Santa Cruz de la Sierra
27 Agosto 2015

La pobreza en la infancia en Argentina alcanza al 40 por ciento de los niños en zonas urbanas, mientras el 9,5 por ciento se mantiene por debajo de la línea de indigencia, según sostiene un informe presentado hoy por la Universidad Católica Argentina (UCA).

"Se estima que el 40 por ciento de la población de niños, niñas y adolescentes entre 0 y 17 años en la Argentina urbana reside en hogares por debajo de la línea de pobreza y, de esta población, el 9,5 por ciento no alcanza la línea de indigencia", asegura el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA realizado con base en datos obtenidos hasta diciembre de 2014.

Además, según el informe, la población de niños y adolescentes en situación de pobreza económica es "muy pronunciada" en el cinturón urbano de Buenos Aires, donde alcanza hasta el 48,8 por ciento.

El informe reconoce que el balance entre los primeros datos obtenidos a nivel nacional en 2010 y la última medición realizada de 2014 "es positivo" porque el porcentaje en el periodo ha caído 3,2 puntos.

Sin embargo, también señala que, tras "la coyuntural recuperación de la crisis internacional", la tendencia "ha ido en ascenso".

La variación de estos datos, que surgen de una medición indirecta de la pobreza a través de los ingresos totales de los hogares, guarda relación con un indicador directo obtenido a partir de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).

Este indicador también verificó un saldo positivo entre 2010 y 2014.

Según esta medición, el año pasado el 26,2 por ciento de los niños y adolescentes entre 0 y 17 años pertenecía a hogares con NBI.

El informe reconoce el papel de las medidas estatales para la protección social a la infancia, como la Asignación Universal por Hijo (AUH) implementada por el Ejecutivo en 2009.

Para acceder a la AUH en Argentina es necesario que los menores de 18 años cumplan con el calendario de vacunación y estén escolarizados en instituciones públicas, por lo que los principales efectos positivos de esta política pública "han sido muy relevantes en la escolarización".

"Estudios propios y de otros colegas han permitido estimar el efecto positivo de la AUH en aspectos esenciales del desarrollo humano de las infancias más vulnerables", añade el informe.

Para la investigación, "las políticas de expansión de los ingresos son ineludibles", pero "son insuficientes e incapaces de suplir a las acciones de los Estados en el mejoramiento del espacio de hábitat, la atención de la salud, la educación".

En las zonas urbanas de Argentina, todavía el 21,5 por ciento de los menores de 18 años se encontraba el año pasado en situación de vulnerabilidad en cuanto al acceso a los alimentos, mientras que el 17,7 residía en viviendas precarias en la calidad de su construcción.

Respecto del trabajo en la niñez y la adolescencia, las estimaciones establecen que el 4,6 por ciento de quienes tienen entre 5 y 17 años realizaban tareas domésticas intensivas en la órbita de sus propios hogares, mientras que el 9,6 por ciento realizaba actividades económicas para el mercado en 2014.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

27 Agosto 2015

La esperanza de vida global ha aumentado en más de seis años en las últimas décadas, aunque también se ha incrementado el tiempo en el que las personas conviven con enfermedades y discapacidades, según un estudio publicado en la revista "The Lancet".

La expectativa de vida en el mundo era en 2013 de 71,5 años para ambos sexos, 6,2 más que en 1990, mientras que la esperanza de una vida saludable, sin sufrir problemas de salud graves, creció en ese mismo periodo 5,4 años -de 56,9 años a 62,3-.

"El mundo ha hecho grandes progresos en el campo de la salud, pero ahora el reto es encontrar caminos más efectivos para prevenir o tratar las principales causas de enfermedades y discapacidades", señaló Theo Vos, profesor del Instituto para la Evaluación y Medición de la Salud (IHME) estadounidense.

El avance en el número de años que pueden vivir las personas en el conjunto del planeta se ha producido en gran medida gracias al descenso de la mortalidad en enfermos de VIH y malaria en la última década, así como por los avances en el tratamiento de desórdenes durante el embarazo, en neonatales y en nutricionales.

Si bien el aumento en la esperanza de vida es una realidad en la mayoría de países del mundo, en naciones como Botsuana, Belice y Siria, el número de años que viven como media sus ciudadanos sin enfermedades graves era similar en 1990 y 2013.

