted pasó todos los límites y está en la fabulación, en el peligroso terreno de la leyenda. Nadie cree que el origen del "Bolsa Familia", el programa social impulsado por el PT que beneficia a 50 millones de brasileños pobres, esté en el PSDB, dijo Rousseff.

"Las únicas propuestas sociales que usted presenta son la continuidad de mis proyectos", aseguró la presidenta. Neves aseguró que la inflación (6,5% a 12 meses, en el techo de la meta oficial, ndlr), no está bajo control como asegura Rousseff.

"Hay miedo, miedo de que el PT gobierne por cuatro años más (...) Un país que no crece no genera empleo. Los empleos de mejor remuneración se fueron al exterior" y "la industria tuvo su peor desempeño en 50 años", lanzó Neves, que se presenta como la voz del cambio y ha conseguido el apoyo de Marina Silva, tercera en la primera vuelta de las elecciones el 5 de octubre, con 22 millones de votos (21,3%), y otros partidos aliados a la ecologista.

Brasil tendrá un crecimiento apenas por encima de cero en 2014, según las previsiones de analistas y del Fondo Monetario Internacional. "Usted está fabulando, inventando una historia que no existe. Tenemos la menor tasa de empleo en la historia de las últimas tres décadas (5%, ndlr)", respondió Rousseff.

"Su gobierno perdió la capacidad de generar confianza, de atraer inversiones", sostuvo Neves, sin adentrarse en detalles de cuál sería su política económica.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: AFP

14 Octubre 2014

Un reciente sondeo se conoció en Brasil y es que la encuestadora Vox Populi le atribuye un 45% de la intención de voto a la actual mandataria brasileña Dilma Rousseff y un 44% al candidato opositor, aunque el margen de error es de 2,2%.

La candidata a la reelección, Dilma Rousseff, y el opositor Aécio Neves, favorito del sector empresarial, están en un empate técnico antes de la segunda vuelta de la elección presidencial del 26 de octubre, mostró este lunes un sondeo.

El sondeo de Vox Populi mostró que un 45% de los votantes favorece a Rousseff y 44% a Neves, por lo que la diferencia se encuentra dentro del margen de error de la consulta de 2,2 puntos porcentuales.

Si se excluye a los votantes indecisos o que no responden el sondeo, Rousseff tiene un 51 por ciento de los sufragios válidos frente a un 49 por ciento de Neves.

Vox Populi es una de las encuestadoras más pequeñas de Brasil, pero su consulta respalda los hallazgos de las empresas más grandes Datafolha e Ibope, que la semana pasada también mostraron que la carrera era demasiado reñida como para elegir a un ganador.

Neves ha ganado terreno desde su sorpresivo desempeño en la primera vuelta el 5 de octubre, cuando superó a la ecologista Marina Silva para obtener un lugar en el ballotage detrás de Rousseff.

Las acciones brasileñas subieron el lunes debido a que los inversores apuestan a que Neves, quien tiene políticas más amigables con el mercado, pueda derrotar a Rousseff. El índice Bovespa logró su mayor ganancia en un día en más de tres años, mientras que el real alcanzó su mayor avance frente al dólar desde mediados de junio.

Los mercados financieros de Brasil han sido volátiles durante la carrera electoral, subiendo cuando los sondeos muestran un menor respaldo para Rousseff y cayendo cuando la mandataria gana terreno, debido a que muchos inversores espera que termine lo que consideran una excesiva intervención del Estado en una economía que cayó en recesión este año.

Sin embargo, las encuestadoras locales han enfrentado un mayor escrutinio desde que no lograron estimar la baja en la popularidad de Silva y el alza de Neves en la primera ronda.

Vox Populi consultó a 2.000 votantes durante el fin de semana. El sondeo fue encargado por TV Record, la segunda mayor red de televisión de Brasil, y fue divulgado en sus programas de noticias de la tarde.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Venezuelaaldia

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...