En otros países, entre ellos Suráfrica, Paraguay y Bielorrusia, la esperanza de vida saludable decreció en los 23 años previos a 2013.

En Nicaragua y Camboya, en cambio, las personas viven con buena salud una media 14,7 y 13,9 años más, respectivamente, que en 1990.

Japón es el país del mundo que registró en 2013 una mayor expectativa de vida saludable: los hombres viven allí de media 71,11 años saludables (80,05 años en total), mientras que las mujeres permanecen sanas una media de 75,56 años, con una esperanza de vida de 86,39 años.

Tras Japón, la lista de los países con mayor esperanza de vida saludable la componen Singapur; Andorra; Islandia; Chipre; Israel; Francia; Italia; Corea del Sur y Canadá.

En España, los hombres viven de media 78,97 años, 68,40 de ellos en condiciones saludables, mientras que las mujeres viven 84,43 años, sin problemas graves de salud durante 71,83 de ellos.

En cambio, Lesoto es la nación en la que sus ciudadanos viven de media menos años saludables: 40,06 años los hombres y 44,01 las mujeres.

Suazilandia; la República Centroafricana; Guinea-Bisáu; Zimbabue; Mozambique; Afganistán; Chad; Sudán del Sur y Zambia completan la lista de los países con menor esperanza de vida saludable.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

25 Agosto 2015

El presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, convocó el martes al Gobierno de Estados Unidos a hacer un estudio de campo en Bolivia, sobre los cultivos de hoja de coca, para cotejar los resultados con el informe que presentó recientemente, en el que establece que en Bolivia se registraron 35.000 hectáreas en 2014.

"Que vengan a nuestro país y que hagan las verificaciones que quieran ellos tiene seguramente alguna base informativa sería bueno saber cuál es", dijo.

La diferencia entre los datos de Washington y de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) es de 14.600 hectáreas. La administración de Barack Obama reportó 35.000 hectáreas en 2014, mientras que el brazo operativo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) 20.400, reducción de 11% respecto a las 23.000 hectáreas de 2013.

Gonzales instó a las autoridades estadounidenses aceptar el desafío que hizo el presidente Evo Morales, de que "hagan sus estudios, sus controles (en Bolivia) y después cotejar esos datos".

A su juicio, el informe emitido por el departamento de Estado de Estados Unidos tiene el objetivo de "satanizar a Bolivia" y vincularlo con una actividad ilícita, como el narcotráfico.

"Es curioso, Estados Unidos ve que suben los cultivos extraordinariamente en Colombia, en Perú, y no dice nada, los felicita y los certifica, y con Bolivia hay un ensañamiento", agregó.

Sobre cuál es la cantidad de cultivos de coca que necesita Bolivia para el uso legal de esa hoja milenaria dijo que se debe esperar el resultado de un estudio que está en curso.

"Se está haciendo un estudio, para determinar justamente cuál es la cantidad, los datos que se manejan y que están reflejados en la Ley 1008, hablan de unas condiciones del mercado de hace unos 15 años, pero la población se ha incrementado", complementó.

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

25 Agosto 2015

Según un estudio llevado a cabo por la revista Journal of Sexual Medicine y llamado 'What Is a Good Looking Penis' (o lo que es lo mismo, 'cómo es un pene bonito') la calidad está por encima de la cantidad. A estas alturas, lo de que el tamaño no importa puede llegar a parecer incluso una frase hecha, pero es la realidad. Los chicos ya pueden parar de obsesionarse, o al menos dejar de comparar su miembro con el de su compañero de ducha o con el de actores porno cuyos centímetros de más digamos que forman parte del atrezzo de la película.

Para poder llevar a cabo este estudio se utilizó una muestra de 105 mujeres elegidas de forma aleatoria. Ellas mismas debían valorar hasta ocho aspectos del falo masculino: grosor, posición, forma del glande y escroto, longitud, tacto, textura de la piel e, incluso, el vello público (o su ausencia). Y los resultados son más que sorprendentes:

A ellas les gusta el pene en su conjunto. Como el que ve un monumento histórico en todo su esplendor. ¿Qué sería de la Alhambra sin el Patio de los Leones? ¿O de la catedral de Florencia sin la cúpula de Brunelleschi?. Al final, "la apariencia estética general fue clasificada como el factor más relevante para considerar que un pene es bonito", explicaron los creadores de este estudio.

Tener la zona depilada e hidratada es el segundo aspecto más importante y en el que se fija una mujer para determinar cuánto de estético es un pene.

El grosor ocuparía la tercera posición. Siempre hablamos del tamaño estándar, de los 13 a los 15 centímetros erectos y cerca de los nueve flácidos, dejando de lado lo fino o gordo que es un pene. Pues bien, el tamaño se sitúa en sexta posición...

Tanto la posición como la abertura de la uretra pasaron bastante desapercibidos en el estudio. Al final, tal y como decía la película de Disney La Bella Y La Bestia, la belleza está en el interior, pero en este caso no del miembro sino del cerebro humano que es el órgano sexual por excelencia. ¿De qué sirven el grosor o los centímetros si no dan de sí? Pues como en las películas porno, de atrezzo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Gonzoo.com

27 Julio 2015

A la Tierra le quedan 50 años más de vida que los estimados por un estudio publicado en 1972 por investigadores estadounidenses. El análisis predecía la fecha del colapso del planeta para el año 2050, momento en que el territorio terrestre será inhabitable y se habrán acabado las existencias de alimentos y recursos naturales. Según sostiene un equipo de científicos del Instituto Global de Sostenibilidad de la Universidad de Anglia Ruskin (Reino Unido), desde la redacción de aquel informe a la actualidad, se ha tomado una cierta conciencia de los peligros que acarrea la contaminación, y esto dará un poco más de tiempo al mundo, informa Daily Mail.

Los expertos británicos llegaron a esta conclusión actualizando el modelo informático que aplicó en los años setenta para predecir el límite de los recursos naturales. Encontraron que entonces no se tuvieron en cuenta factores como el hecho que el sector industrial ha reducido sus niveles de contaminación y usa menos energía que en las previsiones anteriores. La industria, además, ha aumentado los esfuerzos en limpiar la contaminación.

Tampoco previeron las innovaciones en agricultura, que ha permitido alimentar a más personas, ni el desarrollo del sector servicios y las telecomunicaciones que han ayudado a que la economía sea más productiva.

"Hicieron un buen intento, pero fueron demasiado pesimistas. Quedan muchas aún muchas preguntas por responder sobre cuándo exactamente se alcanzará el límite de los recursos y cuáles serán las consecuencias", comenta al medio británico el doctor Aled Jones, coautor del nuevo estudio.

Aprender las lecciones

Sin embargo, Jones recuerda que el rápido crecimiento de la población mundial tiene serias consecuencias para el medioambiente e insiste en que hay que "comprender que nuestro planeta tiene recursos limitados". "El crecimiento no puede continuar indefinidamente si se basa en el consumo de materiales e ignora que el planeta tiene una disponibilidad de recursos naturales finita", afirma.

"La sociedad ha comenzado a abordar algunos de los problemas señalados en 1972, pero tenemos que aprender las lecciones de lo que ya hemos logrado y centrar nuestros esfuerzos para evitar estos límites", añadió.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Lavanguardia.com

24 Julio 2015

Hallazgos localizados en un asentamiento neolítico de Galilea, en el norte de Israel, arrojan luz sobre los albores de la agricultura hace 23.000 años, 11.000 años antes de la fecha en que se datan los descubrimientos de los primeros intentos del ser humano de practicar esta técnica.

La región de Oriente Medio o el Creciente Fértil es considerada la Cuna de la Civilización porque fue donde nuestros antepasados nómadas se convirtieron en sedentarios y se establecieron en comunidades agrícolas, en lo que supuso una revolución datada por los investigadores hace unos 12.000 años.

Pero un grupo multidisciplinar que aglutina a arqueólogos, botánicos y ecologistas de las universidades israelíes de Bar-Ilán, Haifa y Tel Aviv, en colaboración con la estadounidense de Harvard, publica esta semana un estudio en la revista científica "PlosOne", que echa por tierra la fecha aceptada del comienzo del cultivo.

"Lo más increíble de nuestra investigación es que, por primera vez, hemos encontrado cebada y trigo de 23.000 años en un asentamiento de cazadores-recolectores en el Mar de Galilea y descubrimos que ya habían comenzado a cultivarlo", explica el profesor Ehud Weiss, del Departamento de Estudios de la Tierra de Israel y Arqueología de la Universidad Bar-Ilán.

El emplazamiento donde se localizaron se conoce como Ohalo II, un enclave de cazadores, pescadores y recolectores que vivieron en la costa del lago Genesaret o Mar de Galilea, durante el Epipaleolítico, donde se encontraron seis chozas, una tumba, restos bien conservados de animales y plantas, así como collares de perlas del Mediterráneo y utensilios de piedra.

El sitio está situado nueve kilómetros al sur de la moderna ciudad de Tiberíades y fue descubierto en 1989 cuando las aguas del lago retrocedieron debido a una sequía.

Las conclusiones de la investigación se basan en tres aspectos.

El primero es la presencia de una mayor cantidad de trigo y cebada plantados que del tipo salvaje.

"Tenemos un porcentaje de cerca del 40% de restos de plantas más ásperas que las salvajes, que suelen ser más blandas, lo que significa que genéticamente hubo alguna modificación", refiere Weiss.

Según los investigadores, esto demostraría que el plantado y cultivo de cereales en esta comunidad antigua pudo prolongarse durante años.

En segundo lugar, se vio mayor volumen del esperado de "proto-rastrojos", aquellos que proliferan junto a las cosechas, y que sólo habían sido descubiertos 11.000 años después, en la fecha tradicionalmente aceptada del inicio de la agricultura.

Por último, los análisis de las herramientas encontradas revelaron la existencia de hoces y raspadores de sílex, empleados para cortar y cosechar cereales y se cree que son los más antiguos jamás hallados.

Otros aspectos que refuerzan el estudio son los cerca de 150.000 restos de plantas que aparecieron en algunos habitáculos, lo que muestra que los pobladores del enclave llegaron a reunir más de 140 especies de plantas del entorno.

Entre estas muestras se identificaron cereales comestibles como cebada y avena silvestres mezcladas con 13 especies de "proto-rastrojos", aquellos ancestros de las indeseables malas hierbas que florecen junto a los cultivos, lo que indicaría que se mezclaban con la cosecha de forma no intencional.

También hubo cambios morfológicos en valles del entorno y se encontró una herramienta rudimentaria para moler cereal, así como piedras aplastadas con zonas quemadas sobre las que pudo cocerse una masa primigenia de pan, similar a la pita, apunta el investigador.

"Todos los descubrimientos de este sitio reflejan lo inteligentes que eran sus pobladores hace 23.000 años y que sabían emplear los recursos del entorno de manera eficiente", explica.

Con todo, se muestra cauto a la hora de poner una nueva fecha al comienzo de la agricultura y califica el hallazgo de un "intento de cultivo".

"Según las evidencias podemos asegurar que comenzaron a cultivar cereales, pero aparentemente no fue un evento que se prolongara en el tiempo y existe un agujero de más de 10.000 años tras el cual todo comenzó de cero y entonces sí resultó exitoso", subraya Weiss.

La revolución agrícola no sólo cambio la sociedad sino el planeta y se cree que precedió a los asentamientos humanos y pudo promover el desarrollo y aparición de la propiedad y la civilización tal y como la concebimos hoy.

Weiss subraya que la agricultura supuso un cambio en las relaciones entre hombres y mujeres, pues en la etapa de recolección era más igualitaria, pero el hombre se hizo dominante con el incremento de los recursos y supo utilizar esa influencia.

"Tanto en la familia como en la sociedad el hecho de que comenzara la agricultura supuso un gran cambio y conformó la sociedad y en esta influyó en la aparición de la tecnología porque el ser humano dispuso de más tiempo libre", concluye.

Redacción: Leo.bo

Fuente. EFE

24 Julio 2015

El miedo aprendido, no el espontáneo, aquel que se genera por una mala experiencia anterior y surge aunque ya no exista la causa que lo desencadenó, radica en zonas muy concretas del cerebro. "Hemos comprobado que hay un patrón común en todos los estudios analizados y que hay una activación coordinada de diversas regiones cerebrales que conforman una red del miedo", explica Miquel Àngel Fullana, investigador del Neuropsiquiatría del hospital del Mar. Él ha coordinado un metaanálisis -un estudio sobre todos los estudios que tocan el tema- que ha analizado las resonancias magnéticas funcionales de casi 700 pacientes en 27 estudios. Esas resonancias se practicaron con el mismo fin: encontrar qué mecanismos se ponen en marcha ante el miedo aprendido.

"El miedo espontáneo ante cualquier amenaza es imprescindible para la vida, es el que nos hace reaccionar ante una amenaza, por ejemplo, al ratón frente al gato. Pero el aprendido es el que se produce por una experiencia anterior, por ejemplo un perro que me mordió, pero que se vuelve a generar cada vez que simplemente veo un perro, sin que me muerda", explica el investigador.

Para provocar una reacción de miedo aprendido se expone a los pacientes a dos figuras varias veces. Por ejemplo, una circunferencia y un cuadrado. A continuación, a la vez que se muestra una de ellas, se produce algo desagradable, como un sonido muy fuerte o una pequeña descarga eléctrica. Se repite varias veces. Y, posteriormente, sin esa sensación desagradable. La reacción de la persona es idéntica ante esa figura, aunque ya no haya descarga o sonido, y así se ve en las resonancias funcionales.

"En la mayoría de las personas, al cabo del tiempo, el miedo se extingue. Se olvida su relación con el estímulo desagradable. Pero en algunos permanece y sufren un miedo patológico".

Conocer las zonas cerebrales que se activan con el miedo aprendido dará pistas sobre cómo tratar y cómo medir si ese tratamiento funciona, pero con pruebas objetivas: la imagen del cerebro. Y también permitirá, en un futuro, abordar desde otra perspectiva los trastornos de ansiedad. La principal diferencia entre el miedo y la ansiedad es que el primero se refiere a algo concreto (perro), mientras la ansiedad es a más largo plazo. Y ambos se consideran patológicos cuando limitan claramente la vida de uno, como la claustrofobia si impide subir a un ascensor, el miedo a volar, a la sangre o a los animales.

"Por eso nos hemos puesto ya en marcha para el siguiente paso de este trabajo, explica Fullana. En el que acaban de publicar en la revista Molecular Psychiatry, han participado investigadores de diferentes unidades, españoles e internacionales. Pretenden ahora analizar qué ocurre en el cerebro no cuando se produce el miedo aprendido, sino cuando se extingue. "El mecanismo del olvido natural de un miedo aprendido nos dará una información valiosa sobre cómo se podría tratar el miedo patológico".

Los estudios del miedo aprendido así como los del borrado de esa sensación se llevan a cabo sobre personas sanas. Así consiguen el patrón natural de funcionamiento.

Redacción: Leo.bo

Fuente. La Vanguardia

23 Julio 2015

De acuerdo con un estudio de la revista TIME, es falso el mito de que las primeras filas de asientos de los aviones (el sector "primera clase") son las más seguras a la hora de un accidente aéreo.

La revista estadounidense analizó 17 accidentes con víctimas mortales y sobrevivientes ocurridos desde 1985 y concluyó que los asientos más seguros son los situados en la parte trasera del avión. Pero eso no es todo. También destacó que las butacas con menor riego de mortalidad son las del centro en cada fila, es decir, las que no son corredor ni ventanilla.

Estas conclusiones fueron resultado de un análisis con datos tales como que la tasa de mortalidad de los asientos del último tercio de la cabina se sitúa en el 32%, un porcentaje que asciende al 38% en la parte delantera de la aeronave y al 39% en el tercio medio.

Los asientos centrales de la parte trasera de la cabina obtienen los mejores resultados de supervivencia, con un 28% de tasa de mortalidad. Y las butacas junto al pasillo en el tercio medio del avión tienen una tasa de mortalidad que se eleva hasta el 44 por ciento.

A pesar de lo sombrío de los datos, no hay que olvidar que el avión es el medio de transporte más seguro. Las probabilidades de perecer en un accidente aéreo son de 1 sobre 8.000, mientras que en el caso del automóvil son de 1 sobre en 112, y de 1 sobre 900 en moto.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Subo la escalera en nuestra casa y sé que estoy soñando porque no tengo idea...

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...

Pepitas de oro

Pepitas de oro

Recibo una llamada del urubicheño Dámaso Vaca quien me pregunta: “¿Estás aprovechando la cuarentena para...